Loader
Sin amigos no se puede vivir

Los amigos nos ayudan a cuidar nuestra memoria

Un estudio mostró cómo vivir en grupo mantiene el cerebro menos viejo y aviva los recuerdos

  • Por El Tiempo / GDA
  • 12 JUL. 2018 - 07:00 AM
Photo
Las relaciones con los amigos son específicamente muy importantes porque estos, a diferencia muchas veces de las relaciones familiares, invitan a salir de la zona de confort. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

A todos los agradecimientos que se les han dado a los amigos en los poemas, las canciones y las novelas a lo largo de la historia de la humanidad es necesario sumarle uno nuevo: evitar la pérdida de la memoria.

Un estudio realizado por la Universidad Estatal de Ohio (Estados Unidos), en ratones con la edad en la que se presentan pérdidas de memoria similares a las de los humanos en la edad adulta, encontró que cuando los roedores se encuentran en grupo por un largo tiempo, tienen mejor memoria que cuando viven tan solo en pareja.

A algunos de los roedores los mantuvieron viviendo de dos en dos, y otros, por un tiempo de tres meses, vivieron con otros tres ratones. A estos últimos les fue mejor en pruebas de memoria, como por ejemplo colocarlos frente a un objeto y luego retirarlo o buscar en laberintos rutas de salida. Los ratones que estaban en grupo recordaban el objeto, lo buscaban en un nuevo lugar o recordaban más fácil cómo moverse en el laberinto.

Además, después de realizar las pruebas les examinaron el tejido cerebral a los roedores y en los que vivieron en grupo se encontró menor inflamación, es decir, sus cerebros no estaban tan viejos.

Róbinson Cuadros, médico geriatra y presidente de la Asociación Colombiana de Gerontología y Geriatría, explica que desde que se empezaron a hacer todos los estudios de neuroestimulación, neuroplasticidad y neuroadaptación en personas que tenían deterioros cognitivos leves o pequeñas fallas de memoria, se analizó el efecto de la interacción social y se concluyó que se debe evitar la soledad, se deben fortalecer las redes de amigos y mejorar las relaciones familiares. Por fortuna, como afirma Cuadros: “Nunca es tarde para conocer, construir y fortalecer nuevas amistades o nuevas relaciones”.

Según el especialista, en varios grupos de adultos mayores que se reúnen a hacer tertulias o grupos de yoga o de danza, se generan espacios de salud mental donde ellos refieren que estar con sus amigos ha disminuido casi en un 90% la sensación de no encontrarle sentido a la vida.

“Y sentirse satisfecho con la vida es precisamente un factor neuroprotector en la vejez”, afirma el especialista. Y añade que si una persona tiene alteraciones en la memoria a corto plazo o alteraciones en la atención y la concentración, las relaciones sociales le van a ayudar como factor neuroprotector para volver a un estado cognitivo normal.

El estrés, las alteraciones en la concentración y la atención, reforzadas o por la ansiedad o por la depresión, que son comunes en la vejez, hacen que la persona tenga la sensación de estar perdiendo la memoria, y en ambas situaciones las relaciones sociales pueden jugar un papel importante.

De allí que sea bueno conservar las buenas amistades hasta el último día o buscar nuevas cuando aparezcan síntomas de ansiedad o depresión, cuando la persona se mantenga demasiado apegada al pasado y esto le genere tristeza, o cuando piense demasiado en lo que le sucederá en el futuro y por lo tanto sienta mucha angustia.

Las relaciones con los amigos son específicamente muy importantes porque estos, a diferencia muchas veces de las relaciones familiares, invitan a salir de la zona de confort, a ensayar nuevas cosas, a aprender, a participar en actividades diferentes, a conocer más gente, y esto protege el cerebro frente a la pérdida de la memoria.

Emociones y lenguaje

El geriatra Róbinson Cuadros explica que las relaciones con amigos se manejan a través del lenguaje emocional, y este comprende todo el lenguaje sensitivo, no verbal, táctil, sabe identificar tonos de voz, caras, gestos, expresiones, formas de caricias, de abrazos, y por ello es un aliado muy positivo a la hora de fortalecer procesos de memoria de trabajo, concentración y atención.

Por otra parte, estudios citados por el médico e investigador holandés Rudi Westendorp revelan, en su libro Cumplir años sin hacerse viejo, que los ancianos que suelen recibir visitas, tener contactos con amigos o con familiares tienen una mejor calidad de vida, se sienten más vitales y con una mayor sensación de bienestar. Lo bueno es que no hay límite de edad para hablar de procesos de neuroadaptación y neuroplasticidad. Hasta el último momento de la vida es posible aprender cosas nuevas, crear nuevas relaciones, generar nuevas actitudes frente a diferentes situaciones y cumplir metas.

Para que no lo olviden...

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos elaboró este listado de consejos para aquellos que tienen pérdida precoz de memoria:

* Lee mucho si tienes problemas para recordar palabras. Mantén un diccionario a la mano.

* Participa en actividades placenteras que estimulen la mente, como crucigramas y juegos de mesa. Esto ayuda a mantener activas las neuronas en el cerebro, lo que es muy importante a medida que uno envejece.

* Si vives solo, haz un esfuerzo por hablar con amigos y familiares. Coméntales acerca de tus problemas de memoria, de manera que ellos sepan cómo ayudar.

* Si disfrutas de los videojuegos, trata de jugar uno que haya sido desarrollado para desafiar la mente.

* Adopta hábitos y rutinas que sean fáciles de seguir.

* Escribe una lista de lo que debes hacer (o pídele a alguien que lo haga por ti) y marca cada una a medida que las vayas ejecutando.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba