Loader
Estudiantes sobresalientes

Destinadas a continuar sus investigaciones de cáncer en Francia

Dos universitarias destacadas del grado doctoral de la UPR fueron seleccionadas para una beca en STEM que fomenta las colaboraciones entre equipos de investigación

Photo
Las estudiantes de grado doctoral de la Facultad de Ciencias Naturales de la UPR, Julissa González Villegas y Lauren Fernández Vega. (Suministrada)
  • Compartir esta nota:

Hay oportunidades que no se deben desaprovechar, de eso estaban claras Julissa González Villegas y Lauren Fernández Vega cuando se les presentó la posibilidad de presentar sus respectivas propuestas de investigación para competir contra numerosos estudiantes de prestigiosas universidades estadounidenses. El esfuerzo valió la pena, ambas coinciden.

Aunque no es usual que seleccionen a dos estudiantes de la misma institución universitaria, esta vez con incredulidad y emoción, las estudiantes del grado doctoral en Química de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Recinto de Río Piedras, recibieron la gran noticia de haber ganado la Beca Chateaubriand, que es otorgada por la Embajada de Francia en los Estados Unidos, para continuar sus investigaciones de cáncer en la Universidad de Nantes y la Universidad de Investigación PSL, respectivamente.

Ante la preocupación sobre la proliferación del cáncer, siendo la segunda causa de muerte en el mundo, así como de los efectos secundarios de sus tratamientos, con gran dedicación han puesto en marcha sus investigaciones.

En el caso de Julissa González Villegas, su trabajo investigativo consiste en el desarrollo del sistema de acarreo de drogas. “Trabajamos con un compuesto llamado fosfato de circonio, que funciona como un “carrito” para llevar drogas anticáncer; que este pueda contener la mayoría de los fármacos y llevarlos directamente a las células cancerosas. De esta manera, eliminar los efectos secundarios que pudieran tener la mayoría de los fármacos quimioterapéuticos, como son la caída del cabello, los problemas con los riñones y los problemas cardiacos, entre otros”, explica la estudiante, quien trabaja su tesis en el laboratorio del doctor Jorge L. Colón. 

González Villegas partirá hacia Francia en octubre por un periodo de seis meses, donde trabajará la tercera fase de su proyecto, que consiste en la modificación de la superficie de este carrito para aumentar la biocompatilidad en el sistema fisiológico del cuerpo.

“Una de las ventajas de haber recibido esta beca es que allá tienen un instrumento para analizar específicamente superficies de materiales sólidos, que se llama resonancia magnética nuclear en estado sólido. Esto nos permite analizar las superficies de nuestros materiales. Por lo menos, en la UPR se está tramitando para conseguir un instrumento como este, pero eso no se ha concretado. Así que puedo adelantar esa parte en Francia con dicho instrumento”, cuenta la joven al señalar que trabajará con el profesor Bruno Bujoli, cuyo laboratorio de investigación se concentra en la modificación de superficies de materiales inorgánicos.

Al culminar esos seis meses, la estudiante producto del sistema público de Puerto Rico desde el nivel elemental, planifica completar los estudios celulares que le falten en colaboración con el Centro Comprensivo de Cáncer, con la doctora Magaly Martínez, y luego pasaría a escribir la tesis.

“Estos son los resultados de tener la buena educación en Puerto Rico, un sistema que está siendo bien atacado en estos días”, dice con orgullo, al destacar que para ella esto no ha sido ninguna limitación. Es un logro grande el hecho de que haya podido ganar esta beca y representar no solamente a la gente de Puerto Rico, sino a mi laboratorio, a mi familia, a la mujer puertorriqueña y, sobre todo, a los latinos”, expresa González Villegas.

Por otra parte, Fernández Vega explica que en el laboratorio del doctor Arthur Tinoco del recinto riopedrense trabaja con varios compuestos para tratar el cáncer, pero que tienen la particularidad, así como pasa frecuentemente con la quimioterapia, que no solo dañan el tejido cancerígeno, sino que perjudican el tejido sano.

“La idea del proyecto es hacer que estos compuestos que utilizamos en el laboratorio vayan directamente al tejido cancerígeno. Para eso estamos usando péptidos, que son moléculas que encontramos en nuestro cuerpo, para que vayan directamente a un receptor que está en las células cancerígenas. Es decir, es una manera de engañar a nuestro cuerpo para que crea que es algo propio, pues se sabe que si algún ente extraño entra al cuerpo, el sistema inmunológico lo atacará. Si lo camuflas con algo que tu propio cuerpo tenga, es más fácil que llegue a donde tú quieres”, narra la joven de nacionalidad colombiana, quien ha enfocado su investigación en el cáncer del pulmón.

La estudiante, que llegó a Puerto Rico hace tres años para realizar su doctorado, partirá a Francia en febrero del año próximo durante cuatro meses, donde hará estudios en células “in vivo”, puesto que tienen disponibles los ratones que normalmente se utilizan para estos estudios.

“Podré hacer estudios con nuestros compuestos, además de que ellos tienen otra facilidad de hacer radioimagen, en la que se puede observar más o menos cuál es el efecto que está haciendo el compuesto dentro del ratón mientras está vivo”, señala la estudiante, quien espera obtener la suficiente información y  resultados para poder trabajar su primera publicación.

“Nunca se debe desaprovechar la oportunidad. A veces, uno ve las cosas un poco difíciles porque ves el nivel de exigencia de  becas como esta y de pronto crees que no eres capaz de hacerlo, pero nunca está de más intentarlo y hacer el esfuerzo. Incluso, se adquiere experiencia, que es la que cada día te va a llevar más lejos”, asegura Fernández Vega, quien dice que fue fascinante enterarse de que ella y su compañera de la misma universidad, con quien había trabajado en conjunto, fueran merecedoras de la beca y lo declara como que resultó ser una felicidad completa.

“El esfuerzo que las dos hicimos para completar todo el proceso de verdad que valió la pena”, declara.

Beca Chateaubriand

La Beca Chateaubriand en el área de STEM (ciencia, tecnología, inglés y matemáticas), creada en 1981, busca iniciar o fomentar colaboraciones entre los equipos de investigación de Francia y Estados Unidos. Más de 750 ciudadanos estadounidenses han sido recipientes de esta beca otorgada por la Oficina de Ciencia y Tecnología (OST,  en inglés) de la Embajada de Francia en asociación con universidades estadounidenses y organizaciones de investigación francesas como Inserm e Inria.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba