Loader
En búsqueda del balance esencial

Los beneficios de los aceites esenciales y la aromaterapia

Esta es la terapia o medicina complementaria que utiliza las propiedades de esencias extraídas de plantas aromáticas para restablecer el equilibrio y la armonía del cuerpo y de la mente

Photo
Los aceites esenciales de calidad están cargados 100% del extracto que se sacó de la planta, por lo que tiene sus propiedades beneficiosas. (Shutterstock).
  • Compartir esta nota:

El balance es esencial para todos los aspectos de la vida y, en este camino que recorremos todos los seres humanos para ser felices y brindar felicidad a otros, se requiere tomar la decisión consciente de alcanzar la plenitud a nivel mental, físico y emocional.

Esta es la firme creencia de Amanda R. Alvarado Socorro, aromaterapeuta y masajista terapéutica de Cloud Spa, en Condado, quien explica que los aceites esenciales y la aromaterapia pueden ser una herramienta vital para vibrar en la frecuencia correcta y convertirse en un apoyo significativo en nuestro camino diario hacia el bienestar.

“Los aceites esenciales de calidad están cargados 100% del extracto que se sacó de esa planta. Hemos podido ser testigos de cómo, pareado con el conocimiento de la aromaterapeuta el aceite esencial hace milagros”, añade, por su parte, Mitchel A. Rivera, fundador de Cloud Spa.

¿Cómo funcionan los aceites esenciales? Las explicaciones científicas y prácticas son más que elocuentes.

Mucho que aprender, tanto que aplicar

De acuerdo a la aromaterapeuta, quien es conocida en el spa como Panacea por su don de equilibrar el bienestar a través del uso de los aceites esenciales, “cuando se inhala un aroma, las moléculas de olor en el aire viajan desde las fosas nasales hasta el epitelio olfativo o el centro de la sensación olfativa. Allí, las células olfativas del receptor se activan y envían un impulso al bulbo olfativo. Cada receptor olfativo envía un impulso a una microrregión particular, o glomérulo del bulbo olfativo. Hay alrededor de 2,000 glomérulos en el bulbo olfativo, que reciben los impulsos de los receptores olfativos y nos permiten percibir muchos olores”, explica, para añadir que, luego, el bulbo olfativo transmite los impulsos a otras partes del cerebro, incluyendo el centro gustativo (donde se percibe la sensación de sabor), la amígdala (donde se almacena la memoria emocional), y a otras partes del sistema límbico.

“Debido a que el sistema límbico está conectado directamente a las partes del cerebro que controlan la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la respiración, la memoria, los niveles de estrés y el equilibrio hormonal, los aceites esenciales pueden tener efectos profundos tanto fisiológicos como psicológicos”, asevera.

Aun así, todavía hay mucho que entender sobre los aceites esenciales y cómo funciona la aromaterapia. Por ello, existen teorías que intentan explicar sus efectos desde una perspectiva científica. Una de estas es la llamada teoría de vibración. Esta fue propuesta por el científico italiano Luca Turín, quien, en 1996, publicó un artículo en el cual señalaba que son las propiedades vibracionales de las moléculas las que nos permiten distinguir los olores.

“Esta teoría sugiere que los receptores olfativos detectan la vibración cuántica de cada átomo odorizante, lo que permite que los seres humanos perciban un número casi ilimitado de olores, ya que estos receptores están sintonizados a diferentes frecuencias”, explica más en detalle la también maestra de aromaterapia, al añadir que esta teoría está siendo considerada y explorada por la comunidad científica.

¿Qué son los aceites esenciales?

Según explica Alvarado Socorro, un aceite esencial es un líquido aromático volátil que se encuentra dentro de muchos matorrales (hojas), flores, árboles, raíces, arbustos y semillas, y, generalmente, se extraen a través de la destilación al vapor, hidrodestilación o la extracción a presión en frío. Son sustancias sumamente complejas que pueden tener cientos de componentes y sus aromas entran en las siguientes familias: cítricos, florales, herbáceos, alcanforados, resinosos, amaderados, picantes y terrosos.

“Considero a los aceites esenciales como el sistema de defensa de una planta, como lo es el sistema inmunológico de un ser humano”, aduce, mientras resalta que estos aceites son altamente concentrados debido al proceso de destilación, el cual requiere un gran volumen de material vegetal para producir pequeñas cantidades de un aceite esencial destilado.

Interesantemente, cuando se trata de aceites esenciales de alta calidad, “no todos los aceites esenciales van a estar disponibles todo el tiempo, porque la cosecha no está disponible, por lo que toma más tiempo”, precisa Rivera, a quien se refieren en el spa como Padre Cielo.

“La naturaleza es bien sabia en eso, por lo que el cuerpo no debe acostumbrarse a una esencia”, recalca, mientras menciona, que el uso de los aceites esenciales y la aromaterapia debe ser personalizado y siempre se debe hacer con un propósito y convicción de que van a funcionar.

¿Cómo se usan? Un viaje sensorial

Estos aceites de alta calidad terapéutica son los que deben ser utilizados en la aromaterapia o en el tratamiento terapéutico con aceites esenciales, del cual se siguen tres modelos: el inglés, el francés y el alemán, los cuales se diferencian en su manera de administrarse.

El modelo inglés pone una pequeña cantidad de aceite esencial en una gran cantidad de aceite vegetal para masajear el cuerpo con fin de relajarse y aliviar el estrés. El modelo francés propone la aplicación tópica de los aceites esenciales de grado terapéutico puro (sin diluir) y/o su ingestión. Por lo general, añaden unas gotas del aceite al néctar de agave, miel o en un pedazo de pan. El modelo alemán se centra en la inhalación de aceites esenciales, la verdadera aromaterapia”, detalla, a la vez que explica que los aceites esenciales inhalados pueden producir respuestas inconscientes, mientras que hay investigaciones que han demostrado que también pueden ejercer fuertes efectos en el cerebro, sobre todo en el hipotálamo (el centro de mando de las hormonas en el cuerpo) y directamente al sistema límbico (el lugar de las emociones).

Estos tres modelos muestran la versatilidad y el poder de los aceites esenciales. Es la capacidad de estos para actuar, tanto en la mente como en el cuerpo, lo que los hace verdaderamente únicos entre las sustancias terapéuticas naturales”, dice Alvarado Socorro, quien añade que los dos métodos más comunes de la aplicación de aceites esenciales son de difusión de aire frío y de aplicación tópica pura (sin diluir). En la piel, los aceites esenciales son absorbidos por la grasa subcutánea y penetran al torrente sanguíneo en alrededor de 20 a 70 minutos.

Debido a su potencial terapéutico, los aceites esenciales suelen incorporarse en otras disciplinas como: los masajes, la reflexología, Vita Flex (una técnica en la que se aplican los aceites esenciales a través de la planta de los pies) y la acupresión.

La combinación de estas disciplinas con aceites esenciales mejora la respuesta de la curación, muchas veces, produciendo resultados dentro de un minuto o dos”, destaca la aromaterapeuta, quien imparte varias terapias especializadas en Cloud Spa, entre las que se encuentran: Raindrop Technique, la cual utiliza una secuencia específica de aceites esenciales altamente antibióticos, diseñados para reducir inflamación y matar los agentes virales responsables de la enfermedad o aflicción; Palm Drop y Sole Drop, que son técnicas de reflexología palmar y podal con los beneficios adquiridos de la aromaterapia personalizada.

¿Cómo se reconoce un aceite esencial de calidad?

La calidad y el precio de los aceites esenciales varía de una especie de planta a otra, pues según la facilidad con la que se cultivan, las leyes de oferta y demanda, y la cantidad de aceite/material botánico que puede producir cada especie, el precio de estas plantas va cambiando. También, dentro de una misma especie, los precios pueden variar”, explica finalmente Alvarado Socorro, quien advierte que, en general, los aceites de mejor calidad terapéutica van a ser más caros que los de menor calidad.

10 precauciones generales

  1. Mantén las botellas bien cerradas y guárdalas en un lugar fresco y lejos de la luz. Si se almacenan adecuadamente, los aceites esenciales mantendrán su potencia durante muchos años. Evita utilizar aceites camforosos (eucalipto, menta, romero) si estás bajo tratamiento homeopático. Evita el uso prolongado del mismo aceite.
  2. Trata los aceites esenciales como lo harías con cualquier otro producto para uso terapéutico. Mantenlos fuera del alcance de los niños.
  3. Angélica, bergamota, toronja, limón, naranja, mandarina, y otros aceites cítricos son fotosensibles lo cual pueden causar erupción y pigmentación oscura en la piel luego de exponerse al sol. Si los utilizas tópicamente, evita la luz solar al menos por al menos 12 horas, aunque de 24 a 48 horas sería lo ideal.
  4. Mantenlos lejos de la zona de los ojos y no los apliques directamente en los oídos.
  5. Las mujeres embarazadas o que sospechan estarlo, los epilépticos y aquellos con presión arterial alta u otras condiciones de salud deben consultar a un profesional del cuidado de la salud antes de iniciar cualquier programa terapéutico.
  6. Los aceites esenciales son seguros de usar, pero usa el sentido común. Nunca uses un aceite del cual no sabe nada. Sigue las instrucciones e indicaciones, y dilúyelo con aceite base (graso) hasta que te familiarices con los aceites que estés usando.
  7. Las plantas de los pies son lugares seguros para aplicar por vía tópica.
  8. La inhalación directa de un aceite esencial puede ser un método de aplicación profunda e intensa, en particular para la congestión respiratoria y la enfermedad. Sin embargo, no debe utilizarse más de 10 o 15 veces durante el día sin consultar con un profesional de la salud. La inhalación de aceites esenciales NO se recomienda para personas con asma.
  9. Antes de ingerir aceites esenciales GRAS (generalmente considerados como seguros) internamente, prueba tu reacción mediante la dilución en 1 cucharadita de un líquido soluble en aceite como agave azul, aceite de coco o miel.
  10. Si un aceite esencial te cae en los ojos, échate una gota de algún aceite base como coco, semilla de uva, almendra y espera a que este lo absorba. Limpia el exceso de aceite con una toallita. Después, puedes enjuagar con agua si la molestia persiste. Con la irritación dermal (piel) haz lo mismo: pon unas gotas de aceite base en la parte afectada y espera a que el aceite base absorba el aceite esencial. Si ingieres accidentalmente una cantidad excesiva de aceite esencial, toma de ½ a 1 taza de aceite base. Las pastillas de carbón activado absorben gran cantidad del aceite o toxinas que estén presentes en el tracto digestivo. Para reacciones alérgicas impredecibles, ten a la mano Diphenhydramine (Benadryl).
  • Compartir esta nota:
Volver Arriba