Loader
Nutrición

Trucos para mantenerte saludable a pesar de la carga de trabajo

Conoce qué hacer cuando el trabajo o las largas horas de estudio atentan contra los planes de una alimentación saludable

  • Por Por Dra. Paola Harwicz (GDA/ La Nación/ Argentina)
  • 08 JUN. 2017 - 2:00 PM
Photo
Existen muchas maneras de iniciar un cambio en el estilo alimentario y mejorar las elecciones. (Archivo)
  • Compartir esta nota:

Armar un entorno con alimentos nutritivos y saludables es el primer paso para concretar el deseo de mejorar la alimentación, bajar de peso, cuidar el colesterol, los niveles de azúcar y evitar atracones. Sin embargo, en el trabajo o durante un día largo de estudio, aparecen distractores o situaciones que invitan a comer de más. Al pasar muchas horas sentados, la falta de organización, el tiempo insuficiente para dedicar al almuerzo y la disponibilidad de galletitas, facturas, caramelos o confites en la mesa de recepción, juegan en contra. ¡Pero es posible!

Existen muchas maneras de iniciar un cambio en el estilo alimentario y mejorar las elecciones.

Sugerencias para mejorar los hábitos en el espacio laboral

1. Ser protagonista del cambio y promover hábitos saludables en la oficina: colocar en el escritorio una bandeja con frutas.

2. Buscar un aliado que comparta el mismo objetivo, y programar una caminata en algún momento de la jornada.

3. Preparar con anticipación las colaciones: alternar fruta fresca, una bolsa pequeña con frutos secos o un yogur descremado.

4. Incluir agua, infusiones y bebidas no calóricas para lograr una adecuada hidratación durante el día y mejorar el rendimiento intelectual.

5. Antes de comer, tomar un vaso de agua fría para llegar con más control a la comida.

6. Acompañar el plato principal con verduras.

7. Evitar el picoteo entre horas, especialmente las facturas, masitas o galletitas que se sirven en las reuniones.

8. Animarse a generar una reunión de equipo diferente: salir a caminar para favorecer la fluidez de ideas

9. Retirar el bowl con caramelos o confites del escritorio. Así, se evita comer sin hambre, por aburrimiento o estrés.

10. Para el armado de viandas, es importante organizar un menú variado pero sencillo; dejarlo listo preferentemente la noche anterior

11. Para las comidas de la noche, en lo posible, cocinar el fin de semana y congelar en porciones individuales. De esta manera se evita el “fast food” cuando se llega cansado a casa.

12. Evitar estar muchas horas sentado: levantarse 5 minutos cada media hora y caminar, subir una escalera, estirar los brazos y piernas para activar el metabolismo

13. Organizar el momento de ejercicio en la semana es tan importante como planificar las comidas.

Los buenos hábitos, si se comparten, pueden mejorar tu calidad de vida y la de tus compañeros de trabajo. ¡El cambio empieza en uno!

La autora es especialista en cardiología y nutrición con orientación en obesidad.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba