Loader

De un día perro y cómo superarlo

Todos tenemos días buenos y días no tan buenos. Esa es una norma de vida. Si el estrés se está apoderando de tu vida, te exhorto a hacer algo al respecto

Photo
  • Compartir esta nota:

Todos tenemos días buenos y días no tan buenos. Esa es una norma de vida. Quizás estás pasando por un “día perro” o llevas varias semanas en las que el estrés te ha llevado a tu límite. ¡Todos hemos estado -o estamos- en ese lugar!

Si bien para los expertos en este tema, los sentimientos de estrés son parte de la naturaleza humana y, en pequeñas dosis, pueden ser positivos, pues nos ayudan a reaccionar en los momentos en los que es necesario hacerlo, la realidad es que si se apoderan de nuestras vidas, debemos hacer algo al respecto, pues pueden afectar nuestra salud de maneras inimaginables.

¿Sabías que, de acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), el 85% de todas las enfermedades tienen un componente emocional? De hecho, investigaciones realizadas apuntan a que el estrés emocional se asocia a problemas de salud que van desde el dolor físico y la inflamación, hasta la hipertensión, el pobre funcionamiento del sistema inmunológico, la depresión, la obesidad y a otros tantos. ¿Lo habías pensado? ¡El estrés nos puede, literalmente, enfermar!

Entonces, ¿cómo podemos eliminar el estrés si es casi imposible y, a la vez, poco recomendable? ¡Mi gente, tenemos que aprender a manejarlo con algunas estrategias que impidan que cale hondo en nuestras vidas! No hay de otra…

En mi caso, que no es para nada único, hay ocasiones en las que el estrés me juega malas pasadas, pero, también, me permite empujar esa milla extra y no darme por vencida a la mitad del camino, aunque sienta que tirar la toalla es la mejor opción. ¿Cómo lo manejo?

Pues, realmente, no tengo un manual antiestrés a la mano ni nada que se le parezca y, en ocasiones, la frustración aumenta a niveles exponenciales. Sin embargo, la mayoría de las veces, uso técnicas sencillas que me ayudan a “soltar” para luego “controlar”, como: escribir, escuchar música, hacer algún tipo de ejercicio como caminar o correr a intervalos, meditar, escuchar mantras y, por supuesto, tratar de dormir, que es muy reparador. Otras personas que conozco corren bici, practican mindfulness, hacen yoga o Pilates, o simplemente se acercan al mar y disfrutan del sonido de las olas y la brisa que nos regala esta maravillosa isla cada día. Con seguridad, cualquiera de estas técnicas, o una combinación de ellas, me ayuda a salir del torbellino que supone el estrés y me da la oportunidad de recomenzar con una mejor actitud la mayoría de las veces.

Si estás confrontando un nivel de estrés y ansiedad que no te deja funcionar en tu diario vivir, es hora de buscar ayuda profesional. ¿A qué síntomas debes estar atento?: cambios en tus patrones de sueño, fluctuaciones de peso dramáticas, síntomas físicos como dolor de cabeza y otros; ira, conductas obsesivo compulsivas, cansancio o falta de energía, problemas de memoria, desapego social, no disfrutas de tu sexualidad o tienes un patrón de conducta errático. Algunos de estos síntomas pueden ser señales de otros problemas de salud, pero, en cualquiera de los casos, tu profesional de la salud podrá darte las recomendaciones adecuadas, incluyendo algunas técnicas que te ayuden a nivelar la tensión.

¿Estás pasando por uno de esos “días perros” en los que el estrés no te da tregua? Saca un momento para ti y busca cómo balancearte. ¡Tu mente y tu salud te lo agradecerán!

¡Quiero saber de ti! ¿Cómo manejas tus niveles de estrés? ¿Cuál es la técnica que absolutamente nunca te falla? ¡Comparte tus mejores prácticas!

Comenta más abajo o escríbeme a lucia.lozada@gfrmedia.com.

  • Compartir esta nota:

POSTS RELACIONADOS

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba