Loader
Maneja la ira y el estrés

Rabietas que matan

Por primera vez se sabe con certeza que las rabietas, el mal genio y la ira pueden aumentar el riesgo de morir de un infarto o de un derrame cerebral

  • Por El Tiempo / GDA
  • 11 ENE. 2018 - 12:27 PM
Photo
(Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Aunque todo el mundo lo dice y puede estar en el imaginario de la gente, por primera vez se sabe con certeza que las rabietas, el mal genio y la ira pueden aumentar el riesgo de morir de un infarto o de un derrame cerebral. Esta premisa, basada en un estudio de la Universidad de Harvard, donde se dieron a la tarea de analizar miles de historias clínicas, no hay que tomarla a la ligera, dados el agite y las exigencias del mundo de hoy.

Los expertos señalan que la posibilidad de sufrir un infarto es cinco veces mayor en aquellos que se salen de casillas más de tres veces a la semana que en cualquier persona, condición que a la vez triplica esta eventualidad de padecer una hemorragia cerebral. Y si bien las causas directas aún no están claras, se infiere que el estrés crónico, con su aumento de sustancias que afectan el corazón y la proclividad de quienes lo padecen por hábitos poco saludables como fumar, consumir alcohol o sustancias psicotrópicas, se lleva la mayor carga de responsabilidad en estos desenlaces.

Hay que tomar en serio el asunto, máxime cuando la mayor parte de la población está expuesta de forma cotidiana a factores que sacan de quicio y cuando la tolerancia es una de las cualidades de las que menos echan mano los colombianos a la hora de enfrentar problemas, incluso de poca monta. De ahí que, al comenzar el año, no sobra decir esto a manera de advertencia y tener como un propósito vital el aprender a manejar la ira y el estrés como un elemento de protección cardiocerebral fundamental.

La recomendación es sencilla: empezar a controlar los episodios de disgusto, para no incrementar las cifras de enfermos y muertes, como consecuencia de esas rabietas que matan. Y no se trata de ser pasivo ni de poner la otra mejilla; simplemente, de controlar las emociones, de darle a cada cosa su valor y de saber que razonar y argumentar frente a cada situación son las mejores medidas para ahorrar en vida y en bienestar. Más tolerancia y menos gritos debe ser la consigna para este año. 

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba