Loader
Respuesta incierta

¿Comer orgánico reduce el cáncer?

Un nuevo estudio asegura que es muy difícil determinar si la ingesta de alimentos orgánicos es benéfica

  • Por El Tiempo / GDA
  • 07 NOV. 2018 - 02:00 AM
Photo
Es imposible probar categóricamente en el laboratorio que tal o cual alimento reduce el riesgo de una enfermedad tan compleja como el cáncer. (Marty Harrington / Unsplash)
  • Compartir esta nota:

Un gran estudio publicado recientemente mostró que los mayores consumidores de alimentos orgánicos en Francia desarrollaban menos cáncer que aquellos que nunca los comieron. Ello ilustra la dificultad de establecer una relación de causa y efecto entre la alimentación y la salud.

Es imposible probar categóricamente en el laboratorio que tal o cual alimento reduce el riesgo de una enfermedad tan compleja como el cáncer. Los investigadores deben hacer seguimiento a un gran número de personas durante un tiempo y observar cuáles de ellas desarrollan cáncer, con la esperanza de documentar a posteriori un comportamiento específico de las que enfermen.

Miles de estudios sobre la dieta y diversas enfermedades se han llevado a cabo durante décadas. Incluso los más grandes a veces son cuestionados, como el famoso trabajo que mostró en 2013 los efectos beneficiosos de la dieta mediterránea contra las enfermedades cardíacas y que este año fue retirado de una prestigiosa revista médica debido a problemas metodológicos.

En cuanto a los alimentos orgánicos, solo un gran estudio había evaluado previamente su efecto sobre el cáncer, el Million Women Study, con 600,000 mujeres británicas, en 2014.

Este no encontró diferencias entre los consumidores y los no consumidores de orgánico en cuanto al riesgo general de cáncer, pero vio un riesgo reducido para un cáncer en particular: el linfoma no Hodgkin.

El nuevo estudio francés, en el que participaron entre otros la Universidad de la Sorbona, el Instituto Nacional de Investigación Agrónoma y el Instituto Nacional de la Salud y la Investigación Médica, es más detallado, aunque tiene menos participantes, unos 69,000, en su mayoría mujeres.

Sus resultados fueron publicados el lunes en la revista estadounidense Journal of the American Medical Association.

La hipótesis es que los consumidores de productos orgánicos ingieren menos pesticidas sintéticos en frutas, vegetales y cereales, y por lo tanto reducen su riesgo, en tanto algunos pesticidas son sospechosos de ser cancerígenos.

Después de su inclusión, los voluntarios del estudio NutriNet-Santé completaron un cuestionario (ingresos, actividad física, fumador o no, índice de masa corporal...) y declararon los alimentos orgánicos consumidos en las últimas 24 horas.

El estudio dividió a los participantes en cuatro grupos de acuerdo con el tipo de alimentos orgánicos ingeridos. Luego se contabilizó el número de casos de cáncer en cada grupo en cuatro años y medio de promedio.

En la cuarta parte de las personas que informaron que comían una mayoría de alimentos orgánicos, el riesgo de cáncer fue un 25% menor que en la cuarta parte que nunca los comió. En términos absolutos, el aumento es de solo 0.6 puntos, es decir, seis pacientes adicionales por cada 1,000 personas.

"Complejo".

El estudio encontró una correlación estadísticamente significativa solo para el cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas y para el linfoma, incluido el linfoma no Hodgkin.

Los autores se preocuparon de corregir sus resultados teniendo en cuenta que los consumidores de orgánico eran, en promedio, más ricos, menos obesos y menos fumadores. Pero, otros factores invisibles, ambientales o relacionados con el estilo de vida también pueden incidir. Ese es el problema típico de estos estudios.

"Las personas que comen productos orgánicos de manera deliberada, hasta el punto de declararlo, probablemente son diferentes de los demás en muchos otros aspectos", dice a la AFP Nigel Brockton, director de investigación del American Institute for Research Against Cancer (AICR).

Este experto recomienda, en lugar de un tipo particular de alimento, un conjunto de prácticas para reducir los riesgos de cáncer: peso normal, actividad física, dieta saludable, no demasiadas carnes rojas.

"El régimen alimentario es una cosa compleja", dice. "Nunca haríamos una recomendación basada en un solo estudio, incluso si es estadísticamente significativo", agrega.

Otros aspectos del estudio también fueron cuestionados: no se midieron los rastros de pesticidas en los participantes, lo que generó críticas de expertos de Harvard en el mismo número de Jama. La coautora Julia Baudry dijo a la AFP que esto se hizo solo en una pequeña submuestra.

El aspecto declarativo del estudio también supone un problema para John Ioannidis, profesor emérito de medicina en Stanford, conocido por haber afirmado que la mayoría de los estudios publicados eran falsos.

"La mayoría de las personas, incluyéndome a mí, no podría decir exactamente la cantidad de alimentos orgánicos que ingiere", dijo a AFP. "El estudio tiene un 3% de chance de haber encontrado algo importante y el 97% de propagar resultados absurdos y ridículos".

Como en el caso de carnes rojas o de cigarrillos, se necesitarán más estudios en la misma dirección para concluir sobre el efecto de la alimentación orgánica.

Mientras tanto, la American Cancer Society continúa abogando por comer frutas y verduras, orgánicas o no.

El estudio y sus distintos bemoles en alimentación

El estudio no concluyó que comer alimentos orgánicos no sirviera para nada, sino que quienes en general optan por en su vida incorporar las frutas y verduras orgánicas deliberadamente también tienen otro tipo de conductas saludables que acompañan este tipo de hábitos. Por esa razón, serían menos propensos a tener cáncer; o al menos eso sería un sesgo para este tipo de estudios.

Este cruce de variables sería la limitante que vuelve la investigación más compleja, explicó Nigel Blocktorn a la agencia de noticias AFP.

De momento, lo que sí existe como fórmula para reducir el riesgo a padecer cáncer es llevar un estilo de vida saludable en general, lo cual implica tener ciertos hábitos y conductas en la vida.

Entre ellos, se sugiere seguir una dieta balanceada que incluya frutas y verduras que sean orgánicas o que no lo sean y reducir el consumo de carnes rojas. También realizar actividades físicas varias veces a la semana, evitar el sobrepeso y mantener en general un estilo de vida que no agreda a nuestro cuerpo. Por ello se entiende: evitar el alcohol, las drogas y el tabaco.

Todos estos hábitos, en su conjunto, ayudarían a prevenir los riesgos de desarrollar cáncer.

Las claves para llevar una vida más saludable

Alimentación. Sean orgánicas o no, la American Cancer Society aconseja ingerir frutas y verduras de diferentes tipos en la dieta para adquirir los nutrientes esenciales y combatir las enfermedades.

Sobrepeso. Cuidar factores de riesgo como el sobrepeso es fundamental para llevar una vida saludable y mantener el cáncer alejado de nuestras vidas. En función de ello tendremos menos riesgos.

Actividad física. Hacer ejercicio físico mantendrá nuestro cuerpo más saludable en general, prevendrá enfermedades coronarias y nuestros niveles en sangre equilibrados.

Carnes rojas. Reducir el consumo de carnes rojas a un nivel saludable es fundamental para llevar una vida sana. El exceso de consumo de carnes rojas se asocia a ciertos tipos de cáncer.

Tabaco y drogas. No fumar ni consumir drogas forma parte de un estilo de vida saludable. Los especialistas coinciden en que en función de ello las enfermedades se mantendrán al margen.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba