Loader
Modifica tu estilo de vida

Prevén el síndrome metabólico

Bajar de peso, llevar una alimentación adecuada y ejercitarse regularmente son fundamental,

Photo
El 78% de los adultos entre 21 y 79 años que participaron en un estudio, tenían sobrepeso u obesidad por falta de ejercicios y una buena alimentación. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

En la isla hay un problema crónico de obesidad que, además, se agrava porque muchos no tienen un estilo de vida saludable que incluya ejercicios y una alimentación adecuada. Un panorama que se complica debido a que esa población está en riesgo de desarrollar síndrome metabólico. Por ejemplo, en un estudio realizado por la epidemióloga Cynthia M. Pérez Cardona, catedrática del Departamento de Bioestadística y Epidemiología de la Escuela Graduada de Salud Pública,  el 78% de los adultos entre 21 y 79 años que participaron, tenían sobrepeso u obesidad.  

“En ese momento  encontramos que menos de la mitad, 38.5 %, cumplía con las reglas recomendadas de actividad física. Eso es importante y creo que ese debe ser el mensaje, el síndrome metabólico se puede prevenir con un estilo de vida saludable que incluya reducción de peso si tiene sobrepeso u obesidad, o que pueda mantener un peso adecuado a través de una combinación de ingesta moderada de calorías y mayor actividad física, que es una estrategia fundamental para mejorar la sensibilidad da la insulina y reducir la presión arterial y los niveles de colesterol”, recomienda la doctora Pérez.  

De ahí la importancia de modificar estilos de vida y bajar de peso, recomienda por su parte el doctor José Carrión Baralt, catedrático asociado del programa de gerontología de la Escuela de Salud Pública, del Recinto de Ciencias Médicas. “Llevamos décadas hablando de esto, pero lo que hemos hecho a nivel de sociedad no ha funcionado o no ha sido suficiente. Creo que tenemos que ser más agresivos en enfatizar la importancia de  estilos de vida  de saludables y de actividad física”, recomienda Carrión, quien cree que se debe analizar de cerca por qué la gente no sigue estas recomendaciones que son de conocimiento público desde hace mucho tiempo.

“Hay fuerzas que tienen mucho poder, específicamente los cabilderos de la industria de la azúcar, el mercadeo en masa de estos productos del hogar que nos llevan a pasar cada vez más horas frente al televisor y menos horas para compartir con nuestros vecinos, caminando por el parque o haciendo más actividad física”, señala el investigador.  

Cabe aclarar, resalta la doctora Pérez, que el síndrome metabólico también se ha documentado en niños y adolescentes. Por eso enfatiza que las estrategias de prevención tienen que comenzar desde edades tempranas. 

Precisamente, los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC) emitieron hace unos años las guías de actividad física que se deben establecer en todas las escuelas públicas y privadas del país, donde se enfatiza que los niños tienen que hacer una hora de actividad física todos los días. 
“Sabemos que en Puerto Rico, según los datos más recientes que tenemos de una encuesta que hizo el Departamento de Salud, un 26 % de los niños en segundo grado tiene sobrepeso. Si ese patrón continúa vamos a tener una población de adolescentes que se van a convertir en jóvenes obesos y luego en adultos en riesgo de desarrollar estas enfermedades metabólicas a edades más tempranas”, enfatiza la doctor Pérez. 

En ese sentido, la investigadora apunta que parte de las recomendaciones que se hicieron en su estudio son para  desarrollar intervenciones a nivel de las escuelas que  promuevan la actividad física y la nutrición adecuada que ayuden a reducir el problema de morbilidad asociada a la obesidad.
De la misma forma, resalta la realidad de la mayoría de las personas en sus lugares de trabajo, en que la mayoría pasa   muchas horas del día sentadas frente a una computadora. 

“Tienen que haber intervenciones que combinen una nutrición adecuada, y actividad física para ayudar a los empleados a perder peso y a mantenerlo, que es la parte más difícil. Por eso, en términos de política pública, tenemos que comenzar a hablar de implantar, tanto a nivel de escuela como en el lugar de trabajo, este tipo de intervención para poder prevenir a corto y largo plazo estas complicaciones”, aconseja la doctora Pérez.

Qué hacer 

  • El tratamiento del síndrome metabólico consiste en tratar las enfermedades subyacentes, como diabetes,  niveles elevados de colesterol o presión arterial alta. Pero también es fundamental lo siguiente: 
  • Las medidas preventivas deben iniciarse en la infancia y la adolescencia para que se incluya educación sobre hábitos alimentarios correctos y la importancia del ejercicio físico. 
  • Los adultos deben realizar ejercicio físico diario, apropiado a las características de cada individuo.
  • Bajar de peso. Se recomienda una  dieta baja en grasas, restricta en carbohidratos simples y que incluya una cantidad adecuada de proteínas magras. Pero debe ser diseñada por un profesional que tenga en cuenta las necesidades individuales de cada persona. 
  • Compartir esta nota:
Volver Arriba