Loader
Es que es posible modificar el hábito

Trucos que ayudan a reducir el consumo de azúcar

La ingesta debería ser inferior al 5% del total de calorías que uno consume al día

  • Por El Mercurio / GDA
  • 03 MAY. 2018 - 09:02 AM
Photo
El azúcar no solo hace que las personas se sientan mejor, sino también provoca que se necesite aumentar su consumo. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Hay quienes la llaman veneno, pero el pediatra y neonatólogo Pedro Barreda, dice que no hay que exagerar. "Tampoco me gusta comparar el azúcar con una droga. Pero efectivamente es un producto que estimula zonas de placer en el cerebro, por lo que produce gratificaciones sensoriales y emocionales", afirma el médico y miembro desde 2010 del Consejo Consultor de Nutrición (NAB).

El azúcar no solo hace que las personas se sientan mejor, sino también provoca que se necesite aumentar su consumo. "Si les damos mucha azúcar a los niños, los estamos volviendo dependientes. Los ubicamos en el ejército del sobrepeso, la obesidad y de la letalidad mundial que habrá en pocos años más porque no vamos a ser capaces de soportar tantas complicaciones de cáncer, diabetes y enfermedades crónicas", advierte.

Barreda se refiere a las azúcares libres, que la Organización Mundial de la Salud define como todas las que, refinadas o no, agregan a los alimentos los fabricantes, cocineros o los propios consumidores.

"La ingesta de azúcares libres debería ser inferior al 5% del total de calorías que uno consume al día", afirma Verónica Irribarra, nutrióloga de la Red de Salud UC Christus. "Estas aumentan el riesgo de caries, favorecen el sobrepeso y la obesidad, y modifican la flora intestinal, lo que se relaciona con enfermedades metabólicas", dice la profesional.

Dulces sanos

Los seres humanos no tienen ninguna necesidad de incluir azúcar en su dieta, aclaran los médicos, "salvo los azúcares naturales presentes en frutas y verduras. Esos son bienvenidos. No así el azúcar de la miel, única de las naturales que se ha castigado", agrega Barreda, autor de la reciente publicación Olvídese de las Calorías, donde entrega pautas de alimentación saludable.

"Una de las primeras cosas que les digo a las personas que quieren reducir su ingesta de azúcar es que no se priven de comer cosas dulces, pero sí que eviten los productos más dañinos. Uno debería eliminar todos los snacks envasados y reemplazarlos por queques o galletas preparados en la casa, porque de seguro van a tener mucho menos azúcar", aconseja Irribarra.

La nutrióloga enfatiza que muchos de los alimentos industriales como las bebidas azucaradas, las galletas y aderezos, contienen jarabe de maíz alto en fructosa, un ingrediente nocivo que favorece la resistencia a la insulina y el hígado graso. "Además este jarabe no le informa con tanta facilidad al cerebro que comiste azúcar, entonces sientes que tienes que seguir haciéndolo", agrega.

Privilegiar el consumo de frutas para controlar la necesidad de comer alimentos dulces u optar por el yogurt natural o los frutos secos, es una buena opción, según Barreda, ya que este tipo de alimentos entregan mayor saciedad.

La buena noticia, agrega Irribarra, es que es posible modificar la cantidad de azúcar que se está acostumbrado a ingerir, por lo que debería ser cada vez más fácil dejarla de lado. "Si comes cosas dulces con mucha frecuencia, pareciera que tus papilas gustativas estuvieran aturdidas y no percibieran nada más. Pero al utilizar otros ingredientes con diferentes sabores, se amplía su espectro".

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba