Loader
Detalles a tomar en cuenta

Guía para el poliamor

Las relaciones emocionales y sexuales entre varios también tienen reglas, aprende cuáles son las básicas

  • Por El Gráfico / GDA
  • 25 SEP. 2018 - 09:27 AM
Photo
El poliamor se basa en el consenso, la comunicación y la honestidad. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Recientemente se habla del poliamor en la televisión, en los sitios para conocer a una potencial pareja y en las universidades. ¿Y qué es el poliamor? Es tener más de una relación emocional o sexual de común acuerdo entre los participantes.

Amar sin poseer, acompañar sin invadir, vivir sin depender. El poliamor puede incluir el intercambio de parejas (swingers) y otras formas de relaciones abiertas. Lo que hace diferente a la relación poliamorosa, de la típica relación con un amante, es el acuerdo claro y abierto del tipo de relación que se sostiene.

Si estás interesado en unirte al clan de los practicantes de las relaciones múltiples, hay ciertas cuestiones a tomar en cuenta para que las relaciones funcionen para los involucrados:

  • Comunicación. Los poliamorosos deben, más que nadie, hablar acerca de sus deseos, necesidades y malestares con respecto a la relación. Se debe llegar a acuerdos respecto a horarios, límites, lo permitido y lo no tolerado. Que sea una relación múltiple no significa que no haya reglas que respetar.
  • Definición de la relación. Algo que puede traer problemas a la relación poliamorosa es no tener claros los límites y acuerdos. Deben evitar el error de muchas parejas monógamas: asumir que ambos entienden lo mismo con respecto a la monogamia. Y no siempre es así: ¿Sé es infiel solo si se tiene coito con otra persona, o coquetear es suficiente para ser infiel? Por desgracia, este no es un tema que usualmente se trate con la pareja. En el caso de los practicantes del poliamor definir la relación, poner los puntos sobre las íes, es esencial. ¿Las parejas alternas se deben conocer entre ellas o no? Un problema que pueden enfrentar las parejas poliamorosas es la distribución del tiempo y espacios, así que hay que llegar a acuerdos con respecto a esto.
  • Sexo seguro. El intercambio de parejas y los compañeros sexuales múltiples obligan a los pluriamorosos a acordar el uso obligatorio de condones. También es necesario conocer la historia de enfermedades de transmisión sexual de los compañeros. Nuevamente, la comunicación directa, en este caso acerca de la salud sexual, es fundamental. En las parejas monógamas es común que, equivocadamente, se piense que el otro nunca va a ser infiel y que si lo es usará protección. Los amantes múltiples no pueden darse el lujo de asumir que así será. Las reglas deben quedar muy claras, pues hay mucho en juego: la salud personal.
  • Celos. Este es otro tema a tratar puntualmente. Aunque no en la misma proporción que en las parejas monógamas, se espera que los celos broten. Y habrá que hablar acerca de los sentimientos y qué hacer al respecto.
  • Independencia. Algo en lo que muchas parejas monógamas fallan es en darle al compañero o la compañera su propio espacio, respetar su independencia. Las personas poliamorosas deberán ser capaces de satisfacer sus diferentes necesidades (afectivas, de compañía, de diversión) con amigos, parejas sexuales, familia, no solo a través de una sola persona, la pareja, en quien comúnmente recaen todas nuestras expectativas.

El poliamor no es: tener relaciones sexuales sin compromiso, orgías anónimas, encuentro de una sola noche, sexo ocasional, prostitución. El poliamor se basa en el consenso,  la comunicación y la honestidad.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba