Loader

Feliz y saludable

¿Sabías que la felicidad es la clave para tener una vida plena y saludable?

Photo
  • Compartir esta nota:

¿Qué es la felicidad? Nunca se me había ocurrido definir este sentimiento hasta pensé que sería interesante compartir con ustedes algunas ideas y hallazgos sobre este tema. ¿Vale la pena definirlo? ¿Qué punto tiene hacerlo?

Pues, les cuento que en esa exploración interna que tiene cada ser humano para sentirse autorrealizado (me incluyo en este grupo) la búsqueda de la felicidad ocupa un rol muy importante. ¿Y qué tiene que ver esto con la salud? ¡Pues, mucho!

Según Greater Good Magazine, publicación del Greater Good Science Center de la Universidad de California, en Berkeley, numerosas investigaciones científicas han encontrado que la felicidad ayuda a que “nuestro corazón esté más saludable, fortalece nuestro sistema inmune y hace que vivamos más”. Está claro es “la felicidad y la buena salud van de la mano”… ¡Súper interesante y una buena razón para estar feliz! ¿No les parece?

Ahora bien, ¿qué es la felicidad? Probablemente, tienes tu propia definición y, si no la tenías, quizás ya la debes estar ideando, pero la investigadora de psicología positiva y autora Sonja Lyubomirsky plantea que la felicidad es “experimentar alegría, contentamiento o bienestar positivo, junto con el sentido de que nuestra vida es buena, significativa y valiosa”.

Para mí, la felicidad se compone de pequeños momentos que incluyen desde que mis hijos o mi mamá gocen de buena salud, hasta tomar un moca caliente a media tarde, un recién adquirido gusto que, ¡para mi sorpresa!, me causa mucho deleite y fomenta una breve, pero merecida sensación de bienestar.

Pero, hay algo interesante y sorprendente, ¿sabían que, de acuerdo a investigaciones científicas, el 50% de nuestra felicidad está determinado genéticamente, mientras que un 10% lo determinan nuestras circunstancias (estatus socioeconómico y aspecto físico, por ejemplo) y el restante 40% surge de nuestras actividades diarias y experiencias, y cómo nos sentimos por estas? Viéndolo de este modo, aunque nuestra felicidad está ampliamente determinada por factores ajenos a nuestra voluntad, sí tenemos bajo nuestro control una gran parte y ahí entra la determinación y la decisión.

De todos los elementos mencionados por Lyubomirsky, quien también es profesora de la Universidad de California, en Riverside, les comparto algunos:

  1. Cuida tu salud: este es un paso básico, recuerda que, sin salud, ¡no tenemos nada!
  2. Sonríe: es contagioso y genera un sentimiento de bienestar que es bueno para tu salud.
  3. Medita, practica yoga, mindfulness u otras estrategias: ya lo hemos conversado, los estudios científicos avalan los beneficios de salud de estas prácticas.
  4. Sé agradecido: muchas personas no reconocen el poder de las “palabras mágicas”. “Gracias” es una de ellas y esencial en mi día a día. ¡Haz la prueba!
  5. Realiza trabajo comunitario o de servicio, está comprobado que hacer el bien tiene recompensas mayores: te da satisfacción y te brinda un propósito de vida.
  6. Duerme más: poco sueño está asociado a mayores niveles de estrés, ansiedad y depresión, lo cual, a su vez, se relaciona con la pérdida de memoria de tipo Alzheimer, entre otras condiciones de salud.
  7. “Deja ir”: soltar el bagaje en exceso es, para mí, uno de los retos en los que trabajo a diario para mejorar. Es preciso aceptarse y sentirse contento con lo que nos quedamos.
  8. Ejercítate: el ejercicio produce anticuerpos que te protegen de enfermedades y también endorfinas, esos compuestos químicos que te hacen sentir bien. Si lo haces al aire libre y tomas un poco de sol tu cuerpo produce vitamina D, cuya falta se asocia a la depresión. A mí me ayuda en el proceso de “soltar”, además de que me permite disfrutar de un rato sin estrés.
  9. Perdona y perdónate: no seas duro con los demás, pero tampoco contigo mismo. La flexibilidad es una gran aliada. Si no lo has aprendido, te aseguro que después de algunas decepciones y sinsabores que, muchas vece, surgen del juzgarte a ti mismo sin piedad, vas entender porqué es tan importante para ser feliz.
  10. ¡Vístete de alegría!: usa tu color favorito, verde, amarillo, rojo, rosa o negro… ¡el que sea! Y verás que te sentirás cómodo contigo mismo.

Todavía hay muchas otras técnicas para sentirte contento, pero solo quería compartir con ustedes cuán sencillo puede ser y que todos tenemos el potencial de hacerlo. Ser feliz está, en gran parte, en nuestras manos… pero no debemos caer en la trampa de querer ser felices en todo momento porque lo que vemos constantemente en las redes sociales y en los medios pone cierta presión. Recuerden que tales historias solo cuentan una parte de la realidad, que no siempre es tan feliz como parece. Así que, ¡comencemos a poner en práctica la felicidad!

¿Deseas conocer más de este apasionante tema? Lee los libros de la doctora Sonja Lyubomirsky "La ciencia de la felicidad" y "los mitos de la felicidad", y cuéntanos qué te parecen.

¿Te animas a ir un poco más allá? Suscríbete al curso gratuito The Science of Happiness, del Greater Good Science Center de la Universidad de California, que comienza el 5 de septiembre de 2017. ¡Busca los detalles aquí! También puedes decirnos cuáles son tus técnicas para vivir más feliz y saludable, ya sea comentando abajo o escribiéndome a lucia.lozada@gfrmedia.com. También puedes seguirme en Twitter: @LuciaLozada1 y dejar tu comentario.

  • Compartir esta nota:

POSTS RELACIONADOS

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba