Loader
Ojo con el clima

Cuando el calor atenta contra la salud

Las altas temperaturas de estos días se combinan con el polvo del Sahara para crear condiciones peligrosas para ciertas poblaciones

Photo
La mayoría de las afecciones causadas por el calor ocurren cuando las personas se exponen por demasiado tiempo. (Archivo)
  • Compartir esta nota:

El intenso calor, provocado por las altas temperaturas veraniegas se ha dejado sentir en los últimos días de maner persistente. A lo que se ha sumado una densa nube de polvo del Sahara que ha provocado condiciones extremadamente calurosas y brumosas. Al punto que, según se ha proyectado, el índice de calor -que representa la sensación que provoca la temperatura y la humedad disponible-, alcance los 105 grados Fahrenheit.

Según ha señalado la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), los episodios de polvo del desierto del Sahara se registran a finales de la primavera, durante el verano y temprano en el otoño.

Se trata de una masa de aire muy seca, cargada de polvo del desierto, que se mueve usualmente hacia el océano Atlántico Norte cada tres a cinco días. Un particulado que, según advierten los alergistas, afecta la salud de las personas, sobre todo a aquellas que son sensibles a los alérgenos y los que padecen de problemas respiratorios. Un patrón que, la parecer, se espera que continúe durante todo lo que nos queda de nuestro largo verano.

De ahí la importancia de que que se tomen medidas para prevenir posibles problemas de salud. Especialmente, entre los niños y las personas de mayor edad, advierte el secretario del Departamento de Salud, Rafael Rodríguez Mercado.

Según explica el funcionario médico, generalmente el cuerpo se enfría solo mediante la sudoración. Pero en los climas calurosos, especialmente con altos niveles de humedad, la sudoración no es suficiente.

“La temperatura corporal puede elevarse hasta niveles peligrosos y en personas de mayor edad y en niños, puede tener consecuencias en la salud”, resalta el doctor Rodríguez, quien destaca que la mayoría de los problemas están relacionados por permanecer expuesto al calor demasiado tiempo.

“Los adultos mayores, los niños pequeños y las personas enfermas o con sobrepeso tienen un riesgo mayor. Es importante consumir abundantes líquidos, reponer sales y minerales y limitar el tiempo de exposición al calor puede ayudar”, recomienda el funcionario.

Estrés en el organismo

Según publica el sitio de información de salud MedlinePlus, las temperaturas extremas causan estrés en el organismo, cuyo funcionamiento óptimo es entre los 36 y 37,5ºC. “Cuando son más altas, el cuerpo se libera del calor principalmente a través del sudor, aunque la respiración y el incremento en el ritmo cardíaco también pueden expulsarlo. Entre más caliente y más húmedo, más sudor se expele y esto incrementa el riesgo de deshidratación”, expone la información.

La mayoría de las afecciones causadas por el calor ocurren cuando las personas se exponen por demasiado tiempo.

Otros factores son el ejercicio excesivo para la edad y la condición física. Las personas de edad avanzada, las que están obesas o sobrepeso, los niños, las mujeres embarazadas, así como los grupos con afecciones crónicas -como los pacientes asmáticos, diabéticos y aquellos con enfermedades cardiovasculares-, están a mayor riesgo, advierte el el titular del DS. También menciona que las personas que consumen productos derivados del tabaco y bebidas alcohólicas, están a riesgo.

El doctor Rodríguez también alude al peligro que supone dejar pasajeros y/o animales en vehículos sin aire acondicionado mientras realizan cualquier tipo de diligencia.

Además, recomienda que aun cuando algunas personas entiendan que no necesitan líquidos, es necesario ingerir agua al menos de seis a ocho vasos diarios, en especial en días calurosos. Y para los que toman medicamentos, aconseja que sean almacenados en lugares frescos debido a que el calor puede alterar su composición y su efecto.

“Lo más importante es prevenir. Si una persona experimenta algún síntoma que se prolongue por un espacio de tiempo considerable, consulte a su médico de inmediato”, recomienda el doctor Rodríguez

Cómo te afecta

Entre las reacciones más comunes, según explica el titular del DS, se destacan el dolor de cabeza, fatiga, calambres, náuseas y vómitos, erupción de la piel o enrojecimiento, pulso alto, taquicardia y problemas respiratorios.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), algunos padecimientos relacionados con el calor incluyen:

Golpe de calor (‘heatstroke’): una afección peligrosa para la vida en la cual la temperatura corporal puede subir por encima de los 106°F en minutos. Los síntomas pueden incluir piel seca, pulso rápido y fuerte y mareos.

Agotamiento por calor: puede preceder al golpe de calor. Los síntomas pueden incluir sudoración profusa, respiración rápida y pulso acelerado y débil.

Calambres por calor: dolores o espasmos musculares que ocurren durante el ejercicio intenso.

Erupciones cutáneas por calor: irritación de la piel por exceso de sudoración.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba