Loader

Intoxicación por ciguatera

La ciguatoxina es inofensiva para los peces, pero venenosa para los humanos

Photo
(Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Pregunta

Hace varios años que no oigo hablar sobre la ciguatera. ¿Todavía hay peligro de envenenamiento? Ya no como barracuda por miedo a envenenarme, pero nadie me ha dicho cuáles pescados pueden tener esa bacteria.

Respuesta

La ciguatera es un tipo de intoxicación por una neurotoxina llamada ciguatoxina. La toxina ciguatera puede encontrarse en peces grandes de arrecifes. Los más comunes son: barracuda, mero, pargo, anguilas o congrio, entre otros. La toxina ciguatera tiende a acumularse en peces depredadores, tales como la barracuda y otros peces de arrecife carnívoros, debido a que comen otros peces que consumen productoras de toxinas de algas (dinoflagelados) que viven en las aguas del arrecife de coral. 

Al ser una neurotoxina, afecta primero a los nervios del sistema gastrointestinal y, dependiendo de la cantidad de toxina, puede afectar el sistema nervioso causando parálisis respiratoria y arresto cardiorrespiratorio.

La ciguatoxina es inofensiva para los peces, pero venenosa para los humanos. Desgraciadamente, no tiene color ni olor y no se afecta por el calor, por lo que está presente en el pescado crudo o cocinado. No hay manera de identificar el pescado que tiene o no la toxina. Tampoco nada tiene que ver si el pescado es acabado de pescar o si está congelado. Obviamente, el pescado que pasa mucho tiempo sin refrigeración tendrá otros organismos que pueden causar intoxicación, por bacterias u hongos.

Como mencioné, los primeros síntomas ocurren en el sistema gastrointestinal causando diarreas y vómitos. Esto puede presentarse después de varios minutos o hasta dos horas de haber ingerido el pescado. Luego se presentan los síntomas más serios como mareos, desorientación, convulsiones y parálisis del sistema respiratorio. Dependiendo de la cantidad de toxina, así será la presentación del envenenamiento. Algo bien común en pacientes que han experimentado este tipo de intoxicación son los cambios en las sensaciones de calor y frío que se intercambian según pasa el tiempo. Esto se conoce como disestesia. Los hormigueos o calambres pueden durar meses.

No existe un antídoto para la toxina, aunque tanto en el Caribe, como en el Pacífico se han realizado investigaciones. No se recomienda inducir el vómito, luego de presentar los primeros síntomas, pues el riesgo de deshidratación puede ser mayor. Se aconseja tratar la deshidratación, administrar algún medicamento antidiarreico y buscar ayuda médica lo antes posible.

En Puerto Rico somos más cautelosos con el tipo de pescado que consumimos y, más importante con el tamaño del pescado. Tal vez esta es una de las razones por las que no se comenta tanto sobre este tipo de intoxicaciones. Otra razón va dirigida a los cambios en los corales tropicales. Los arrecifes son un ambiente vivo que se afecta por corrientes, temperatura del agua, mareas y por los organismos que viven en él. Por esto, los “brotes” de ciguatera ocurren de tiempo en tiempo y de temporada en temporada. 

Como regla general, si comemos un pescado de arrecife es importante que “quepa todo el pescado en el plato”. De esa manera, aunque tenga la toxina, es una cantidad pequeña que no provocaría una intoxicación seria.

El autor es catedrático en la Escuela de Medicina de la Universidad de PR, Recinto de Ciencias Médicas. Estas recomendaciones médicas son solo de orientación y no sustituyen la visita al médico. Si tienes alguna pregunta, escríbele al Dr. Carlos A. González Oppenheimer a: Oficina de Prensa y Comunicaciones 738 A, Recinto de Ciencias Médicas, PO Box 365067 San Juan PR 00936, o llama al 787-758-2525 extensiones 1797 o 1787. Para citas, llama a la Clínica de la Escuela de Medicina del RCM al 787-758-7908. 

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba