Loader
Serie de pasos

Los seis consejos de Barack Obama para tomar decisiones difíciles

Aseguró que cualquier persona podría aplicarlas al tratar de tomar decisiones difíciles

  • Por El Universal / GDA
  • 07 JUN. 2018 - 11:18 AM
Photo
Antes de decidir, te ayudará hacer tu mejor esfuerzo para reunir la mejor información posible. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Durante los ocho años en que fue presidente de Estados Unidos, Barack Obama tuvo que enfrentar diversas crisis, muchas de las cuales abordó en la "Situation Room" (Sala de crisis) de la Casa Blanca, en la que se reunía con su equipo más cercano. A partir de esa experiencia, desarrolló una serie de pasos para ayudarlo a tomar decisiones difíciles, según reveló durante una conferencia de tecnología en Las Vegas.

Cuando Todd McKinnon, CEO de Okta (empresa de seguridad que organizó la conferencia), le preguntó sobre su sistema para instituir el cambio en todo un país y cómo se aseguró de que la gente no aceptara sus propuestas solo por quedar bien, Obama respondió con una serie de consejos que cualquier persona podría aplicar al tratar de tomar decisiones difíciles, informó Business Insider.

  1. Escucha a las personas que se verán más afectadas por el cambio que estás planeando tomar
    "Antes de que comiences a querer cambiar todo, pasa tiempo hablando con personas a las que quieres cambiar o cuyas vidas van a verse afectadas", dijo Obama, y advirtió que el objetivo no es advertirlos ni persuadirlos, sino comprenderlos. "Si se sienten escuchados" y has establecido una relación, tienes más posibilidades de que participen del cambio y de lograr "ser socios" para que el nuevo plan tenga éxito, aseguró el expresidente. Así que escuchar es "un buen punto de partida", dijo.
  2. Date cuenta de que no hay una respuesta correcta, se trata de sopesar las posibilidades
    "Yo solía describir la presidencia como tener que tomar decisiones sobre cuestiones que nadie más podía resolver, que eran prácticamente insolubles o al menos no perfectamente solucionables. Por definición, si un problema tenía una solución obvia, alguien más lo habría resuelto antes de que llegara a mí", detalló Obama. El expresidente de EE.UU. dijo que enfrentar problemas que nadie en su administración había solucionado significaba que debía sopesar las posibilidades de cada decisión, "ya fuera con el operativo contra Osama Bin Laden, o con el rescate de Chrysler cuando la medida era enormemente impopular y no había seguridad de que la compañía automotriz lo lograría, o con el problema del ébola".
  3. Busca a los detractores
    Obviamente, antes de decidir, haz tu mejor esfuerzo para reunir la mejor información posible, aconseja Obama. Una vez que la tienes, debes reunir diversas opiniones de "las personas que pueden discutir todos los ángulos", dijo.
  4. Sal de la "burbuja" de las personas que "se supone" deben aconsejarte
    Obama aseguró que se tomaron muchas decisiones importantes en la Sala de crisis de la Casa Blanca. "La forma en que funcionaría es que tienes grandes figuras sentadas alrededor de la mesa. Esto puede incluir a los secretarios de estado y defensa, el director de la CIA, el asesor de seguridad nacional y un grupo de generales, que se ven duros e importantes", dijo. Todos aportaban su granito de arena, lo "combinaron" y probamos todas las posibilidades, describió. "Invariablemente, en el anillo exterior de la sala, había un grupo de personas, a menudo más jóvenes pero no siempre, que llevaban las grandes carpetas con información y tomaban notas, y esas son las personas que en realidad están haciendo el trabajo", bromeó el ex mandatario. "De cuando en cuando, yo señalaba a alguien en la parte posterior y le preguntaba 'tú, ¿qué opinas?' Y se sorprendían de que los llamara", pero, como seguramente no habían preparado una respuesta, responderían honestamente, apuntó Obama. "Parte de la manera en que pude asegurar que la gente no me dijera exactamente lo que quería escuchar, fue salir deliberadamente de la burbuja de los tomadores de decisiones más obvios", dijo.
  5. Pon a prueba tu "detector de tonterías"
    "Todos los líderes tienen fortalezas y debilidades, y uno de mis puntos fuertes es tener un buen detector de tonterías", dijo Obama. Aun así, generalmente probaba para ver si la gente estaba haciendo su trabajo y no solo le decía lo que quería escuchar. "Si alguien estaba de acuerdo con mi idea, les decía que había cambiado de opinión y luego lo interrogaba sobre porqué la idea seguía siendo la mejor opción", detalló el político.
  6. Insiste en que la gente entregue rápidamente las malas noticias y que no sea castigada por errores honestos
    Obama afirmó que durante su administración siempre insistió en que las personas entregaran las malas noticias rápidamente. Y eso también significaba que no se podía castigar al mensajero. "Nadie en mi Casa Blanca se metió en problemas por meter la pata, siempre y cuando no hubiera intenciones deshonestas tras ello", aseguró. El exmandatario de EE.UU. no pudo resistirse a arrojar una velada crítica a la actual administración del presidente Donald Trump, así como a algunos en años pasados, como Richard Nixon. "En mi administración no hubo ninguna intención maliciosa, por lo que no tuve escándalos. Parece que no debería ser algo de lo que alardear. Pero en realidad, si se mira la historia de la presidencia moderna, salir del cargo sin que nadie vaya a la cárcel, es realmente bueno", dijo. "La gente solía preguntarme: ¿Por qué estaba tranquilo durante la presidencia? Además de ser de Hawái, lo que realmente me ayudó porque somos muy relajados, parte de la razón es que establecí procesos", aseguró Obama. "Para cuando tomaba la decisión, fuera la que fuera, era posible que no obtuviera el resultado que quería, pero podría ser una decisión 51-49 o una decisión 60-40, pero puedo decir que oí todas las voces involucradas: obtuve toda la información, vi todas las perspectivas, así que cuando tomé la decisión, estaba haciéndolo tan bien como podía hacerlo".
  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba