Loader
Según estudio

La soledad y el aislamiento social pueden ser más mortales que la obesidad

Las personas que al inicio del respectivo estudio vivían solas, estaban socialmente aisladas o se sentían solas, tuvieron más probabilidad de fallecer durante el seguimiento, independientemente de su edad, estado de salud inicial, grupo socioeconómico o duración del seguimiento

  • Por El Mercurio / GDA
  • 21 SEP. 2018 - 12:26 PM
Photo
A nivel individual, las personas deben ser capaces de activar y cuidar sus soportes sociales. Muchas veces estos -amigos, familiares, vecindad- están disponibles, pero las personas no los activan. (Helena Lopes / Unsplash)
  • Compartir esta nota:

Estudio que analizó 70 investigaciones concluye que vivir solo y carecer de vínculos sociales aumenta hasta en 32% el riesgo de morir prematuramente. Las personas de mediana edad son las más vulnerables. Tanto, que en países industrializados se calcula que la soledad alcanzará proporciones de epidemia hacia 2030.

En un artículo publicado en la revista Perspectives of Psychological Science, investigadores de la Universidad de Brigham Young (EE.UU.) advierten que, "aunque vivir solo puede ofrecer comodidades y ventajas para un individuo, la salud física no está entre ellos, particularmente para los adultos menores de 65 años".

Relaciones en jaque
Los autores analizaron 70 estudios sobre la relación entre soledad y mortalidad, publicados entre 1980 y 2014. A partir de estas investigaciones, que abarcaron a 3.4 millones de personas, con un seguimiento superior a siete años, concluyen que las personas que al inicio del respectivo estudio vivían solas, estaban socialmente aisladas o se sentían solas, tuvieron más probabilidad de fallecer durante el seguimiento, independientemente de su edad, estado de salud inicial, grupo socioeconómico o duración del seguimiento.

La mortalidad fue 26% mayor para quienes se sentían subjetivamente solos, 29% para los que tenían escasos vínculos sociales con otros y 32% para quienes vivían solos.

"Esto es comparable con factores de riesgo bien establecidos que se asocian a mortalidad", dicen los autores, refiriéndose al sedentarismo, obesidad, abuso de sustancias, conducta sexual irresponsable, heridas y violencia, entre otras. "Por eso parece prudente agregar el aislamiento social y la soledad a la lista de preocupaciones de salud pública", señalan.

"Tenemos que empezar a considerar nuestras relaciones sociales más seriamente", dice la psicóloga Julianne Holt-Lunstad, autora principal del estudio. Sobre todo, considerando que "la evidencia actual indica que el elevado riesgo de mortalidad por falta de relaciones sociales es mayor que el de la obesidad".

El psiquiatra Rafael Sepúlveda, académico de la Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Comunitaria de la Escuela de Salud Pública de la U. de Chile, destaca dos abordajes para lograrlo.

Activar las redes
"A nivel individual, las personas deben ser capaces de activar y cuidar sus soportes sociales. Muchas veces estos -amigos, familiares, vecindad- están disponibles, pero las personas no los activan", dice Sepúlveda. A nivel de sociedad, en tanto, se deben crear las condiciones que favorezcan las redes sociales. Esto incluye, por ejemplo, pensar espacios de esparcimiento y socialización en el diseño urbano.

Cerca del 75% de los estudios analizados por los autores se hicieron con adultos mayores, un grupo tradicionalmente más asociado a falta de redes sociales. El doctor Sergio Castro, geriatra del Instituto Nacional de Geriatría se muestra optimista respecto de las políticas dirigidas a este grupo etario en Chile.

"Hemos avanzado mucho en la oferta de actividades recreativas para adultos mayores, especialmente a nivel municipal. Si trabajamos más en esa línea, aumentarán sus posibilidades de crear vínculos". Agrega que mantener relaciones sociales cultivadas antes de la jubilación y participar en actividades sociales o voluntariados son otras fórmulas para evadir el aislamiento. El resultado será una vida más larga y de calidad.

Antes de los 65
Si bien los estudios analizados no indican las causas de muerte de los solitarios, los investigadores identifican varias razones directas e indirectas que explicarían su mayor vulnerabilidad. Se sabe, por ejemplo, que tanto la soledad como el aislamiento social se asocian a conductas poco saludables, como tabaquismo, poca actividad física y mala higiene del sueño.

Otros estudios han detectado que quienes tienen pobres redes sociales suelen tener mayores índices de presión arterial y perfiles lipídicos menos saludables, además de un sistema inmune más deteriorado y más probabilidad de depresión.

Lo que es menos conocido, sin embargo, es que la soledad y el vivir solo son predictores de mortalidad precoz mayor para quienes tienen menos de 65 años que para los adultos mayores que viven en las mismas condiciones. Esto, dicen los autores, debido, entre otras cosas, a que tienen más riesgo de involucrarse en conductas de riesgo para la salud y consultan menos por problemas de este tipo.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba