Loader
En alerta

Herramientas para los trabajadores de la emergencia

Ninguna de las personas que atienden asuntos relacionados con la emergencia causada por el fenómeno atmosférico en Puerto Rico es inmune al cansancio

Photo
Los empleados que responden a la emergencia necesitan mucho apoyo también. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

La vida, el bienestar y la capacidad de recuperación de muchas personas, de comunidades y pueblos enteros dependen de ellos. Son alcaldes, médicos, enfermeras, policías, técnicos de radio, personal para el manejo de emergencias, trabajadores de obras públicas e infraestructura, cocineros, soldados, voluntarios de organizaciones no gubernamentales procedentes de cerca y de muy lejos… La lista en estas semanas post María en extensa, y la presión aún más.

Ninguna de las personas que atienden asuntos relacionados con la emergencia causada por el fenómeno atmosférico en Puerto Rico es inmune al cansancio, el desespero o la impotencia que asoma por momentos, no son máquinas, por eso de acuerdo con la psicóloga Vivian Ferrer, voluntaria de la Cruz Roja, es importante que oportunamente ventilen sus emociones.

“Ellos necesitan mucho apoyo también. Debe haber un debriefing. Todas las tardes, después de salir de trabajar, como equipo, reunirse y hablar de las situaciones que se presentaron porque de igual manera ellos están atravesando por las mismas pérdidas. Compartir esas experiencias que viviste durante el día, el cansancio, el agotamiento, que tomen ese momento de respirar y botar”, aconsejó.

Dio testimonio de la fuerte carga emocional que reciben estos trabajadores, que en el caso de los voluntarios de la Cruz Roja proceden de otros países y culturas. “Hay españoles, irlandeses, mexicanos, colombianos, panameños, estadounidenses…”, enumeró.

“La mayor necesidad (que se observa en la población de damnificados) es en personas que perdieron sus casas, el sentido de pérdida, la desesperanza que se ve. El equipo de salud mental trabaja mucho con las personas con discapacidad, los niños, ofrecerle consuelo a esa gente que ha perdido a parejas o a hijos o hermanos en este momento”, detalló en entrevista con Por Dentro, luego de entregar suministros en Cayey para dirigirse a Guánica.

La precariedad súbita en la que comenzó a vivir la población general de Puerto Rico a raíz del paso del huracán María, sin servicios básicos, dificultad o imposibilidad de transporte y comunicación, falta de alimento, largas filas para todo, hace difícil mantener la calma. Sin embargo, el llamado de Ferrer es precisamente ese.

“Hay que tener calma. Es importante enfocarnos en lo que tenemos y no en lo que perdimos, aferrarnos a los recursos que sí tenemos: a nuestros vecinos, a nuestra comunidad, nuestros ministros, la gente que acude a nuestra iglesia, etcétera. Dar apoyo a los demás y ofrecer de lo que tenemos”, propuso la voluntaria de la Cruz Roja.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba