Loader

Aftas bucales

No todas las úlceras de la boca son aftas

Photo
(Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Pregunta

Estimado doctor: Desde hace varios años me salen unas úlceras en las encías y en la lengua que son bien dolorosas. El dentista me dice que son aftas. Me he chequeado con varios médicos pues tengo temor de que sea herpes, pero me han dicho que no me preocupe.

Respuesta

Posiblemente lo que tienes son aftas o estomatitis aftosa. La estomatitis aftosa es un problema común en el área de la boca que puede comenzar en la infancia o la adolescencia como pequeñas úlceras redondas u ovoides con márgenes bien localizados; puede tener un borde rojo o rojizo y el piso de la úlcera puede ser amarillo o gris. Pueden ocurrir en áreas de trauma en la boca por mordida o algún golpe. Generalmente, ocurre en el piso de la boca, la lengua, el paladar o en las encías. Las lesiones tienden a repetirse con los años y por eso se le conoce como estomatitis aftosa recurrente.

No todas las úlceras de la boca son aftas. Hay úlceras con características clínicas similares pero que rara vez se resuelven espontáneamente y que pueden estar relacionadas con condiciones sistémicas como el síndrome de Behçet, una condición autoinmune asociada a enfermedades reumatológicas como lupus, enfermedades inflamatorias del intestino, como colitis ulcerosa o síndrome de Crohn y problemas con el sistema inmune como el HIV o inmunodeficiencias relacionadas al cáncer o a efectos de las terapias para el cáncer.

Por otro lado, las lesiones de herpes o herpes simple tipo 1 (que es el que da en la boca y cara) son pequeñas vesículas, que tienden a agruparse o formar grumos de vesículas. Son también bien dolorosas, tienden a picar y a veces el dolor y la picazón precede las lesiones. Salen en los labios, en especial, en el área donde comienza la piel debajo o encima del labio, pero puede ocurrir en los párpados, la nariz y en la lengua. Las vesículas pueden formar pústulas. Es importante evitar que se infecten por bacterias que siempre tenemos en la piel. Las lesiones se secan formando una costra que puede durar de 7 a 10 días. Estas lesiones son recurrentes, aunque el periodo de recurrencia puede durar meses o años. Las terapias con antivirales, en crema, ungüentos o en tabletas pueden disminuir el periodo de actividad de las lesiones y el dolor. Se transmite por fluidos o secreciones en la boca, tales como en besos, intercambiar cepillos de dientes y utensilios para comer o beber. El virus de herpes tipo 2 produce lesiones bien parecidas a estas, pero ocurren en áreas genitales como el pene, la vulva o la vagina, el ano o en otras áreas genitales.

Las lesiones de herpes tipo 1 y 2 pueden intercambiarse de sitio de manifestación, dependiendo de las prácticas sexuales, por lo que pueden verse lesiones de tipo 1 en el área genital y lesiones de tipo 2 en área de la boca.

El médico realiza un examen de laboratorio observando por el microscopio las secreciones o fluidos de las lesiones y ver las partículas del virus y hacer el diagnóstico, así como pruebas de laboratorio detectando anticuerpos contra el virus. Es importante que las parejas sexuales del paciente sean examinadas.

El autor es catedrático en la Escuela de Medicina de la Universidad de PR, Recinto de Ciencias Médicas. Estas recomendaciones médicas son solo de orientación y no sustituyen la visita al médico. Si tienes alguna pregunta, escríbele al Dr. Carlos A. González Oppenheimer a: Oficina de Prensa y Comunicaciones 738 A, Recinto de Ciencias Médicas, PO Box 365067 San Juan PR 00936, o llama al 787-758-2525 extensiones 1797 o 1787. Para citas, llama a la Clínica de la Escuela de Medicina del RCM al 787-758-7908.

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba