Loader

¡Chicago será conquistado!

El pasado año, debido al fuerte azote del huracán María a Puerto Rico y a solo dos semanas de llevarse a cabo este evento, a muchos de los corredores se les imposibilitó la llegada a la “Ciudad de los Vientos”. La desolación vivida afectó el arduo entrenamiento, revolcó las emociones y la alimentación requerida, entre tantas otras cosas

Photo
(Foto: Fernanda Paradizo / Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

En días recientes, las aguas del Atlántico tropical, entre otros factores, han propiciado el desarrollo de sistemas atmosféricos. Estos fenómenos también han dado paso a la ansiedad de los puertorriqueños, incluyendo a todos los corredores que, en 20 días, se disponen a cumplir una de sus metas más anheladas: correr las 26.2 millas del Chicago Marathon.

¡Y no es para menos! El pasado año, debido al fuerte azote del huracán María a Puerto Rico y a solo dos semanas de llevarse a cabo este evento, a muchos de ellos se les imposibilitó la llegada a la “Ciudad de los Vientos”. La desolación vivida afectó el arduo entrenamiento, revolcó las emociones y la alimentación requerida, entre tantas otras cosas. Esto, sin contar con que la salida aérea resultaba casi imposible.

Referente a este tema, para ese entonces publiqué una entrada al blog, que titulé Nos acompañará otro paisaje. A casi un año del huracán más fuerte de nuestra historia moderna, seguimos conquistando millas con otro paisaje y otra perspectiva...

La corredora y colega Teresa Canino fue una de las puertorriqueñas que tuvo que posponer su participación en el referido maratón. A ella, como a otras corredoras, les pregunté cómo se sienten a esta fecha previa al evento, si les da ansiedad el desarrollo de estos fenómenos atmosféricos, cuál es la actitud y qué esperan.

“Cuando uno se enfrenta a un maratón existen un sinnúmero de cosas que tienes que vencer durante los meses de entrenamiento y esas 26.2 millas que correré en Chicago son la culminación de un proceso muy largo y exacerbado por lo que he vivido a raíz del huracán María. ¡Los sistemas atmosféricos que se han desarrollado en estos días me han dado mucha ansiedad! Sin embargo, cuando la intranquilidad invade mi mente, trato de combatirla asegurándome a mí misma de que tendré una de las mejores carreras de mi vida. No existe pared que ese maratón me lance que sea más duro de lo que he visto en Puerto Rico este año. Correré porque sé que soy fuerte mental y físicamente, y porque quiero dedicarle esta carrera a Natalia Torres, una amiga que nos dejó muy temprano. Lo haré también por mi salud y porque le tengo que demostrar a mi hijo que, a pesar de los tropiezos, la vida continúa y hay que celebrarla”, expresó Canino.

Asimismo, Patricia Enid Sánchez dijo: “El haberme “quedado" el año pasado fue un bajón, pero reenfoqué esas emociones en regresar y entrenar más duro. Tengo bien presente que se acerca la fecha de la carrera y con ella varios sistemas atmosféricos. Y, claro que sí, están los nervios y la ansiedad de que alguno se pueda desarrollar. Pero, estoy positiva; el entrenamiento se ha realizado a conciencia, me siento preparada física y mentalmente”.

Mientras que Marilia Juarbe comentó: “Con relación a las tormentas que se están formando, pues te tengo que decir que mi mayor preocupación es mi isla. Hacer Chicago es un reto personal, que entiendo he cumplido con llevar entrenando casi un año completo (si unimos los dos trainings). Siento que gran parte de mi meta está cumplida, solo por el training. Dicho esto, mi mayor preocupación es que no vuelva otro huracán a Puerto Rico y que podamos seguir en el proceso de recuperación. ¿Positiva? Ya a este nivel se requiere mucha fortaleza mental para estarlo. Sin embargo, aunque tengo nervios y preocupaciones, creo que el trabajo se ha hecho y que esta carrera tendrá un significado muy especial para nosotros los puertorriqueños. ¿Qué espero? Poder completar la carrera y haberla disfrutado. Quiero disfrutar el resultado de mi entrenamiento. Siempre he pensado que el día de la carrera es el día de la compensación a meses de levantarse temprano y de entrenar largas horas. ¡La carrera es la chulería! ¿Mi actitud? Es 80% positiva, pero de igual manera no dudo de mi capacidad y perseverancia. Así que mi actitud es que voy a terminarlo y que estaré muy orgullosa de mí misma”.

¡Bravo por ellas y por todos esos amigos, conocidos y tantos otros que van tras esa anhelada meta! La determinación y actitud son unas de las cualidades que admiro de los corredores, sobre todo en aquellos quienes entrenan para maratones.

Al momento estamos libre de amenaza y el deseo es que permanezcamos fuera de ese “cono de posibilidades”. Les envío mis mejores deseos y buenas vibras. No me cabe duda, el trabajo está hecho y ¡Chicago será conquistado!

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba