Loader
Agenda de salud

6 consejos para tener una mejor salud en el 2018

Los CDC ofrecen guías sencillas para que cumplas tus resoluciones de salud

  • Por Redacción de Por Dentro
  • 07 ENE. 2018 - 12:00 PM
Photo
Un plan de alimentación saludable es esencial para mantener la salud durante todo el año. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

El inicio de cada nuevo año está de lleno de resoluciones e intenciones tan variadas como personas hay. Sin embargo, algunas de las resoluciones que más se repiten, año tras año, están relacionadas a lograr cambios de estilos de vida que nos lleven a tener una mejor salud.

Aunque pueda parecer difícil, la realidad es que establecer metas pequeñas, que podamos alcanzar poco a poco y sin añadir un elemento de estrés adicional a nuestras vidas es lo más recomendable.

A continuación, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) ofrecen los consejos para que tu año 2018 sea el más saludable que hayas tenido.

1. Los CDC recomiendan hacer una cita para hacerse un examen físico general y para discutir las pruebas de cernimiento y exámenes necesarios, según tu edad y estado de salud. En esta visita también se evaluará la necesidad de vacunas. Este es también un buen momento para visitar al dentista y al oftalmólogo. Los exámenes y las  pruebas de detección rutinarias pueden ayudar a encontrar problemas antes de que comiencen. También pueden ayudar a detectar condiciones de salud en forma temprana, cuando hay mejores posibilidades de tratamiento y cura, como puede ser el caso del glaucoma.

2. Lávate las manos frecuentemente con agua y jabón para prevenir la propagación de infecciones y enfermedades. Los CDC establecen que el lavado de las manos incluye cinco pasos simples y eficaces: mojar, enjabonar, restregar y secar. ¿Cuándo debes lavarte las manos?: antes, durante y después de preparar la comida; antes de comer; antes y después de atender a alguien que esté enfermo; antes y después de tratar una cortadura o herida; después de ir al baño; después de cambiarle los pañales a un niño o limpiarlo después de que haya ido al baño; después de soplarse la nariz, toser o estornudar; después de tocar animales, sus alimentos o sus excrementos; después de manipular alimento o golosinas para mascotas; y después de tocar basura.

3. Elige alimentos saludables. Un plan de alimentación saludable resalta la importancia de las frutas, las verduras, los granos enteros, la leche y los productos lácteos descremados o con bajo contenido de grasas. También incluye: carnes magras, aves, pescados, frijoles, huevos y frutos secos; y tiene un bajo contenido de grasas saturadas, grasas trans, colesterol, sal (sodio) y azúcares agregados.

4. Realiza actividad física. Comienza poco a poco: trata de usar las escaleras en lugar del ascensor o estaciona más lejos de tu destino. Los adultos deberían realizar por lo menos 2 horas y media de actividad física de intensidad moderada a la semana.*

5. No fumes. Pregúntale a tus médicos de cabecera cuál es la mejor manera de dejar de fumar. Si estás listo, puedes utilizar recursos como llamar al 1-855-DÉJELO-YA (1-855-335-3569) o al 1-800-QUIT-NOW (1-800-784-8669, para personas que hablan inglés) para obtener recursos gratuitos que incluyen asesoría para dejar de fumar, un plan para dejar de fumar, materiales educativos y remisiones a otros recursos. El horario es de lunes a viernes de 9:00 a.m. a 9:00 p.m. y sábados, domingos y días feriados de 9:00 a.m. a 6:00 p.m.

6. Duerme lo suficiente. No dormir lo suficiente se asocia a múltiples enfermedades y condiciones crónicas de salud como: diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, obesidad y depresión. Los adultos necesitan siete horas o más de sueño por noche.

En el caso de los niños, Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, adscrita a los Institutos Nacionales de la Salud, explica que cada control pediátrico incluye un examen físico completo. En este examen, el médico verifica el crecimiento y el desarrollo del bebé o del niño pequeño con el fin de encontrar o prevenir problemas. El médico registrará el peso, la estatura y otra información importante del niño. Asimismo, la audición, la visión y otros exámenes serán parte de algunas consultas o controles.

Por su parte, la Academia Americana de Pediatría (AAP) señala que las visitas del niño sano al pediatra son muy importantes para mantener su salud. El inicio del año siempre es un buen momento para realizar estas visitas.

De acuerdo a las guías establecidas por la AAP, conocidas como Bright Futures, el pediatra evaluará los hitos del desarrollo del niño, la nutrición, la seguridad, el bienestar emocional del niño y la familia, y hará sus recomendaciones. De ser necesario, enviará pruebas y hará referidos a otros profesionales de la salud, de ser necesario.

Según la AAP, estas visitas tienen varios beneficios entre los que se encuentran:

Prevención: a través de las vacunas programadas y la discusión de temas como nutrición y seguridad en el hogar.

Seguimiento del crecimiento y el desarrollo: se discuten el logro y el progreso del niño, así como su comportamiento social y su aprendizaje.

Plantear inquietudes: estas visitas son una oportunidad para discutir tus preocupaciones en cuanto a comportamiento, crecimiento u otras relacionadas al desarrollo del niño. Esto incluye la prevención del uso de drogas y alcohol en los adolescentes.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba