Loader

De tatuajes y “piercings”

Muchas personas usan su cuerpo como medio de expresión artística

Photo
  • Compartir esta nota:

Pregunta
Desde hace años leo su columna. Tengo una preocupación con mi nieto de 19 años. Se está  tatuando  y poniéndose piercing desde hace varios años. Empezó en la escuela y, ahora que está en la universidad, tiene una novia que también tiene tatuajes. Para mí son feos, y me preocupa que contraiga alguna enfermedad. 

Respuesta

La primera recomendación es que sea comprensivo con las decisiones de sus hijos y nietos. Podemos aconsejar solidariamente, pero no podemos tomar decisiones por ellos. Sí es importante recalcarles que muchos de estos procedimientos son permanentes y, aunque existen cirugías cosméticas, estas pueden ser costosas y hasta acarrear riesgos de salud. Aconséjale observar las medidas de higiene,  los permisos y licencias.

No obstante, debes saber que la utilización del cuerpo como manifestación y exposición artística y cultural se remonta a siglos atrás. Hay culturas en las cuales los tatuajes y las perforaciones en la piel representan etapas en el crecimiento y desarrollo de la persona, la pertenencia a un grupo o tribu y hasta estados de ánimo. En nuestra cultura, el piercing o perforación en la piel más frecuente es en el área de las orejas para el uso de aretes o pantallas. Se dice que una de cada cinco personas en Estados Unidos tiene alguna perforación o tatuaje en el cuerpo.

Siempre hay varios asuntos a considerar antes de hacerse un tatuaje o perforación, como  el tipo de tatuaje, la exposición del área, si se quiere algo más íntimo o más expuesto. Los tatuajes, en general, son permanentes, no así las perforaciones en piel. Si la perforación conlleva la implantación de alguna prenda, se debe estar seguro del tipo y el material de la prenda, ya que, generalmente, las aleaciones de oro causan menos reacción en la piel comparado con otros materiales. Recuerda que algunas de estas prendas pueden identificarse en máquinas de rastreo, como las que existen en aeropuertos, así como en estudios de resonancia magnética.

Las complicaciones más frecuentes de las perforaciones incluyen: infecciones, reacciones alérgicas y formación de queloide o tejido cicatricial. Esto puede ocurrir en las personas propensas a formar cicatrices o pigmentación en áreas de cirugías o traumas. Pueden observarse infecciones mínimas hasta en 10 a  20% de todas las perforaciones, con solo 1% de riesgo de complicaciones más graves. Claro está, depende del tipo y la ubicación de la perforación, la experiencia técnica y la atención posterior proporcionada por el cliente.

Debido al riesgo de roturas y roturas traumáticas, todas las perforaciones deben retirarse al practicar  deportes. Tanto estas como los tatuajes presentan riesgo de hepatitis, virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) así como otras infecciones bacterianas. Las agujas deben ser estériles, la tinta no debe ser compartida y se debe estar atento a enrojecimiento o hinchazón en el área y buscar ayuda médica si se presentan estos síntomas, así como fiebre o escalofríos.

Las personas diabéticas o inmunosuprimidas no deben realizarse estos procedimientos.  Las reacciones alérgicas a las agujas, la tinta o las prendas que se colocan en las perforaciones pueden manifestarse meses y hasta años después del procedimiento, así que se debe estar alerta a síntomas de enrojecimiento, picazón o hinchazón.

Estas recomendaciones médicas son solo de orientación y no sustituyen la vista al médico. Si tienes alguna pregunta, escribe 
al doctor Carlos A. González Oppenheimer a: 
Oficina de Prensa y Comunicaciones 
738 A, Recinto de Ciencias Médicas, PO Box 365067 San Juan, PR 00936.
Para citas, llama al 787-787-2525, ext. 272.

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba