Loader

Cruza una meta

Inscribirte en una carrera puede influir bastante en tu motivación. Simple, ayuda a “no quitarte” y a seguir conquistando millas.

Photo
  • Compartir esta nota:

“Nunca pensé que iba a decir esto, pero me hacía falta la brea”, así me dijo una amiga hace dos semanas tras haber corrido 6 millas, luego de tomarse un receso de unos cuantos meses.

Aunque un poco “explotada”, se le percibía la felicidad en su rostro cuando nos encontramos posterior a la carrera para disfrutar de un rico desayuno. Sí, luego de una “larga” en el fin de semana, ¡esa es una de las más sabrosas recompensas!

Entre cada sorbo de café coincidíamos en lo sanador que puede resultar volver a correr. Si bien es cierto que la brea es adictiva, no podemos negar que en algún momento probablemente a todos nos ha visitado la desmotivación, la pereza, un percance de salud, cambios de horarios y de rutinas, una lesión y hasta algún asunto personal, que nos haya afectado y alejado de esta práctica. Pasa de todo, y qué difícil se nos hace retomar, ¡pero la brea nos llama!

A veces una llamada o recibir un mensaje de texto de algún familiar, amigo o “running partner” en el momento justo es lo que hace falta para encenderte las ganas. ¡Y lo bien que se siente después!

Cuando por fin se regresa, no perder el enfoque es esencial. ¿Qué ayuda en esto? Mirar a futuro y visualizarte en algún evento. Inscribirte en una carrera puede influir bastante en tu motivación. Simple, ayuda a “no quitarte” y a seguir conquistando millas.

¿Has experimentado lo que es cruzar una meta? Si nunca lo has hecho, tienes que darte esa gran oportunidad, así sea en un 5k. Claro, todo va a depender de cuán cerca o lejos te quede ese evento en el calendario, y de que te puedas preparar con un entrenamiento adecuado.

Por ejemplo, se acercan unos eventos buenísimos como lo son las 16 millas de Sabrina – aunque este ya está a la vuelta de la esquina-, el Lola Challenge Weekend (5k, 10k y 21K), así como el Divas Half Marathon & 5K, que puedes considerar. Estos, sin contar todos los 5K que hay frecuentemente en Puerto Rico.

Quienes han cruzado una meta alguna vez, y hasta en más de una ocasión, pueden dar fe de que cada carrera tiene una historia. Y esto va desde el momento en que decidiste inscribirte, el entrenamiento, el día antes en que vas a recoger el número que te identifica, hasta la ropa que vas a usar, con quién lo vas a correr, a quién le dedicas la carrera, si te levantaste a tiempo o no, y ¡cuántas cosas más!

En los eventos, por lo general, hacemos un esfuerzo adicional por llevar nuestro cuerpo a otro nivel. Ya cuando nos acercamos a ese destino final, aceleramos el paso, y al llegar brota de nuestro ser como una explosión de sentimientos. Damos gracias, levantamos los brazos, nos persignamos, miramos y señalamos al cielo, lloramos, aplaudimos, reímos, cantamos, gritamos palabrotas, buscamos esas caras conocidas que estaban a la espera, y nos lo gozamos de principio a fin; con dolor o sin dolor, asfixiados o no, sudados ¡por supuesto que sí! Poco falta para imaginar que salen fuegos artificiales con nuestra llegada.

Alcanzar y cruzar la meta es tremeda experiencia, pero cumplir con tu meta personal es gratificante.

Volver a la brea, lo bien que se siente regresar… ¡Hay que tener voluntad! ¡La brea nos llama y nos sana!

Déjame aquí tus comentarios. Puedes seguirme en Instagram y en Twitter como "Shakirav".

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba