Loader
Estudio médico

Revelan la posible relación entre el insomnio y el envejecimiento

Un nuevo estudio arroja luz sobre las causas que provocan este trastorno del sueño

  • Por GDA/La Prensa Gráfica /El Salvador
  • 02 JUN. 2017 - 1:21 PM
Photo
Según Matthew Walker, el cerebro pierde “sensibilidad receptora” conforme avanza el envejecimiento, (Archivo/ GFR Media)
  • Compartir esta nota:

El insomnio es el resultado de la pérdida de conexiones neuronales que captan las señales de cansancio”. Esta es la idea central del estudio titulado “El sueño y el envejecimiento humano”, llevado a cabo por el jefe del Laboratorio de Neuroimagen y Sueño de la Universidad de California, Matthew Walker, en Berkeley, Estados Unidos.

El estudio, publicado en estos días por la revista científica “Neuron”, fue retomado por páginas informativas como BBC e Infobae.

Según el estudio del Walker, las dificultades para dormir pueden aumentar conforme pasa el tiempo y el cuerpo humano envejece, provocando en algunas personas, insomnios prolongados a medida avanza su ciclo vida. El estudio expresa que este fenómeno puede ocurrir debido a la pérdida de conexiones neuronales, las cuales aumentan con el envejecimiento.

"Es casi como una antena de radio que es débil. La señal está ahí, pero la antena no puede tomarla", expresa Walker y su equipo de neurocientíficos en su investigación. “Las señales químicas involucradas en el sueño no son captadas por el cerebro, lo que provoca que, aunque el cuerpo sienta el peso del cansancio, el cerebro no tiene registro de ello y, por ende, es como si el sistema no pudiera regenerarse”, detalló.

Según Walker, el cerebro pierde “sensibilidad receptora” conforme avanza el envejecimiento, dando paso a que se pierdan sensaciones, así como también procesos como memoria y rapidez en  la atención y concentración.

Sin embargo, el estudio aclara que “el insomnio no es culpa del envejecimiento”, sino que “una parte misma del proceso”, aunque, remarcó, dependerán mucho del ritmo de vida que la persona tenga desde su juventud. Los científicos descubrieron anteriormente vínculos causales entre la falta de sueño y las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y la obesidad.

Entonces, ¿qué hacer?

El estudio también dedica un apartado para explicar que “las personas mayores necesitan de siete a nueve horas de sueño por noche, exactamente la misma cantidad que necesitan los adolescentes en crecimiento”.

Sin embargo, estudios científicos anteriores han relevado que el 13 % de los hombres y el 36 % de las mujeres mayores de 65 años tardan más de 30 minutos en quedarse dormidos y a menudo duermen menos profundamente y se despiertan más a menudo durante toda la noche.

Pero el estudio dejó en claro también que los problemas de insomnio pueden iniciar desde los 20 años, dejando de lado la idea de que se relaciona directamente al envejecimiento. Walker y su equipo estipulan que, si una persona no es capaz de preservar y mantener el 90 % de su sueño necesario (8 horas por persona) desde sus veinte años, corre el riesgo de solo mantener o conciliar un 40% de su sueño cuando llegue a los 40 años, en promedio.

Finalmente, el estudio deja en claro que el sueño provocado por las píldoras para dormir no puede tomarse como “sueñonatural”, ya que se trata de un proceso bioquímico alterado, recomendando procesos de relajación, comidas ligeras, poca ingesta de azúcares y cafeína, ejercicio ligero o duchas para que el cuerpo puede compenetrarse en su proceso de descanso con mayor facilidad.

  • Compartir esta nota:

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba