Loader
Guerrera contra el cáncer

Más fuerte contra el cáncer

Jessie Reyes, la protagonista del vídeo de Daddy Yankee, “Yo contra ti”, comparte su proceso al batallar contra el cáncer de seno

Photo
Su nombre es Jessie Reyes, pero sus familiares y amigos la llaman Jessie Kings, en alusión a su apellido traducido jocosamente al idioma inglés.`(Vanessa Serra / GFR Media)
  • Compartir esta nota:

Es menuda, pero su chispa es innegable. Más que su cabello corto, llaman la atención su sonrisa, siempre a la vista; y sus ojos rasgados, que, curiosamente, también sonríen. Al verla, no se podría sospechar que ha librado una de sus más grandes batallas. Al conocerla, no queda más que pensar que es una guerrera que, en el proceso, ha experimentado una metamorfosis física y espiritual que la ha fortalecido y le ha brindado un nuevo propósito.

Su nombre es Jessie Reyes, pero sus familiares y amigos la llaman Jessie Kings, en alusión a su apellido traducido jocosamente al idioma inglés. Y, en el encuentro con Por Dentro, que se dio en las instalaciones de Susan G. Komen en Puerto Rico, se sinceró y compartió parte de sus experiencias al lidiar con el cáncer de mama que le fue diagnosticado en febrero de 2017.

“¿Qué conocías de Susan G. Komen antes de tu diagnóstico?”, fue la pregunta inicial. “Antes de yo ser diagnosticada con cáncer sabía de qué se trataba Susan G. Komen y qSue la organización ayudaba a mujeres que padecían de cáncer de seno, pero no estaba tan involucrada, porque uno no se involucra tanto hasta que le toca vivir la enfermedad”, comenta, al mencionar que fue a través de su oncóloga, la doctora Wandaly Pardo, que se da la oportunidad de conocer más de lleno la organización y de convertirse en una portavoz de su mensaje para salvar vidas en y fuera de la isla.

Y, en este proceso, se ha transformado en una Jessie, que, aunque, en esencia, continúa siendo la misma, es diferente. 

“Esta es otra Jessie, totalmente”, sostiene, aunque acepta que siempre fue una chica alegre, una positiva y capaz de lograr siempre de lograr cualquier cosa que se propusiera en la vida. “Eso no ha cambiado; eso es parte de mi esencia y de mi personalidad”, continúa diciendo, al relatar que el cáncer la convirtió en una chica más segura de sí misma.
“Me encuentro ahora más segura y más firme en mis decisiones, con más metas, porque la verdad es que al tener una enfermedad la vida y tu manera de verla es totalmente diferente”, replica mientras recalca que “la vida es tan corta y cambia en cuestión de segundos. Por eso vivo mi día como si no existiera el otro”.

El inicio: una visita de rutina

Jessie comenta que siempre ha sido muy puntual con sus visitas al ginecólogo y que gracias a una de esas visitas, su médico, el doctor Jorge Ostolaza, pudo palpar una masa minúscula en su seno izquierdo, de la cual ella no se había dado cuenta.

De ahí siguieron todos los exámenes de rigor, la mamografía, la sonomamografía y la biopsia, hasta recibir los resultados que nunca llegó a imaginar: tenía cáncer. Y, aunque fueron momentos de incertidumbre, no se dejó abatir. Para su sorpresa, las pruebas genéticas resultaron negativas, a pesar de que, por parte de padre, había historial de cáncer de mama. Por eso, alerta a las mujeres a no descuidarse aunque no tengan un historial familiar de cáncer de mama.

Luego de la quimioterapia, que tomó de abril a julio de 2017, le siguió, más recientemente, la mastectomía de su seno izquierdo. Esta fue realizada por el cirujano plástico y reconstructivo Joel Toro. Si bien la cirugía no era algo que tenía que hacer definitivamente, ya que su cáncer no era agresivo y estaba encapsulado, sí era la mejor opción para ella, por su edad y para evitar la recurrencia.

Cerca del enemigo

Aunque la Jessie fuerte siempre estuvo presente, admite que el miedo a lo desconocido y la incertidumbre sobre lo que se iba a encontrar fueron aspectos con los que tuvo que lidiar. 

“No sabía a lo que me iba a enfrentar, pero lo tomé tranquila, en paz y rodeada de gente que me quiere y de gente positiva. Tuve mi paz mental y espiritual, evité el estrés y traté de que mi día a día fuera lo más lindo posible, dentro de la situación”. Añade que el apoyo de su familia y de sus amistades fue esencial para recuperarse, así como el apoyo de su centro de trabajo. Además, contar con un seguro suplementario de cáncer ha sido una herramienta importante que le ha ayudado a enfrentar algunos de los gastos relacionados a la enfermedad.

“Gracias a Dios, antes de que me diagnosticaran cáncer yo tenía seguro médico y también tenía seguro de vida con todas las pólizas: de cáncer, de accidente, de incapacidad… la gente le pone seguro a un celular, pero no le pone seguro a su vida. Tú no sabes, la vida da vueltas. Yo era una persona extremadamente saludable. Yo no padecía de nada y, mira, me tocó a mí. El cáncer no discrimina. Cuando te ataca, no le importa que tú seas saludable, que comas bien, que hagas ejercicio. Eso no tiene nada que ver. Él es ciego a todas esas cosas. La vida es así”, reflexiona.

Sin embargo, en el proceso ha conocido a su mayor enemigo de cerca. Y, para la vivaracha Jessie ha sido una bendición, pues, a través de la educación ha conocido más sobre el cáncer y no solo ha dejado de temerle, sino que también le ha permitido llegar a muchas personas con su mensaje. 

Esto ha sido más evidente luego del lanzamiento del vídeo Yo contra ti, donde la música y el mensaje del himno de guerra contra el cáncer compuesto por Daddy Yankee en un acuerdo de colaboración con Susan G. Komen parece apoderarse de su ser, convirtiéndola, literalmente en una guerrera. Allí no interpretó, sino que dejo salir su verdadero sentir, hablándole directamente a la imagen de su tumor. Allí, Jessie le hizo claro, una vez más, que no le temía.

Para la joven, que ha contado, además, con el cuidado de otros profesionales de la salud como la doctora Viviana Negrón, su cirujana oncóloga, en este proceso siempre ha dicho que Dios obra de manera tan espectacular pues le ha puesto al mejor equipo, “Dios me dijo, ‘Jesse, esto es para ti’, y no me puedo quejar”.

“Mi consejo para toda esa gente es que luchen por su vida. La vida es tan hermosa y tan corta que caminar sufriendo no vale la pena. Tienes que continuar, por tu familia y por la gente que te quiere, pues siempre va a haber quien te va a apoyar”, sostuvo, finalmente, para añadir que “este es un proceso que si te toca, te toca… nunca se rindan, pero sobre todo, acéptense, ámense y vivan al máximo siempre”.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba