Loader
Prevención

Crean la primera guía para proteger a menores en emergencias

Lee algunas recomendaciones generales para las familias que aparecen en la guía

Photo
La guía está disponible gratis, para que toda aquella entidad, agencia, centros o familias que tengan menores bajo su responsabilidad. (Suministrada)
  • Compartir esta nota:

Tras la experiencia vivida con el paso del huracán María por Puerto Rico, los miembros de la Red de Albergues, Instituciones y Centros para Menores de Puerto Rico (RACIEM-PR), elaboraron la primera Guía para la Protección de la Niñez y la Adolescencia en Situaciones de Emergencia o Desastres. 

“Después del huracán María nos dimos cuenta de la vulnerabilidad de nuestras organizaciones y de los centros de niños y niñas. Conscientes de que la protección de los niños y niñas nos toca a todos, y amparados en el artículo de la corresponsabilidad de la Ley 246, quisimos formar parte activa del plan de lo que va a ser la respuesta de la próxima temporada de huracanes. Sabíamos que no le toca solo al gobierno y de ahí surge nuestro interés en desarrollar esta guía práctica, para tener una herramienta de recomendaciones puntuales que sirvan a todos los niveles: familiar, comunitario y de país”, señala Marcos Santana Andújar, presidente ejecutivo de RAICEM-PR.

La elaboración de estas recomendaciones estuvo a cargo de un equipo de profesionales compuesto por trabajadores sociales, psicólogos y especialistas en temas de niñez y adolescencia. Las mismas tienen como propósito, brindar recomendaciones y acciones prácticas para la protección de los derechos de los menores. 

Por su parte, Elba Iris Rabell Berríos, consultora en Comunicaciones y Relaciones Públicas de la organización, informa que la guía está disponible gratis, para que toda aquella entidad, agencia, centros o familias que tengan menores bajo su responsabilidad, se beneficien de la información contenida en esta.  

“Aspiramos poder educar, para que todos puedan responder de forma adecuada ante cualquier situación de emergencia, y aseguren el bienestar y garanticen los derechos de los niños y niñas”, agrega Santana Andújar. 

“El único requisito para adquirir esta guía gratis es que las personas tomen el taller de capacitación que ofrecemos. Solo deben llamarnos para coordinar el lugar y el día”, asegura Rabell Berríos. 

Para sacar cita para participar del taller de capacitación y obtener la guía de RACIEM-PR llame al 787-510-6506. 

RACIEM-PR ofrece anualmente servicios a unos 2,500 menores sobrevivientes de violencia entre las edades de 0 a 21 años. Es una organización aliada a redes similares en otras jurisdicciones de lEstados Unidos y otros países de América Latina. En la actualidad, agrupa 104 albergues, instituciones y centros que ofrecen servicios a menores sobrevivientes de maltrato de todos los municipios de Puerto Rico. 

Algunas recomendaciones generales para las familias que aparecen en la guía:

1. Trate de mantener la calma - Mantener la serenidad y actuar de forma tranquila y responsable. Los niños son extremadamente atentos con las reacciones de sus madres, padres y cuidadores durante momentos de alto estrés, y normalmente manifiestan comportamientos de acuerdo a lo observando en los adultos.

2. Desarrollar plan de escape - Una vez realizado, todos los niños del centro u hogar, deben  tener conocimiento de la ruta de desalojo, de tal modo que, al momento de ser necesario, puedan responder al mismo. Ésta logística debe ser practicada una vez cada seis meses.

3. Evitar las conversaciones con otros adultos sobre las tormentas, inundaciones en presencia de los niños - Esto puede causarles mayores niveles de ansiedad ante el evento. 

4. Asegurar abastos de alimentos- Deben estar almacenados en un ambiente seguro y con la temperatura adecuada. La cantidad de alimentos debe ser suficiente para satisfacer la necesidad de la familia por al menos un mes. Entre el inventario deben incluir alimentos para el desayuno, almuerzo, cena y meriendas.

5. Esperanza a los niños - Dígale a los niños en repetidas ocasiones antes, durante y hasta después del paso del huracán que ellos estarán protegidos y seguro.

6. Almacenar suficiente agua - Esta debe servir para el aseo personal y del lugar y para tomar. Ésta debe permitir  mantener el saneamiento del lugar, de forma que pueda evitar infecciones o enfermedades por falta de higiene. 

7. Documentos personales - Los documentos de  los niños deben asegurarse en bolsas plásticas selladas que incluya una foto con el nombre y apellidos, tarjeta del plan médico, certificado de nacimiento, etc. Asegure, además, que sus niños puedan guardar artículos personales que sean apreciados y reconfortantes para ellos.

8. Permitir a los niños realizar las preguntas  que tengan sobre el huracán - Se debe compartir información de manera sencilla, clara y directa cuando se contesten las preguntas.

9. Limite la exposición de los niños a los medios de comunicación - A menudo los medios de comunicación mostrarán imágenes perturbadoras y descripciones del huracán y los daños causados por éste, lo que puede aumentar el nivel de ansiedad de los niños.
 
10. En la medida de lo posible mantenga a los niños su rutina diaria (hora de comer, dormir, jugar, etc.) - De esta  manera les ayudará a mantener orden y control ante la adversidad que pueda generar el huracán. La falta de acceso a servicios de electricidad puede afectar algunas actividades, es una buena oportunidad para inventar actividades nuevas.

11. Dialogar con los niños sobre la recuperación familiar y comunitaria - Debe integrar a los niños de forma activa en los planes y actividades para lograrla.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba