Loader

Entrena tu mente para la carrera

Aprende la importancia de la visualización para llegar a la meta

Photo
En vista de que todos los maratones no son iguales, aunque el recorrido en millas sea el mismo, el entrenamiento mental puede variar. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Tal vez has escuchado que para realizar una carrera no solo basta con el esfuerzo físico, sino que hay que ponerle corazón. Y es muy cierto pero, ¿qué hay de la mente? Esa capacidad, pensamiento, voluntad y actitud poderosa que puede empujarnos para lograr y alcanzar lo inimaginable, así como todo lo contrario; obstruir y hasta quebrantar nuestros sueños.

Después de los muchos sacrificios de los corredores para cumplir con las horas diarias requeridas durante semanas y de los ejercicios cruzados como parte del entrenamiento para un maratón, es un riesgo que llegue el día y te traicionen los nervios, la ansiedad; Peor, que más allá de las energías gastadas durante la carrera, la mente te haga una mala jugada. ¿Te imaginas? Son 42.19 kilómetros o 26.2 millas. Dependiendo, son más de tres, cuatro, cinco, seis horas corridas conquistando millas...

Una noche mientras corría, escuché sobre cómo una psicóloga ayudó a una corredora en su plan para un maratón. Rápidamente la curiosidad despertó en mí.

A raíz de eso, contacté a la psicóloga clínica y especialista en psicología deportiva, Rosa Hechavarría, quien indicó que el entrenamiento mental es muy parecido al físico y deben ir a la par. Es recomendable iniciar a los cuatro meses previo al evento. “Si entrenas tu cuerpo todos los días para un maratón, tienes que entrenar tu mente todos los días para lo mismo”, indicó.

Parte del entrenamiento mental debe ser la programación neurolingüística. Se trata de esas conversaciones internas durante la carrera; qué es lo que te vas a estar diciendo en cada milla y cuándo te vas a dejar de decir algo. Ahora bien, no es cualquier cosa lo que te vas a decir, sino aquellas que ya trabajaste con tu psicólogo.

Dónde vas a poner la atención y en qué parte hacerlo de acuerdo con tu plan de carrera es esencial. “Hay un momento particular del entrenamiento que tienes que salirte, desenfocarte de por dónde vas y dejar que tu cuerpo corra solo, porque los músculos tienen memoria y el cuerpo va a seguir corriendo. Posterior, hay otro momento en el que te tienes que salir de ahí y redirigirte. Por eso es bien importante trabajar el enfoque, el desenfoque y el reenfoque. Asimismo, saber cuándo y en qué kilómetro hacerlo si es necesario”, destacó la especialista del departamento de Medicina Física y Salud Deportiva del Recinto de Ciencias Médicas.

Otra parte importante es saber cuándo sencillamente vas a estar utilizando la visualización. Según explicó, no es imaginarte que estás corriendo y que lo estás haciendo fenomenal, pues esto solo sería imaginación. La visualización es traer tus cinco sentidos al momento en que entrenas. Por ejemplo, traer a tu atención el olfalto, la parte auditiva, el sudor, sentir el calor así como la sed, y quizás hasta el cansancio; todos tus sentidos ponerlos ahí, en ese momento clave.

“Cuando tú estás entrenando físicamente es bien importante que entrenes mentalmente esta visualización. En un momento determinado tienes que visualizar que estás en el kilómetro 38 o 39, que ya estás acabando, y qué tu vas a hacer en ese momento. Tienes que visualizar todo lo que pasa ahí, qué es lo que le pasa a tu cuerpo ahí y al final; cómo tú quieres que tu cuerpo se sienta al final y llevarlo a través de los cinco sentidos”, señaló la psicóloga clínica.

 Por ejemplo, este tipo de entrenamiento mental le ha ayudado mucho a la amiga corredora Lourdes Colón, de 55 años, quien luego de sufrir percances cuando realizó el maratón de Berlín, buscó ayuda psicológica, pues los nervios le traicionaban en cada carrera y le afectaba su desempeño.

¿Qué ocurrió? Además de mejorar los tiempos, atrás quedaron los nervios, adiós al apretón de estómago, a ese nudo que se le formaba en la garganta y a esas fuertes palpitaciones. ¡Qué maravilloso!

“Ha sido una experiencia espectacular que se la recomiendo a todo atleta que quiera mejorar la meta que desee alcanzar. El concepto es increíble porque te ayuda no tan solo a bregar mentalmente contigo, sino que te ofrece muchas otras técnicas y cómo visualizar poder llegar a la meta. Recorrimos mentalmente y visualmente el camino y me preparé tan fuertemente a tener esa confianza, de que yo realmente iba más que segura de lograr el tiempo que me había propuesto”, contó.

En vista de que todos los maratones no son iguales, aunque el recorrido en millas sea el mismo, el entrenamiento mental puede variar. La temperatura, las pendientes, el pavimento, las condiciones del tiempo y la geografía son algunos factores que pueden afectar. Si tu meta es realizar un medio maratón y aún no lo has logrado, también pudieras considerarlo.

Entre octubre y noviembre, muchos amigos del running enfrentan los maratones de Chicago y Nueva York. Estoy segura que lo darán todo, ¡pero no olviden la mente! ¡Éxito y a seguir conquistando millas!

Busca otras entradas de mi blog en pordentro.pr. Sígueme en Instagram y Twitter como Shakirav.

  • Compartir esta nota:

POSTS RELACIONADOS

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba