Loader
Tras el huracán María

La nutrición durante una emergencia

La dietista Vilma Calderón explica cómo llevar una dieta balanceada en tiempos de escasez de alimentos

Photo
Durante periodos de mucho estrés, el sistema inmunológico se debilita, y la buena nutrición es un factor que fortalece la inmunidad. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Tener una dieta balanceada durante una emergencia como la que se vive en estos días en la isla, sin agua y sin energía eléctrica –entre muchas otras necesidades y problemas-, puede convertirse en un verdadero reto. 

Sin embargo, la nutricionista y dietista Vilma Calderón dice que es necesario hacer el esfuerzo, ya que durante periodos de mucho estrés se debilita el sistema inmunológico y la buena nutrición es un factor que fortalece la inmunidad.

“Para el desayuno, puedes servir cereales secos sin azúcar añadida con alguna fruta fresca como guineos maduros o frutas secas junto a la leche de cajita, ya sea de almendras, coco o vaca”, recomienda Calderón.

De la misma forma, aconseja que para el almuerzo o cena combines pan o galletas con alguna carne o pescado enlatado sea pollo, salmón o sardinas y, si tienes disponibles, añade vegetales enlatados.

Pero si tienes una estufa de gas y puedes cocinar, la nutricionista aconseja que prepares viandas o comidas sencillas. No obstante, resalta que no  necesitas una fuente de proteína animal para tener una buena nutrición.

“Incluye barras de cereales y frutas frescas o envasadas en su propio jugo para consumirlas como meriendas”, agrega Calderón.

De hecho, la nutricionista indica que se puede ser flexible en la alimentación y que en períodos de emergencias, no se necesita hacer las tres comidas diarias. “Con un desayuno, un almuerzo-cena y alguna merienda puedes mantener la buena  alimentación”, agrega.

Manejo de los alimentos

Según explica Calderón, hay unas reglas que nos ayudan a mantener la seguridad en la confección y consumo de las comidas. Algunas de ellas son:

- Luego de que la energía eléctrica se va, la comida en nevera dura cuatro horas y la del congelador 24 horas.

- Si deseas preservar por más tiempo las comidas, pasa los artículos de la nevera al congelador y coloca hielo para que las carnes y otros productos puedan durar hasta 48 horas.

- Al preparar las comidas, cocínalas bien para matar cualquier tipo de bacterias que puedan estar presentes. Recuerda  que la temperatura ambiente es la idónea para el crecimiento de estos microorganismos. Es por eso, que la comida preparada dura de forma segura dos horas a temperatura ambiente. Luego de este tiempo aumenta el riesgo de crecimiento de bacterias por lo que debes consumirla o buscar la forma de refrigerarla.

- No olvides que el mal olor en las comidas es un signo de descomposición pero hay productos que pueden estar dañados sin que tengan un olor desagradable. Por eso, trata de mantener las reglas de seguridad y ante la duda, prefiere descartar el producto.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba