Loader
Hay una explicación científica

Las decisiones claves de la vida tienen su momento

Dejar de fumar, renunciar al trabajo, ejercitarse… Daniel H. Pink explica cómo saber cuándo hacerlo

  • Por El Mercurio / GDA
  • 12 JUL. 2018 - 10:50 AM
Photo
Hallar el momento ideal para lo que decidimos puede hacer la diferencia en la productividad, la eficiencia y el éxito en todos los planos de la vida. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

La escritora chilena superventas Isabel Allende le debe gran parte de su éxito al día 8 de enero. Como siguiendo una especie de cábala, comienza siempre una nueva novela ese día. Pero, ¿por qué un 8 de enero y no, por ejemplo, el día de su cumpleaños, el 2 de agosto? La respuesta está escrita en fuego en su biografía: el 8 de enero de 1981, durante su exilio en Caracas, comenzó a escribir lo que llamó “carta espiritual” a su abuelo moribundo. Ese texto fue la semilla que dio origen a su primera novela, ‘La casa de los espíritus’. Un libro que, luego de ser rechazado por varias casas editoriales, se convirtió en un best seller instantáneo, luego de publicarse en Barcelona en 1982.

Daniel H. Pink, 54 años, doctorado en jurisprudencia en la Escuela de Derecho de Yale, toma el ejemplo de la escritora chilena –entre otros– en su nuevo libro When: The Scientific Secrets of Perfect Timing (‘Cuándo: los secretos científicos de la sincronización perfecta’). Ahí no solo recoge testimonios, sino que también desmenuza la abundante evidencia científica disponible en torno a una pregunta clave: cuándo es el momento adecuado para tomar decisiones y programar actividades. Una cuestión que abarca desde algo tan simple como la mejor hora para levantarse cada día hasta la ocasión más idónea para pedir matrimonio o renunciar al trabajo.

Funcionamos a lo bestia

Encontrar el momento perfecto para todo lo que hacemos y decidimos, asegura Pink, y aseguran también los estudios que cita, puede hacer una gran diferencia en la eficiencia y éxito de las personas en todos los planos de la vida.

“Comencé a investigar sobre este tema porque me di cuenta de que tomaba decisiones de manera desordenada, con mucha improvisación. Me guiaba por mis ganas y por mi ánimo. No estaba siendo astuto en eso”, cuenta al teléfono desde su casa, en Washington, donde vive junto a su mujer y sus tres hijos.

“En el camino me encontré con que había muchísima investigación en torno a este tema, un verdadero tesoro escondido. Pero se conoce poco porque viene de muchas disciplinas distintas: la biología, la economía, la psicología, la endocrinología, etcétera. Y aunque se hagan la misma pregunta, por lo general, estas disciplinas no conversan mucho entre ellas”, agrega. Su hallazgo más importante, dice, fue constatar que el 20% de la percepción de éxito que tenemos frente a nuestras actividades diarias puede ser explicada únicamente por la hora del día en que fueron realizadas.

Seres del día

Los seres humanos no somos animales nocturnos. Al menos, no todos: según los hallazgos de Pink, solo el 20% podría clasificarse como “personas búho”, y que funcionan mejor cuando oscurece. El 80% restante es “alondra”: su mejor rendimiento se da de día, bajo la luz del sol.

“Y lo único en que mi investigación arrojó alguna diferencia de género fue en que en términos generales, las mujeres son un poco menos búhos que los hombres”, acota Pink. Pero el día, dice, tiene ciclos, oscilaciones que afectan a las personas de manera similar, en todas las culturas. Es un fenómeno universal.

Y explica: “El día se divide, en términos de energía y rendimiento mental, en tres fases. La primera es el peak o punto máximo, que se da en la mañana; es ideal para asumir trabajos analíticos o que requieran de mucha concentración. La mañana es un momento del gran brain power (poder mental). Después de almuerzo y hasta las 5 de la tarde viene un período de baja, en el que se recomienda hacer actividades más rutinarias, como revisar correos electrónicos. Finalmente viene un repunte, justo antes de la noche, cuando el ánimo tiende a subir, pero el estado de alerta no es tan alto como en la mañana. Por lo tanto, es un tiempo adecuado para asumir tareas más creativas. En el caso de los búhos, el ciclo es el mismo, pero a la inversa.

Pink opina que es importante que las personas, y también sus jefes, sepan reconocer estos ciclos para potenciar al máximo las capacidades de cada cual. También enfatiza que no se trata de horarios rígidos, sino que se dan dentro de una cierta holgura, que va variando de persona en persona. Funciona como una suerte de marco amplio. Para algunos, por ejemplo, la energía matinal puede tener su peak a las 10 de la mañana, para otros, a las 8.

Hay que observarse, prestar atención a las conductas y el rendimiento propio, para llegar a identificar cuándo y cómo funcionaremos mejor y luego tomar decisiones en función de este conocimiento”, explica el autor.

Tanto la mañana como la tarde son buenos momentos para hacer actividad física; la elección depende del objetivo. Si lo que se quiere es tener más energía y un alto gasto calórico, lo mejor es comenzar el día moviéndose. El final del día, en cambio, es la opción correcta para quienes se enfocan más en el desempeño y el cumplimiento de metas deportivas.

El bajón de la tarde

De otro lado, diversos estudios revisados por Pink comprueban que el bajón de la tarde puede llegar a tener costos insospechados. Es la hora en la que hay más accidentes automovilísticos a nivel global, incluso más que en la noche; también es cuando se da un mayor registro de negligencias o errores médicos en todo el mundo. Es el tiempo de tener más cuidado, con uno mismo y con los demás.

Las explicaciones para esto son variadas. Muchos estudios relacionan el grado de energía con las fluctuaciones de la temperatura corporal.

Las etapas de la vida

Del mismo modo como invita a reconocer los ciclos de cada día, Pink propone una mirada de la vida completa que no sea lineal. Esta, dice, no comienza subiendo al nacer, llega a su altura máxima a mediana edad y luego empieza a decaer, hasta llegar al declive final con la muerte, como muchas personas creen. Nuestras vidas, asegura Pink, funcionan por episodios, cada uno de los cuales tiene comienzos, intermedios y finales.

Distinguir en qué período estamos es clave para sacarle el mejor provecho a cada etapa. Y también para saber cuándo es el momento de cambiar de dirección. “Los finales o cierres, por ejemplo, son fundamentales para ‘leer’ lo ocurrido; tienen un gran impacto en nuestra memoria y en cómo ‘decodificamos’ lo que nos pasa. Son períodos para evaluar, editar. Los puntos intermedios son complejos porque pueden desmotivarnos tanto como impulsarnos”, ejemplifica.

El día escogido para iniciar cualquier cambio en nuestras conductas, como empezar a hacer ejercicio o a cuidar más la alimentación, dice Pink, es crucial.

Existe lo que se conoce como fresh start days –dice, aludiendo a una expresión que podría traducirse como “los días de nuevos comienzos”–. ¿Cuáles son estos? Los que funcionan de algún modo como ‘marcadores’. Hay algunos que son universales, como los lunes, los comienzos de mes, el año nuevo; otros son personales, como los cumpleaños o el 8 de enero para Isabel Allende”.

Según las investigaciones recopiladas por Pink, las probabilidades de éxito en decisiones que tengan que ver con la instalación de hábitos son más altas al comenzar en estas fechas.

Eso de “empezar la dieta el lunes”, asegura, tiene respaldo estadístico. “Podemos usar estos días a nuestro favor –define Pink– ubicándonos imaginariamente a distancias específicas de ellos. Una manera es acercarnos a ellos mentalmente, porque cuando estamos lejos de estos marcadores tendemos a ponernos más lentos, más flojos, más relajados o a renunciar. Del mismo modo, ubicarnos mentalmente un poco después de ese día, aunque ya haya pasado mucho tiempo, puede servirnos para estimular la motivación”.

Se editará en 25 idiomas

El volumen de ‘When: The Scientific Secrets of Perfect Timing’ se publicó originalmente en inglés en enero pasado. Dado el éxito que ha obtenido en ventas, en los próximos meses se editará en 25 idiomas, incluido el español. Es el sexto libro de Daniel H. Pink: los anteriores, también éxitos en ventas en los listados de The New York Times y The Washington Post, se refieren a temas como la motivación, la gestión de ventas, el trabajo independiente. Pero este, dice Pink, es el que más le ha costado escribir. Pink es autor de publicaciones sobre trabajo, administración y ciencias del comportamiento.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba