Loader
Toma una pausa

Los beneficios del descanso activo

Cuidar la alimentación y hacer ejercicio ya no parece ser suficiente para los especialistas:

  • Por El Mercurio / GDA
  • 09 MAR. 2018 - 12:32 PM
Photo
Las actividades de meditación también son importantes en términos físicos, ya que ayudan a reducir o controlar la presión arterial, así como cognitivos y espirituales. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Cuidar la alimentación y hacer ejercicio ya no parece ser suficiente para los especialistas: hoy se suma la recomendación de usar el tiempo de descanso de modo útil, lo que incluye desde la práctica de meditación hasta el hábito de moverse siempre que se pueda. Incluso, estar de pie hace la diferencia.

El movimiento es parte debiera ser parte de nuestra vida diara, dice la doctora Sandra Mahecha, especialista en medicina del deporte y directora de promoción de la Actividad Física, por una razón simple: lo que no se mueve, se daña. 

Usualmente esto se entiende como una invitación a dejar el sedentarismo a través de la práctica de deportes o idas al gimnasio, pero los expertos recalcan la importancia de, además, incorporar el movimiento corporal en la vida diaria, de maneras simples y abordables. 

Según explica la especialista, lo principal es evitar permanecer sentado más de una hora y media seguida. En cualquier ambiente -el trabajo, las vacaciones, el lugar de estudio- se recomienda pararse y mantenerse de pie por 2 a 5 minutos al menos y, si es posible, realizar cortas caminatas. El cuerpo gasta hasta un 40% más de energía estando de pie que recostado. Algo tan simple como bajarse antes de la estación del tren o subir escaleras cuando las hay puede hacer una gran diferencia en nuestra salud. 

El estar de pie contrae la musculatura, aumenta el gasto energético y evita que a lo largo del tiempo se produzcan sustancias que llevan a enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes, enfermedades del corazón y hasta el cáncer, explica la doctora. A esto se le suele llamar "descanso activo", en tanto saca al cuerpo de posiciones viciadas y le exige un esfuerzo simple pero importante.

Según explica Claudio Araya, psicólogo con PhD en Investigación en Psicoterapia, esta mirada apunta a que el cuerpo no se vaya a lo que describe como "un polo del descanso floppy", para poner atención al tono muscular.
Pero el "descanso activo" que hoy están recomendando tanto los especialistas también implica otras cosas, como meditar o practicar mindfulness. La idea es que todo el tiempo libre, sin caer en presiones estresantes, le sirva al organismo para alcanzar un mayor bienestar.

"El cuerpo está preparado para resistir el estrés, pero no de forma permanente. Necesita descansos para disminuir la hormona del estrés (cortisol) y con ello evitar que se interfieran otras funciones", acota la psicóloga Patricia Lecaros. De esta forma, dice, el verdadero descanso radica en atender a lo que nos está pasando, sentir nuestro cuerpo, darnos cuenta de nuestras preocupaciones y emociones, sin la intención de revertir ni enjuiciar eso que nos está pasando. La idea es buscar momentos de reconexión con la corporalidad.

"Las actividades de meditación también son importantes en términos físicos, ya que ayudan a reducir o controlar la presión arterial, así como cognitivos y espirituales, y deberíamos dedicar al menos 10 minutos diarios a ellas", acota la doctora Mahecha. 

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba