Loader
Anímate

14 superpoderes que tenemos y no vemos

Nunca es tarde para darnos cuenta de todo lo que somos capaces de hacer

  • Por Zahira L. González Colón, PhD, psicóloga clínica e industrial-organizacional
  • 09 JUL. 2017
Photo
Constantemente e inconscientemente ponemos en práctica múltiples superpoderes. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Viajar en el tiempo. Tienes la capacidad de mirar al pasado para aprender del mismo; visualizar el futuro para establecer metas y centrarte en el presente para disfrutar del tiempo que tienes en el aquí y ahora.

Intuición. A través de los sentidos puedes percibir información que no es tan evidente y tomar decisiones, combinando la razón con lo que te dice esa sensación: la intuición.

Mejorar continuamente. Eres beneficiado con el talento para aprender cosas nuevas a través de la lectura y el estudio; de adquirir nuevas destrezas a través de la práctica y la consistencia; de trazarte metas para superarte y ser mejor persona y un profesional; de fomentar en ti el pensamiento: “yo puedo”.

Transformar pensamientos. Puedes atender tus pensamientos, aceptar aquellos que te aportan algo positivo, así como cambiar los que no te ayudan a pasar la página o evolucionar. Tienes la capacidad de darle un significado diferente a una situación.

Influenciar. A través de la palabra y con tus acciones, posees el talento para animar y motivar a otros a dar lo mejor de sí, a moverse en dirección de sus metas, a desarrollarse, así como a buscar ayuda cuando sea necesario.

Sentir lo que otro siente. Puedes ponerte en el lugar de otro. Ser consciente de tus sentimientos y percibir las emociones de los demás. Ver las situaciones desde la perspectiva de otra persona, sentir compasión y ser solidario, te da el superpoder de la empatía.

Relacionarte con otros. Tienes la capacidad de desarrollar destrezas para compartir, colaborar, apoyar, cooperar y ayudar a otras personas. Amar, sentir afecto, sentirse cerca de otros, perdonar, sanar y continuar.

Optimismo. Es la habilidad que tienes de adiestrar la mente para que produzca pensamientos dirigidos a esperar que ocurra lo mejor, a ver lo positivo, a buscar el aprendizaje en las experiencias que vives.

Esperanza. No es solo esperar lo mejor sino identificar qué tienes que hacer para lograrlo, planificar y trabajar para alcanzarlo, persistir a pesar de los obstáculos, tomando rutas alternas cuando es necesario.

Fortaleza interna. Es la habilidad que tienes de rebotar en las situaciones difíciles, de sobreponerte a las dificultades, de manejar los cambios y adaptarte manteniendo un buen nivel de funcionamiento.

Gratitud. Es la práctica de ser consciente de las cosas buenas que tienes, de lo bueno que te pasa; disfrutarlas y valorarlas. Apreciar la naturaleza, los seres vivos y las dichas que se te presentan a través de la vida.

Creatividad. Tienes la habilidad de pensar en cosas nuevas y diferentes, ver las cosas desde diferentes perspectivas, crear, mejorar, desarrollar, optimizar e inventar.

Autocontrol. Es la capacidad que te fue otorgada para manejar tus impulsos y decidir hacer lo correcto, o sea, autorregularte.

Humor. Cuentas con la habilidad de reírte de ti mismo y de hacer sonreír a otros, de encontrar lo gracioso en las situaciones, de apreciar lo pintoresca que puede ser la existencia.

  • Compartir esta nota:

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba