Loader
¿Apuntarse el baño?

10 tips para darte cuenta si te estás bañando demasiado seguido

Investigaciones recientes sostienen que ducharse demasiado podría tener un impacto negativo en el microbioma de nuestro cuerpo

  • Por La Nación / GDA
  • 04 OCT. 2018 - 1:30 PM
Photo
Bañarse demasiado irrita la piel, seca el pelo y hasta puede cambiarnos el color. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Investigaciones recientes sostienen que ducharse demasiado podría tener un impacto negativo en el microbioma de nuestro cuerpo. Según expertos, si nos bañamos todos los días estamos quitando de nuestro cuerpo la población de bacterias amigables que nos mantienen saludables. Por otro lado, dermatólogos aseguran que enjabonarse con demasiada frecuencia puede dañar su piel y su cabello.

Pero, ¿cómo darse cuenta que el exceso de higiene nos está complicando la salud? Los médicos dieron algunos tips.

1- Tu pelo siempre está grasoso:

Cuando nos bañamos demasiado seguido le sacamos al pelo los aceites naturales y eso puede hacerlo más grasoso ya que el cuero cabelludo piensa que necesita reemplazarlos, y así los produce en exceso, comenta la estilista Carolyn Aronson a Bustle.

El truco consiste en limpiar el pelo lo suficiente para eliminar la suciedad y el exceso de aceite sin secarlo. Aronson recomienda el uso de champús sin sulfato y la aplicación de un acondicionador ligero en las puntas para evitar cargar sus raíces con un producto pesado.

2- Se te seca la piel

La característica de la piel seca y escamosa puede tener diferentes causas, pero una de ellas puede ser por tomar muchas duchas calientes largas ya que eso puede estar dañando tu piel.

"Permanecer demasiado tiempo lava los aceites de la piel", admite la dermatóloga Carolyn Goh y agrega: "al eliminar dichos aceites, los que retienen la humedad y la mantienen suave, puede hacer que su cutis se vea opaca y seca.

"En ocasiones, puede haber una razón para ducharse dos veces al día", comentó la doctora Jessica Krant, dermatóloga certificada por la junta de la Academia Americana de Dermatología. "Pero, esas deberían ser duchas extremadamente cortas ", aclaró.

Nuestra piel está formada por varias capas, la capa externa se llama estrato córneo o "capa córnea". Esta capa está formada por células de la piel endurecidas y muertas que se mantienen unidas por compuestos grasos y eso ayuda a proteger la piel.

Cuando pasamos la esponja seguido lo que hacemos es cortar esta capa protectora de la piel. Mientras más duchas tomás, más frecuentemente ocurre este daño y menos tiempo tiene tu piel para repararse a sí misma a través de la producción de aceite natural.

4- Tu piel siempre parece estar irritada

"Las duchas y los baños calientes pueden inflamar la piel, causar enrojecimiento, picazón e incluso descamación, similar a una quemadura solar, y pueden alterar el equilibrio natural de humedad de la piel, privándole de los aceites naturales, grasas y proteínas que la mantienen sana. Según el Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh.

En lugar de frecuentes duchas de agua caliente recomiendan duchas frías o tibias solo unas pocas veces a la semana.

5 - Tienes caspa

La estilista Tonya Le sostiene: "Minimizar las sesiones de champú ayudará a que las glándulas sebáceas tengan la oportunidad de hacer su trabajo y calmar el cuero cabelludo de forma natural".

La sindicaciones son simples: probar a ver si los baños sin champú y bajar la temperatura del agua mejoran la situación. Darle a tu cuero cabelludo la oportunidad de regularse podría ser la solución a tus problemas de caspa.

6 - Tu pelo rizo se rompe fácilmente

La limpieza no es garantía de una buena salud para nuestro pelo rizo. Los expertos dicen que demasiado lavado en realidad puede hacer que sus mechones sufran.

El pelo se vuelve más liso y también comienza a carecer de brillo, así que hay que usar productos hidratantes para peinar que ayudarán a restaurar las cutículas del cabello al hacerlas más suaves y manejables.

7- Tu pelo pierde color

La peluquera Kerrie Urban dijo al diario Elite Daily que "los minerales en el agua de la ducha pueden apagar a las rubias, despojar el color de los rojos y hacer que las morochas pierdan riqueza".

Para frenarlo recomiendan bajar la cantidad de duchas y cambiar a un champú protector del color para reducir al mínimo la pérdida del mismo.

8- No ducharte después de hacer ejercicio puede ayudar

Si bien una dosis de jabón y agua caliente puede ser muy necesaria después de una larga sesión de gimnasia, pero si acabas de elongar y no estás realmente tan sudado, podrías saltarte el baño.

El peluquero Julien Farel sostuvo que, en muchos casos, enjabonarse en la ducha después del gimnasio es excesivo. La sal en el sudor puede dar textura al pelo. Pero no podemos saltearnos la ducha, Farel recomienda simplemente enjuagarnos con agua sin jabón.

9- Te pica el cuero cabelludo

El champú con demasiada frecuencia puede eliminar la acidez natural del equilibrio del pH del pelo y eso puede provocar picazón en el cuero cabelludo.

Lavarse con champú debe limitarse a una o dos veces por semana", dijo el maestro barbero Arthur Reamir. "Esto se debe a que los productos químicos para el cabello alteran la acidez natural y el equilibrio del pH del cabello y pueden llevar a un cuero cabelludo muy poco saludable".

10- Difícil de peinar

La idea es peinarse con una mano y no con las dos, pero si últimamente te encuentras luchando para poder peinarte, tal vez las duchas frecuentes sean las culpables.

La estilista Carolyn Aronson explicó al medio Bustle que el lavado excesivo hace que la cutícula del cabello permanezca abierta y eso puede hacer que la textura se seque y quede muy rizada.

Una clave: no hacer tanta espuma con el shampoo al ducharse.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba