Loader

Esa primera vez

Hay primeras corridas que pueden terminar siendo memorables. Te comparto algunos tips básicos que puedes tomar en cuenta para que esa “primera vez” no resulte dolorosa.

Photo
  • Compartir esta nota:

Se me enrollaba el pantalón por los muslos, el pelo se me metía en la cara una y otra vez, me dolían los dedos de los pies, la camisa sudada me pesaba, sentía que todo se me movía y tenía demasiada sed, ¡todo esto mientras corría!

Eso casi pareciera una pesadilla. Sin embargo, no está nada lejos de la realidad. Cuando solemos hacer nuestras primeras corridas no sabemos bien qué es lo que nos funciona. Y la verdad es que para comenzar solo necesitamos la motivación de arrancar. Así que tomamos la primera ropa deportiva que tenemos en una gaveta, un par de tenis que haya en el clóset y ¡a Dios que reparta suerte! Queremos sudar, quemar calorías y experimentar esa sensación de que podemos y de que nos comemos el mundo. Por cierto, ¡esa debe ser la actitud!

Sin embargo, esas primeras corridas pueden terminar siendo memorables si no tomamos en cuenta algunos detalles. Como en el caso de Ivelisse, de los Chewi Runners, que cuando se entusiasmó en volver a la brea y antes de tomar muy en serio el asunto de las corridas, comenzó a caminar una milla y de ahí saltó a hacer siete. “Fui con unas amigas. Salimos súper tarde, con el sol en pleno verano, nada de agua y ni siquiera llevábamos dinero para poder comprarnos alguna botella. Fue una locura”.  

Mientras que Sonia, del grupo Spectacular Women, corrió 8 millas en el “zipper de Miramar” con unas tenis de jugar voleibol y después no podía caminar. Lo mismo le ocurrió a Inés, de las Divas Moms: “Lo más q sufrí fue no tener los tenis correctos y no saber cómo hidratarme correctamente”.

En el caso de Pepe, que hace cuatro meses comenzó a correr por su cuenta, el no haber hecho ejercicio de calentamiento/estiramiento antes de la corrida le afectó. “Aunque estaba emocionalmente pompea’o, comenzó a dolerme la parte baja de la rodilla”, respondió.

En cuanto a la ropa apropiada, Cindy, también del grupo Spectacular Women, descartó los pantalones cortos para así evitar que el roce de los muslos le causen irritación. Mientras que Vanesa, en sus comienzos hace varios años, recordó que “me dio con ponerme dos sports bras. Salí de Condado hacia Viejo San Juan y cuando ya iba por el Capitolio, el calor estaba horrible y sentí un desespero que no lo podía controlar. Así mismo me quité uno de ellos y lo tiré. No era necesario llevar dos puestos”.

Así como ellos, varios amigos y conocidos que son apasionados del jogging me compartieron sus anécdotas. Es por eso que hoy aprovecho para compartir algunos tips básicos que puedes tomar en cuenta para que esa “primera vez” no resulte dolorosa.

  1. Lo más importante, invierte en un buen par de tenis apropiado para correr, de acuerdo a tu pisada. Sobre este tema hablaré en mi próxima entrada del blog, pues es vital para nuestro mejor desempeño y rendimiento, además de evitar molestias y lesiones.
  2. Utiliza medias sin costuras, que aumenten la evacuación del calor, absorban la humedad y se ajusten al pie a la perfección para la práctica de running. Así puedes evitar las insoportables ampollas. Ouch!
  3. Hidrátate. Si corres por media hora no necesariamente debes llevarte una botella de agua. Lo más importante es que durante el día mantengas la ingesta de líquido. Cuando vayas subiendo el millaje, puedes optar por una correa de llevar botellas en la cintura o en la mano.
  4. Ponte alguna banda en la cabeza o visera. No solo te ayudará a absorber el sudor, sino que te protege del sol y evita que el cabello se pegue a tu rostro.
  5. Planifica tus corridas. Así sea dos veces por semana, ¡prográmalas! Ayudará a comprometerte contigo mismo. Ya sea para la mañana o en la noche, prepara toda la vestimenta. ¡A la prisa no encontramos nada! Además, elige cuál será esa ruta que te ayudará a conquistar millas.
  6. A las chicas, utilicen un buen sostén deportivo. Sin duda, tener un gran soporte, en el que se acomode todo el busto, ayudará a sentirte más cómoda durante la corrida.
  7. Siempre debes calentar previo a comenzar la actividad física. Crea una rutina de calentamiento de unos 3 a 5 minutos. Esto ayudará a retrasar la fatiga, ejecutar mejor los movimientos, activar la circulación y preparar los músculos, para así también evitar lesiones.
  8. Hazlo de manera gradual. Si nunca has corrido antes o hace mucho tiempo no lo practicas, empieza haciendo lo que le llaman wogging, en el que fusionas el caminar y el running. A muchas personas les resulta utilizar aplicaciones en su celular con ese propósito, en el que un entrenador virtual te indica los intérvalos de cuándo correr y cuándo caminar.
  9. Correr en compañía siempre resulta ser más placentero. Anima a un amigo, familiar, compañero de labores, o únete a personas que tengan objetivos similares a los tuyos. Se cuidan entre sí, se motivan y sientes que el tiempo pasa más rápido durante la corrida.
  10. Aliméntate bien. La alimentación equilibrada y el ejercicio son la combinación perfecta. Te permitirá a mantenerte en forma sin necesariamente ser esclavo de una dieta estricta. Modificación es la clave.

Creo que todos podemos recordar esas primeras corridas. Puede que algunos incidentes como estos te hayan causado molestia, dolor y quien sabe si hasta una lágrima se asomó en tu rostro. De lo que sí estoy segura es que seguimos aprendiendo sobre lo que debemos hacer, lo que nos resulta, y seguimos conociendo a nuestro cuerpo a medida que vamos conquistando millas.

¿Qué te ocurrió a ti esa primera vez? Déjame aquí tu comentario.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba