Loader
Nutrición

Te contamos todo lo que tienes que saber sobre el omega-6

Qué es, por qué tu organismo lo necesita y en qué alimentos lo encuentras

  • Por El Comercio / GDA
  • 13 JUN. 2018 - 11:28 AM
Photo
El aguacate es uno de los alimentos que contienen ácidos grasos omega-6. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

¿Cuándo fue la última vez que incluiste aceite de girasol, aguacate o nueces en tu comida? ¿Sabías que son fuentes de omega-6? A pesar de sus grandes beneficios, su impacto en la salud todavía es poco conocido.

“El omega-6 es un ácido graso esencial (también llamado grasa poliinsaturada), que el organismo utiliza para el crecimiento de las células y el funcionamiento del cerebro”, afirma la nutricionista María Teresa Zumarán. Además, “ayuda a disminuir los niveles de colesterol malo, aumenta el colesterol bueno y tiene acción antiagregante plaquetaria. Esto significa que hace la sangre más fluida, por lo que reduce el riesgo de formar coágulos”, agrega Zumarán.

Dentro de los beneficios del omega-6 está el evitar las enfermedades cardiovasculares y la caída del cabello. También, disminuye los dolores premenstruales, pues están relacionados con la falta de riego sanguíneo que el ácido graso omega-6 previene, comenta el médico general Ruperto Vizcarra. 

Una forma de consumir omega 6 es a través del coco rallado.

El consumo ideal de omega-6 es en adultos: de 12 a 17 gramos al día; y en niños: de 5 a 10 gramos al día.

El omega-6 equilibra los niveles de insulina en la sangre. Por lo tanto, una dieta que incorpore este ácido esencial contrarresta los efectos que ocasiona la diabetes tipo 2, como los problemas del corazón, visión borrosa y aumento de peso, recalca Ruperto Vizcarra.

Consumirlo en exceso incrementa el porcentaje de grasa corporal. Además, si usas mucho aceite (de girasol, soya, sésamo o maní), especialmente en frituras, aumenta la oxidación del organismo y la formación de radicales libres, inflamando el cuerpo, aclara el doctor Vizcarra.

La nutricionista Sandra Sologuren explica que mientras el exceso del omega-6 inflama el organismo, el omega-3 (también un ácido graso esencial) lo desinflama. La proporción de omega-6 debe ser dos a cuatro veces mayor que la del omega-3. Este último está en pescados de agua fría como la sardina y el salmón, y en productos de origen vegetal como la linaza. 

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba