Loader
A superar los efectos

“En la vida, se gana o se aprende”

Todos los seres humanos, al enfrentar un desastre como el Huracán María, entramos en un modo de supervivencia que causará reacciones físicas, emocionales y cognitivas

  • Por Dr. José Fco. Colón Hernández
  • 17 OCT. 2017 - 12:33 PM
Photo
La salud mental está relacionada íntimamente al desarrollo humano y más que un estado personal, está vinculada a nuestra relación con los demás. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Una crisis está constituida por circunstancias o situaciones que no pueden atenderse con los recursos comunes para resolver problemas.  Ahora bien, la crisis no es el problema, sino cómo la interpretamos.  No es lo que tenemos de frente, sino detrás de la frente.  No es lo que vemos, sino como nuestra mente lo ve.  La palabra crisis en chino está compuesta de dos símbolos que significan “oportunidad” y “peligro”.

 La sabiduría oriental nos invita a decidir la forma en que interpretaremos esa situación que enfrentamos.  Podemos verla como una oportunidad de crecimiento, de dar rienda suelta a nuestra creatividad, de ver más allá de lo que tenemos de frente.  Otros decidirán ver el peligro de los obstáculos, los riesgos, las limitaciones.

Todos los seres humanos, al enfrentar un desastre como el huracán María, entramos en un modo de supervivencia que causará reacciones físicas, emocionales y cognitivas. Las físicas incluyen: cambio de apetito, empeoramiento de las condiciones crónicas (ej. diabetes, presión alta), cansancio y aumento de las percepciones sensoriales. 

Emocionalmente, podemos sentir: depresión, tristeza, culpabilidad, irritabilidad, enojo, ansiedad, miedo, desesperación e impulsividad. En el área cognitiva o mental podemos experimentar: confusión, desorientación, dificultad para tomar decisiones, sueños y pesadillas recurrentes, pensamientos desordenados y falta de concentración.

Superamos los efectos de estas reacciones cuando:

  • Cuidamos de nosotros mismos
  • Nos conectamos con el prójimo
  • Escuchamos con empatía
  • Ayudamos a otros a estar seguros
  • Somos amables, calmados y compasivos
  • Llenamos las necesidades básicas de las personas
  • Ayudamos a las personas a conectarse
  • Proveemos información precisa
  • Referimos a ayuda profesional

La salud mental está relacionada íntimamente al desarrollo humano y más que un estado personal, está vinculada a nuestra relación con los demás.

La salud mental tiene que ver con:

  • Cómo nos sentimos con nosotros mismos.
  • Cómo nos sentimos con respecto a los demás.
  • Cómo enfrentamos los problemas de la vida.

Una persona que goza de salud mental adecuada:

  • Piensa por sí misma y toma sus propias decisiones.
  • Se prepara para enfrentar los problemas de la vida diaria.
  • Es auténtica, genuina.
  • Evita lo que le pueda dañar física y psicológicamente.
  • Participa en las organizaciones de su comunidad.

“Todo en esta vida es temporal, así que, si las cosas van bien, disfrútalas porque no durarán para siempre.  Y si las cosas van mal, no te preocupes, no van a durar para siempre tampoco” —Anónimo

De acuerdo con la Teoría del Momento Motivacional de Vida del Dr. Ramos Meléndez, el ser humano se ha creído el “Mito de la Felicidad” que establece que venimos al mundo para ser felices. Esa no es la realidad. En la vida enfrentaremos momentos de éxito y de fracaso, alegría y tristeza, salud y enfermedad, abundancia y escasez. De eso se trata la vida. No siempre será todo bueno, como no siempre será todo malo. El problema estriba en confundir nuestra vida con nuestro momento. Vivir un momento de fracaso no significa que nuestra vida sea un fracaso. Nuestra vida es más valiosa que Nuestro momento.

Tenemos otro gran recurso en nuestra resiliencia, que es la capacidad de luchar para persistir firmes y constantes ante la adversidad.  Es una característica personal y una disposición que nos permite ser competentes, aún en condiciones altamente adversas. Para poder ser resilientes debemos haber desarrollado una alta autoestima, eficacia y autonomía. Tener destrezas cognitivas y sociales sólidas, responder bien a otros, involucrarnos en un alto nivel de actividad, fijarnos metas y mantener expectativas altas. Poseer un claro sentido de propósito y sentirnos en control de nuestra vida.

En la vida se gana o se aprende. Aunque “perdamos”, siempre hay una lección que aprender de esa experiencia.

El autor es consejero profesional licenciado de Disaster Mental Health. Esta es una colaboración de A+ Education and Consulting Solutions. Síguelos en Facebook @quieroaplus

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba