Loader
Estado psicofisiológico

Hipnosis para superar las fobias

Este estado de conciencia ayuda al ser humano a descubrir su poder interno, liberando los bloqueos emocionales y modificando las falsas ideas

(David Villafañe / GFR Media)
  • Compartir esta nota:

Ver sangre le paralizaba. Incluso, ni siquiera podía escuchar cuando se hacía referencia a este tejido vivo formado por líquidos y sólidos. Comenzaba a sentir mareos, debilitamiento de sus manos y brazos hasta paralizarse todo su cuerpo. A medida que se iba repitiendo esta escena con el paso del tiempo, el cuadro fóbico se iba agudizando en las diversas situaciones cotidianas en donde estaba expuesta a la sangre, como por ejemplo, una simple cortadura. 

Un día, en una sala de emergencias, cuando a Rosaura (nombre ficticio para proteger su identidad) le fueron a poner un suero sin previo conocimiento, al ver una bolsa de sangre comenzó a experimentar esa aversión obsesiva, que incluyó desde hiperventilar hasta vomitar. 
Ese fue el momento clave en el que la mujer de 35 años con hemofobia o hematofobia, como se le conoce a este tipo de fobia, decidió ir en busca de ayuda a través de la hipnosis. 

“Cuando vi ese montón de sangre, yo no pude, no pude. Llamé a la enfermera, me puse bien mal. Empecé a hiperventilar y por más que trataba de calmarme, no podía y acabé vomitando”, recuerda Rosaura, quien ni siquiera podía ver escenas de películas en la que se viera sangre.

En la mayoría de los casos, la persona que sufre algún tipo de fobia presenta cuadros de ansiedad severa, que aparecen frente a una situación, tales como: sudoración, respiración anormal, aceleración del latido cardiaco, temblores, escalofríos, dolor en el pecho, mareos y dolor de cabeza, entre otros.

A nivel psicológico se pudieran presentar pensamientos distorsionados respecto a la situación o estímulo. 
Y es que puede hasta afectar la calidad de vida de quien la sufre al registrar ese temor intenso e irracional compulsivo o experimentar esa aversión obsesiva hacia una situación, objeto, animal o persona.

“Muchas veces, las fobias surgen por algún trauma que ocurrió en la niñez, juventud o adultez temprana,  o por algún evento que lo marcó en el subconsciente y le esté causando este problema”, menciona el hipnoterapeuta Axel San Miguel.

Según explica el profesional, a través de la hipnosis —un estado natural de la mente al que todos los seres humanos podemos acceder—, se hace una regresión en la que se llega al subconsciente, en donde se revive el momento y se le cambia el significado a ese evento, que, incluso, puede que la persona ni recuerde que le haya sucedido. 

“Este estado de conciencia ayuda al ser humano a descubrir su poder interno, liberando los bloqueos emocionales y modificando las falsas ideas que nos dimos en vivencias pasadas.  Este estado de consciencia está basado en una relajación profunda, manteniendo nuestra consciencia alerta y amplificada”, indica San Miguel.

Esta técnica, con la que se consigue un estado psicofisiológico diferente del estado de vigilia normal, usualmente se compone de una serie de instrucciones y sugerencias preliminares. Dichas sugestiones pueden ser generadas por un hipnotizador o pueden ser autoadministradas.

Cabe destacar que estar hipnotizado no es estar dormido. San Miguel señala que la conciencia sabe siempre lo que uno experimenta mientras está hipnotizado.

Photo
(David Villafañe / GFR Media)

“Estamos conscientes de lo que sucede a nuestro alrededor.  En dicho estado podemos recordar eventos olvidados, reprogramar conductas, y eliminar dolores, entre otras cosas. La mayoría tiene un concepto equivocado de la hipnosis a causa de la manera en que la han representado en la televisión, películas y otros espectáculos, en donde parece que el hipnotizado está privado y a la merced de lo que el hipnotizador quiera hacer con él, pero eso es falso.  Si en algún momento la persona desea salir de la hipnosis por cualquier motivo, esta puede abrir los ojos e, inmediatamente, y de forma natural, se pondrá totalmente alerta. Nadie puede mantenerla en contra de su voluntad”, enfatiza el profesional certificado por la International Association of Counselors and Therapy (IACT).

En una primera sesión, donde la persona recibirá sugestiones positivas, de bienestar y de cambio, si la persona las acepta, una sola inducción podría ser efectiva y desaparecer esa fobia.  

En el caso de Rosaura, a la semana de haber recibido su terapia de hipnosis para tratar su fobia, acudió al cine a ver una película del famoso vampiro Drácula.  “Ya no me causa nada. Puedo ir, me hacen los análisis de sangre, puedo ver programas de televisión y películas de acción, en los que presentan sangre, y no me causa nada. Fue un proceso bien fácil, en el que tienes autocontrol en todo momento. Estás como en un estado de sueño”, indica la mujer, quien a través de la hipnosis asegura que ha mejorado su calidad de vida. 

Más común
La claustrofobia, que es el miedo al encierro, ha sido el tipo de fobia más común que le ha tocado trabajar con hipnosis a la doctora Lymari Díaz Meléndez, quien es hipnoterapeuta profesional y psicóloga social, quien destaca su efectividad en 100 por ciento. 

“Siempre me escriben un mensaje dejándome saber su logro. Que ya pueden entrar a un ascensor o que pueden entrar a través de las puertas de seguridad del banco y se sienten muy bien al hacerlo. Muchos reaccionan con sorpresa al lograr vencer esa fobia”, dice.  

Recomendaciones antes de una terapia de hipnosis

  • Estar dispuesto a cambiar lo que quiere tratar, querer un cambio en su vida y mejorar.
  • Tener una mentalidad de aceptar las sugestiones que el hipnoterapeuta le dice y creerlo.
  • Una vez se hace la sesión, hay ciertas cosas que van a requerir práctica. Tener la práctica de enfrentarte a esa cosa, animal, persona o situación que te afecta, y hacer una afirmación de que ya no le tienes miedo. “Ya no le tengo miedo a _____”. Lo practicas, te lo dices a ti mismo y lo vas reforzando. 

Inquietudes más comunes acerca de la hipnosis

  • ¿La hipnosis es un sueño? Se puede confundir a una persona en hipnosis con una persona dormida debido a sus apariencias similares: la relajación y los ojos cerrados.  Una persona en hipnosis está alerta, receptiva y con una capacidad de concentración máxima, pero su cuerpo por lo general está totalmente relajado.
  • ¿Voy a perder el conocimiento? El conocimiento no se pierde. Al contrario, la persona está alerta, enfocada y constantemente dialogando con el hipnoterapeuta.
  • ¿Me puedo quedar en estado de trance para siempre? Nadie se ha quedado ni se puede quedar en estado de trance para siempre, debido a que la persona está en control en todo momento.
  • ¿Me pueden obligar a decir y hacer cosas que no quiero? Toda hipnosis es autohipnosis y la persona está todo el tiempo en control. No se puede obligar a nadie a que diga o haga algo en contra de su voluntad y sus principios morales.
  • ¿Las personas de mentes débiles son los únicos que pueden ser hipnotizados? La hipnosis es un estado natural de la mente. Por esta razón cualquier persona que permita ser guiada, puede relajarse o simplemente seguir instrucciones para entrar en hipnosis.
  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba