Loader
Prevención

Ajuste quiropráctico para los más chicos

Hoy día los niños y jóvenes están cambiando la estructura de la columna vertebral de sus cuerpos debido a ciertas posturas

Por lo regular los niños presentan muchos síntomas físicos desde temprana edad como dolor de cuello, de piernas o en la espalda baja. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

La gran mayoría de los adultos padecen de algún tipo de molestia en la espalda o cuello. Sin embargo, casi nadie sabe que estos problemas se pudieron haber evitado si se hubieran tratado desde la infancia. 

“Normalmente pensamos que el cuidado quiropráctico es solamente para adultos o personas mayores que presentan algún tipo de dolor en la espalda o dolor de cuello”, indica el doctor Raheli De Jesús, quiropráctico. “Tenemos que darnos cuenta de que el cuidado quiropráctico, donde se le da énfasis a la columna vertebral y al sistema nervioso, va mucho más allá”.

Según el quiropráctico, por lo regular los niños presentan muchos síntomas físicos desde temprana edad como dolor de cuello, de piernas o en la espalda baja y, en la mayoría de los casos, son ignorados. Sin embargo, cuando el niño pasa a la adolescencia, se encuentran condiciones que se pudieron evitar antes de su desarrollo o antes que se expresaran con mayor magnitud. 

A qué se deben los dolores
Hoy día los niños y jóvenes están cambiando la estructura de la columna vertebral de sus cuerpos debido a ciertas posturas, tal y como comenta el doctor De Jesús García. Por ejemplo, puede que estén mucho tiempo sentados en su escuela o que pasen muchas horas jugando vídeojuegos. Al cambiar la estructura de la columna vertebral, que es la casa del sistema nervioso, se pueden crear limitaciones al sistema nervioso y crear los síntomas que se están viendo tales como la escoliosis y las curvaturas en la columna vertebral, donde se presenta mucho dolor de cabeza, migrañas, adormecimiento de las extremidades en niños de 9 a 14 años. 

“En ocasiones, cuando evalúo a los niños en la oficina, me percato que ya a esa temprana edad presentan inclinaciones en los nervios, de un nivel moderado entrando ya a severo”, comentó el Dr. De Jesús Raheli, quien atiende en el Manatí Chiropractic Center.

“De hecho, hemos tenido muchos bebés que llegan a nuestra oficina con tortícolis o con reflujo, que son dos de las condiciones más comunes que recibimos y tratamos. Cuando se trabaja en todas estas situaciones, a base de ajustes quiroprácticos, vemos cambios drásticos para bien en la salud del paciente”, dice.

Para el doctor en quiropráctica, el mensaje es claro: prevención. “Como padres, no debemos esperar a que el niño tenga un problema grave en la espalda para buscar una solución. Debemos prevenir para evitar toda esta cadena de síntomas que después se desenlazan en condiciones o enfermedades que se pudieron haber evitado”, añadió el Dr. De Jesús García.

“Es por eso que no tenemos que esperar a que nuestros niños presenten síntomas. Desde que nacen, los niños deberían tener un cuidado de su columna vertebral, algo que les será de gran beneficio para su futuro”, concluye.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba