Loader

Las vacunas salvan vidas

Así lo confirma la ciencia. De lo que sí tienes que protegerte es de la información falsa en internet y las redes sociales

Photo
De los niños que han muerto esta temporada en Estados Unidos debido a la influenza más del 80% no se había vacunado. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Pregunta

No me he vacunado este año. He leído tantas cosas malas de las vacunas en internet, que pueden matarlo a uno. Quisiera su opinión.

Respuesta

Ya hemos hablado sobre las vacunas, la importancia de vacunarnos y de lo seguras que son.

Solamente quisiera traer varios datos.

Primero, de los niños que han muerto esta temporada debido a la influenza, más del 80% no se había vacunado.

Segundo, sé que muy pocos o ninguno de los lectores han padecido de poliomielitis, difteria, tétano o tosferina, gracias a que nuestros padres, responsablemente se ocuparon de vacunarnos. No podemos querer a nuestros hijos menos de lo que nos querían nuestros padres. Así que, todavía tenemos tiempo para vacunarnos, aunque la epidemia ya tenga su pico.

Otro aspecto que quisiera traer es la información que tenemos a nuestra disposición en el internet o en las llamadas redes sociales.Un estudio en España reveló que más del 30% de la información que sale en internet y las redes sociales tiene que ver con temas de salud.

Todos hemos sido víctimas de robos, acosos, bromas e informaciones falsas,algunas con buena intención, otras con intenciones, no tan buenas a través de la comunicación electrónica. La ciencia y la medicina no han estado exentas de esto.

Hay unos consejos que siempre les doy a mis pacientes sobre la información que sale en internet o las redes sociales:

Primero, evalúe quien origina la información chequeen si está se origina de estudios científicos o de anécdotas o cuentos de personas.

Si son estudios científicos, tienen más peso los realizados en universidades o instituciones académicas, que las que originan compañías u organizaciones de mercadeo.

Segundo, busque si las fuentes de la información son de personas que trabajan o pertenecen a instituciones académicas, ojo con afiliaciones o nombramientos ad honorem.

Tercero, busque que dicen expertos en temas relacionados, estas opiniones pueden ser negativas o pueden “enlazar” o mencionar otros estudios relacionados.

Cuarto, ningún medicamento o alimento puede atribuirse propiedades de curar o aliviar condiciones tan disímiles y en sistemas del cuerpo tan diferentes como el cerebro, el sistema inmunológico, el gastrointestinal, etc. Ojo con curas para el alzhéimer, el cáncer, la impotencia y el asma todos con el mismo producto.

Por último, tengan precaución con productos de curas naturales milagrosas que en su promoción “saturan” los medios, ofrecen concursos, productos gratis y de repente desaparecen de los medios y uno no los oye más.  ¿Se acuerdan del cartílago de tiburón, otro que era “la frutita milagrosa” de los Andes, los productos milagrosos de colágeno? Todos hemos tenido la experiencia de “productos de temporada”.

  • Compartir esta nota:

POSTS RELACIONADOS

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba