Loader
Señal urgente de alarma

Los problemas de salud mental amenazan el bienestar infantil

La OMS advierte que con la disminución de las enfermedades infecciosas, los problemas de salud mental pasarán a estar entre las principales causas de enfermedad en niños de 4 a 15 años

  • Por El Mercurio / GDA
  • 12 ABR. 2018 - 11:42 AM
Photo
Una intervención temprana puede cambiar el curso de la enfermedad y de la calidad de vida de ese niño a futuro. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Aun cuando la prevalencia de trastornos mentales en niños y adolescentes a nivel global se ha mantenido estable en los últimos 15 años, estos no han disminuido y muestran índices preocupantes en algunas regiones, pese a la mejora global en la salud física infantil. Así se desprende de un análisis dado a conocer ayer y elaborado en base a datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El informe -publicado en la revista Child and Adolescent Psychiatry and Mental Health- advierte que con la disminución de las enfermedades infecciosas, los problemas de salud mental pasarán a estar entre las principales causas de enfermedad en niños de 4 a 15 años.

"Nuestro estudio pretende ser una señal urgente de alarma para las instituciones internacionales de salud pública y los responsables políticos. Dado el impacto de estos trastornos mentales a largo plazo, la organización de una política global para abordar este problema requiere una preparación cuidadosa", precisa Marie-Laure Baranne, investigadora del Instituto Nacional de la Salud e Investigación Sanitaria (conocido por sus iniciales francesas como INSERM), de Francia.

Diferencias por género

Baranne y su colega Bruno Falissard son los autores del estudio, que considera la prevalencia de trastornos mentales infanto-juveniles en cada uno de los continentes, a partir de los Años de Vida Ajustados por Discapacidad" (Avad), una medida que evalúa el impacto de estos trastornos según el número de años perdidos debido a enfermedad, discapacidad o muerte prematura.

Así, por ejemplo, descubrieron que mientras en el año 2000, los trastornos mentales ocuparon el tercer lugar entre las causas de años de vida perdidos, calculados en Avad, en América y Europa en 2015 ya habían alcanzado el segundo lugar.

"Analizamos las 20 causas principales de esta pérdida de años (Avad), por región y por género. Entre los niños, los trastornos de conducta son la primera causa de los trastornos mentales que generan esta pérdida de años en todas las regiones, seguidos por el síndrome de autismo-asperger. Entre las niñas, son los trastornos de ansiedad y los cuadros depresivos", explica Baranne a "El Mercurio".

Los problemas de salud mental observados se dividen en cuatro grandes grupos: trastornos de conducta, trastornos de ansiedad, trastornos depresivos y autismo o asperger.

"Cada vez hay mayor preocupación y conocimiento sobre el tema", comenta la doctora Viviana Herskovic, psiquiatra infanto-juvenil de la Clínica Las Condes. "

Fenómenos sociales, así como factores económicos y genéticos son algunos de los aspectos que favorecen la aparición de estos cuadros. "Cuando otras enfermedades que eran comunes dejan de ser tan importantes porque se van resolviendo, comienzan a tomar espacio otras patologías crónicas, como las de salud mental", dice Herskovic.

Intervención temprana

Para Rodrigo Venegas, psicólogo y académico de la Universidad San Sebastián, el panorama a nivel local presenta "un gran déficit en términos de políticas públicas y profesionales dedicados a intervenir en este campo".

"La mayoría de estos trastornos suelen pesquisarse al inicio del sistema escolar, pero muchas veces se asocian a mala conducta y no reciben una intervención adecuada", dice.

El gran problema, concuerdan los expertos, es que el impacto de los trastornos mentales en la salud infantil puede ser determinante de problemas a futuro. "Un marcador de gravedad de estos problemas en la adultez es que hayan aparecido en la infancia", agrega Herskovic.

Además, su impacto es diferente en la población: los grupos más vulnerables son los de menos recursos. "Las regiones con el mayor producto interno bruto tenían menos problemas con enfermedades infecciosas y más problemas con trastornos mentales. Y eso se repite a nivel interno según los ingresos", dice Baranne.

Estar atento y ofrecer herramientas para el diagnóstico y el tratamiento son medidas urgentes, puntualiza Herskovic. "Una intervención temprana puede cambiar el curso de la enfermedad y de la calidad de vida de ese niño a futuro".

Realidad global

Según datos de la OMS, se estima que alrededor del 20% de los niños y adolescentes en el planeta tienen trastornos o problemas mentales; en cerca de la mitad de los casos se manifiestan antes de los 14 años.

Los trastornos neuropsiquiátricos figuran entre las principales causas de discapacidad en los jóvenes. Sin embargo, las regiones del mundo con los porcentajes más altos de población menor de 19 años son las que disponen de menos recursos de salud mental. La mayoría de los países de ingresos bajos y medios cuenta con un solo psiquiatra infantil por cada millón a cuatro millones de personas.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba