Loader

Aunque los planes cambien...

De vuelta, esas mismas manos y el corazón regresan llenos de bendiciones, agradecimiento, amor y esperanza

Photo
  • Compartir esta nota:

Estuve desaparecida… Ni crean que por no haber escrito aquí por varias semanas he dejado de conquistar millas. En el escrito anterior les comenté sobre correr ante lo que ya era un nuevo paisaje, luego del desconcertante paso del huracán María. Han sido muchos los retos y las lecciones que nos ha ido dejando tras su paso.

En estos tres meses han habido carreras cortas y largas, pero diferentes. Sentimientos de frustración, impotencia, tristeza y, hasta de pesimismo en ciertos momentos, han aflorado durante la ruta. Estoy segura que no soy la excepción, ¡hemos vivido días intensos!

A la misma vez correr ha sido un aliciente y reunirse con amigos del “running” ha sido un bálsamo.  Aunque para muchos resultó atropellado el regresar a la rutina de correr, la realidad es que este pasatiempo nos ha ayudado a liberar todas esas cargas emocionales que el tiempo ha traído consigo.

Mientras se corre también crecen los deseos de ayudar, unirse y servir. Es extraordinario ver los resultados que se obtienen cuando se juntan voluntades. Grupos de corredores tuvieron iniciativas de recolectar alimentos y artículos de primera necesidad, entre otras cosas, para llevarlos a diferentes comunidades, así como próximamente se proponen llevar juguetes. Dos entrenadores a los que les tengo mucha admiración y respeto, Yogi Rodríguez y Jane Castro, han liderado varias de estas iniciativas.

Asimismo, hemos visto incontables y admirables movimientos en todo Puerto Rico en los que se ha podido palpar la generosidad de muchas, muchas personas. Son iniciativas en las que nuestros brazos y manos sirven para entregar artículos y dar abrazos. Pero de vuelta, esas mismas manos y el corazón regresan llenos de bendiciones, agradecimiento, amor y esperanza. ¡Resulta gratificante!

Aunque por la misma razón grandes eventos fueron cancelados o pospuestos, muchos corredores han podido juntarse para hacer unas de las actividades que más disfrutan. Así fue el evento “Las 10 millas de María”, planificado por la gente de En La Meta Running Store. Fue un gran junte, que culminó con tremendo ambiente en la Avenida Constitución, en el Viejo San Juan, con la tradicional avena y harina de maíz para los corredores, además de una rifa de artículos, organizada por el también corredor y entrenador Chewi Candelario.

También se participó de un maravilloso "fun run" para recaudar fondos a beneficio de Mayra Elías, quien ha estado delicada de salud, y se le dedicó esa carrera con los mejores deseos de recuperación.

Sábado tras sábado, San Juan ha ido retomando su hermoso paisaje lleno de corredores. En enero próximo, algunos van a Miami a hacer el maratón y el medio maratón, así como el grandioso Walt Disney World Dopey Challenge 2018. ¡Les deseo mucho éxito! Aprovecho para felicitar a todos esos amigos que recientemente fueron elegidos en la lotería para realizar el Chicago Marathon a principios de octubre de 2018. Queda mucho por hacer. 

Sé que muchos en Puerto Rico aún esquivan algunos escombros en sus rutas al correr. Así como en la vida misma, han habido barreras que a veces nos impiden accesar, unas nos hacen caer y otras desviarnos. Pero, si hay algo que vamos aprendiendo es que aunque los planes cambien, lo que jamás debe cambiar es la meta. ¡A seguir conquistando millas en este 2018!

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba