Loader
Cómo lidiar con ambos

Chismes o rumores en el ambiente laboral

Manejarlos es esencial para mantener un entorno laboral saludable

Photo
Los pasillos de las empresas suelen ser el lugar principal donde se originan los rumores. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Los rumores y los chismes son conductas comunes en el ambiente laboral. Sin embargo, como menciona Ramón Rodríguez Montalbán, director del Programa de Psicología Industrial Organizacional de la Universidad Carlos Albizu (UCA), es importante hacer una distinción entre ambas, ya que, aunque suelen confundirse, no son lo mismo.

¿Qué es un rumor?
“El rumor es una información que surge en el contexto organizacional cuando hay ambigüedad o existe un vacío de información y las personas tratan de darle sentido a ese vacío”, explica el también doctor, quien añade que “se trata de llenar el vacío con información que no sabemos si es  cierta o no”.
Usualmente, explica el psicólogo industrial organizacional, los rumores que circulan en las organizaciones giran en torno a cambios en la estructura laboral, posibles fusiones, despidos y otras. “Incluso, el rumor no tiene que ser solamente sobre algo negativo”, añade.

Los rumores pueden provenir tanto de los empleados como de la administración, lo cual, a juicio del psicólogo organizacional se da más en organizaciones donde existe una carencia de transparencia y de estilos de liderazgo apropiados para implementar cambios de forma efectiva.

¿Cómo se transmite? 
“A través de las redes sociales y, cuando hablo de redes sociales, hablo de esta estructura de comunicación que se da dentro del contexto organizacional, porque quizás se lo digo a mi compañero de al lado, e incluso lo llamo por teléfono o le envío un texto”, explica Rodríguez Montalbán. El advenimiento de aplicaciones móviles facilita el esparcimiento de los rumores, que suelen aumentar a niveles insospechados y van incidiendo en el tono organizacional. “Cuando la organización no atiende los vacíos de información, la moral del grupo de trabajo comienza a bajar y disminuye la productividad”, señala el profesor de la UCA.

El chisme es otra cosa
El doctor Rodríguez Montalbán define el chisme como una conversación valorativa sobre una persona que, por lo regular, no está presente cuando se habla de ella. “El chisme, a diferencia del rumor, se va a enfocar en la vida personal de los individuos”, destaca el profesor, quien  agrega que los más comunes tienen que ver con cómo se viste una persona, sus problemas personales o familiares, sus relaciones o su sexualidad, entre otros.    

Al igual que el rumor, los chismes pueden crear un mal clima laboral, incidir en las relaciones interpersonales de los empleados y causar estrés o conflicto dentro de la organización.

De pasillo...
Para abundar un poco más sobre este tema en la isla y cómo se generan los rumores en las organizaciones públicas y privadas, el doctor menciona una investigación de su colega, Miguel Martínez Lugo, la cual encontró que en las organizaciones privadas la forma de transmitir los rumores tiende a ser más de boca a boca y por vía telefónica, mientras que en las organizaciones públicas se transmiten más de boca a boca y a través de las redes sociales.

¿Dónde se inician los rumores? Si has escuchado la frase “rumores de pasillos”, este estudio valida esta noción, ya que este suele ser el lugar principal donde se originan los rumores, seguido de la cafetería. En las organizaciones públicas los rumores tienden a iniciarse en las oficinas o cubículos.

Cómo lidiar con ambos
“Tiene que haber una agenda de transparencia por parte de la organización. Es decir, liquidar el rumor rápido, salvaguardando los procesos que se van a llevar, y los aspectos legales y procesales”, destaca Rodríguez Montalbán. 

“Cuando se  generan rumores hay que hacer un proceso reflexivo sobre cómo se está manejando la información y cómo la gente percibe la manera en que se está manejando la información”, sostiene el profesor.

En cuanto a los chismes, opina que la organización debe evitar fomentar los comentarios peyorativos, que generen chismes sobre las  personas. 

“Los chismes van dirigidos a mancillar o a destruir la dignidad del ser humano porque se está diciendo algo de una persona que, quizás, no tendríamos la valentía de decírselo de frente”, alega Rodríguez Montalbán. Aconseja que si una persona tiene conocimiento de que están hablando de ella, debe  preguntarle directamente a las personas implicadas qué está ocurriendo para ponerle límite a la situación.

¿Chismoso?

 ¿Piensas que los “rumores” que esparces sobre una persona en el lugar de trabajo no son chismes? La versión electrónica dela revista Inc. ofrece cuatro puntos que debes evaluar:

  1. ¿Al conversar sobre una persona te alegran sus desgracias?
  2. ¿Tiene la conversación una carga emocional negativa o parece perpetuar el conflicto o la negatividad?
  3. ¿Lo que dices hiere o daña la dignidad de la persona de la que estás hablando? ¿Le dirías a la persona de frente lo que estás diciendo a sus espaldas?
  4. ¿Estás esparciendo 'rumores' sin fundamentos sobre la vida personal o el trabajo de una persona sin que ella lo sepa?

El doctor Rodríguez Montalbán señala que esta conducta es común tanto en hombres como en mujeres y aunque no podemos controlar lo que a gente dice sobre nosotros, sí podemos controlar cómo respondemos a lo que la gente diga, finaliza diciendo el pisólogo industrial organizacional.

  • Compartir esta nota:

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba