Loader
Nutrición funcional

Colores para surtir la cocina luego de la emergencia

Siempre es importante tener una dieta rica en fitonutrientes, que es lo que da color a los alimentos

Photo
Las fresas contienen fisetina, un compuesto flavonoide único que protege el cerebro y ayuda a luchar contra el cáncer. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

En período de emergencia, cuando faltan los servicios básicos de agua potable y energía eléctrica, y sobre todo en un país que es archipiélago, sin suficiente producción local de alimentos y recién azotado por sendos huracanes en un año de desastres naturales sin precedentes, es de esperar que se recurra al consumo de alimentos enlatados y altamente procesados.

Pero, si este período crítico es solo la manifestación más reciente y dramática de una historia centenaria de apego a la comida procesada y alta en carbohidratos, la necesidad de surtir alacenas, neveras y loncheras con opciones frescas resulta urgente para mantener o recuperar la buena salud de todo el país.

La doctora Tania Rivera, internista y única doctora en medicina de Puerto Rico enlistada en el directorio del Instituto de Medicina Funcional, recomienda que a la hora de surtir la cocina el enfoque principal esté en los colores.

“Siempre es importante tener una dieta rica en fitonutrientes, que es lo que da color a los alimentos. Mientras más variada sea tu nevera de colores, mejor está. Tienes que pintar tu nevera como un cuadro. Que tu plato sea un arcoíris”, aconseja la doctora, cuyo enfoque de medicina funcional la lleva a analizar el estado de salud de cada paciente para identificar la raíz de sus problemas antes de intentar erradicarlos, evitando apresurarse a tratar síntomas.

“El problema que he visto con los pacientes (en Puerto Rico) es que comen demasiado arroz, demasiada carne y demasiado jugo. Eso es combinación del puertorriqueño. El jugo está repleto de azúcar, el arroz tiene mucho carbohidrato y la carne, hay que consumirla con moderación, pero comen carne de desayuno, de almuerzo y de comida”, alerta la confundadora de Pravan Clinic, un novel centro de salud localizado en San Juan que aplica el enfoque preventivo de la medicina funcional.

“La mejor medicina es el comer bien”, recalca Rivera. Y en ese sentido, propone eliminar los alimentos procesados, las gaseosas y el azúcar; bajar el consumo de arroz y cambiarlo por integral, que aporta menos azúcares; tomar jugos con mucha moderación, preferiblemente recién exprimidos y bien diluidos, y evitar alimentos hechos con harinas refinadas.

Además, esas “restricciones” permitirán dar espacio a la ingesta de nuevos platos ricos en colorido. La doctora Rivera y la licenciada Leyda Figueroa, nutricionista de Pravan Clinic, sugieren algunas opciones altas en fitonutrientes.

Frutas y bayas

Las manzanas, las fresas y las uvas contienen un fitonutriente llamado fisetína, que tiene propiedades anticancerígenas, antiinflamatorias y antienvejecimiento. Mientras que la granada tiene un componente conocido como ácido elágico, importante para ayudar al hígado a desintoxicar.

Nueces

Son fuente de omega-3, un ácido graso insaturado beneficioso para la salud. Su consumo moderado es altamente recomendado.

Semillas

También aportan aceites saludables.

Vegetales crucíferos

Variedades como col de Bruselas, col rizada (kale) y col china (bok choy), lechuga, espinaca, brécol y coliflor tienen muchos y diversos fitonutrientes y vitaminas, pero sin azúcar, es decir, que satisfacen sin alto contenido de carbohidratos.

Pescados

La doctora recomienda los pescados pequeños y que crecen en libertad o wild-caught (pescado silvestre), que no sean producidos en granjas pues podrían estar expuestos a químicos como antibióticos. En cuanto al tamaño, Rivera explica que “pescados muy grandes tienen más mercurio y hay que consumirlos con moderación”. Como ejemplo de pescado pequeño y de captura local menciona el chillo, y entre los grandes el atún.

Cúrcuma (tumeric)

Esta especia procedente de la India tiene conocidas propiedades antiinflamatorias.

Ajo

Figueroa agrega que este popular ingrediente de la cocina puertorriqueña, además de dar sabor es un antibiótico natural.

Las profesionales de la salud recalcan la importancia de consumir alimentos frescos, sobre todo de cultivo local.

En cuanto a la ingesta de agua, Rivera urge a evitar tomar agua embotellada en plástico, incluso si los envases indican ser ‘BPA Free’. “(El plástico) tiene químicos que pueden causar un desbalance hormonal aunque diga ‘BPA Free’ porque hay diferentes tipos de BP (bisphenol). Stainless steel puede ser buena opción (como material en las botellas de agua), o cristal”, indica la especialista en medicina funcional.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba