Loader
Dan a conocer nueva videncia

Los beneficios del ajo para la salud siguen intrigando a los científicos

Consumir ajo de manera regular puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar ciertas condiciones de salud

  • Por El Mercurio / GDA
  • 27 ABR. 2018 - 11:56 AM
Photo
Los compuestos de azufre le dan al ajo su sabor característico. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

La evidencia científica muestra que consumir ajo de manera regular puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2, entre otras patologías. Sin embargo, conocer cómo y por qué genera estos efectos ha sido complejo, debido a la gran variedad de compuestos que contiene.

Investigadores de la Universidad de Nottingham, en el Reino Unido, dieron a conocer ayer nueva evidencia sobre el tema: los compuestos de azufre que dan al ajo su sabor característico son los que estimulan la producción de moléculas importantes para la actividad celular y la homeostasis del cuerpo.

Según explica el bioquímico Peter Rose, autor principal del estudio, la planta absorbe sulfato del suelo y lo incorpora en aminoácidos y moléculas de azufre. "Estas moléculas les dan a las plantas una ventaja ecológica cuando crecen en la naturaleza".

Si bien no hay una forma correcta o incorrecta de consumirlo -se puede comer fresco, fermentado en alcohol o aplastado para obtener aceite, entre otras-, todas estas maneras de cocinar con ajo producen diferentes compuestos de azufre. "Cada una de estas formas podría tener un efecto diferente. Y eso es lo que hace que la investigación sea tan compleja, porque realmente no entendemos cómo se metabolizan estos compuestos en humanos".

No es una panacea

Y si bien el consumo y la exposición a estos compuestos tienen efectos biológicos, otras veces no hace nada, advierte el investigador, a la luz de los estudios conocidos sobre el tema.

En 2016, la revista The Journal of Nutrition publicó un trabajo que muestra que el ajo es eficaz para tratar la enfermedad cardíaca, ya que evita que se acumulen placas de grasa en las arterias coronarias.

Otro estudio del Memorial Sloan Kettering Cancer Center, en Estados Unidos, concluyó que el ajo es rico en antioxidantes: cuando se tritura, produce alicina, un compuesto que actúa como un antibiótico natural y fortalece el sistema inmune. También observaron que su consumo dilata los vasos sanguíneos, lo que ayuda a mantener bajo control la presión arterial.

Rose enfatiza que el ajo no es una especie de panacea. "No creo que haya una sola especie de planta que lo sea, pero ciertamente hay algunas que están fuertemente asociadas con la reducción del riesgo de enfermedades en los humanos". Y el ajo es una de ellas.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba