Loader
¿Duermes poco de lunes a viernes?

Descubre cómo puedes compensar la falta de sueño y alargar tu vida

Un estudio publicado en el Journal of Sleep Research entregó las claves. ¡Conócelas aquí!

  • Por El Mercurio / GDA
  • 29 MAY. 2018 - 10:31 AM
Photo
Dormir poco es perjudicial para el corazón e incluso para el peso, y hace que las personas se sientan ansiosas o deprimidas. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Dormir entre siete y ocho horas diarias es reconocido como un hábito saludable. Sin embargo, no siempre se puede cumplir y muchos terminan descansando varias horas menos durante la semana, lo que a largo plazo puede provocar problemas en su salud.

Claro, porque según diversos estudios, dormir poco es perjudicial para el corazón e incluso para el peso, y hace que las personas se sientan ansiosas o deprimidas. Incluso se dice que la falta de sueño puede provocar la muerte en forma prematura.

Sin embargo, un nuevo estudio arroja una luz de esperanza para quienes tienen poco descanso de lunes a viernes. Según la investigación publicada en el Journal of Sleep Research, dormir más los fines de semana compensaría la falta de sueño de los otros días y, en consecuencia, aumentaría la esperanza de vida.

El estudio analizó a 43,880 personas en Suecia, indagando sus hábitos de sueño y haciéndoles un seguimiento en los 13 siguientes años.

Los resultados arrojaron que los adultos menores de 65 años quienes duermen cinco horas o menos los siete días de la semana, tienen mayor riesgo de morir en comparación con aquellos que regularmente descansan al menos siete horas.

Sin embargo, las diferencias en las tasas de mortalidad se anulan si es que quienes duermen poco de lunes a viernes, descansan más horas los fines de semana.

"La duración del sueño es importante para la longevidad", aseguró Torbjörn Åkerstedt, autor principal del estudio, a The Guardian. Åkerstedt agregó que con los resultados de la investigación se puede asumir que el sueño del fin de semana es "recuperativo".

"Creo que a la gente le gusta la idea de que puedes compensar el sueño perdido", afirmó. Pero, ¡ojo!, no se trata de dar rienda suelta al descanso y dormir todo lo que se quiera, porque el exceso de sueño -más de ocho horas- también es perjudicial para la salud y aumenta en un 25% el riesgo de mortalidad.

La obesidad está vinculada a 12 cánceres diferentes

Será la principal causa de esta enfermedad en 20 años

Según un nuevo informe de World Cancer Research Fund International, el número de casos a nivel mundial aumentará en un 58% a causa del sedentarismo y una dieta alta en alimentos procesados

El Mercurio

De acuerdo a World Cancer Research Fund International (WCRF) se estima que una de cada seis personas en el mundo muere producto de un cáncer, una enfermedad que se puede prevenir en el 40% de los casos si evitamos llevar una vida sedentaria y en base a una dieta alta en alimentos procesados.

Pero, un nuevo informe de la WCRF reveló un hallazgo aún mayor. Según la fundación internacional, la obesidad y la dieta procesada estarían vinculadas a 12 tipos de cáncer diferentes, aumentado la lista en cinco patologías en diez años según publicó The Guardian.

De acuerdo a la investigación presentada en el Congreso Europeo de Obesidad en Viena, que comenzó el miércoles y finalizará el lunes, estos son cánceres de hígado, ovario, próstata (avanzado), estómago, boca y garganta, intestino, mama (posmenopáusica), vesícula biliar, riñón, esófago, páncreas y útero.

Otro de los puntos del informe de la WCRF también develó que aunque el tabaco sigue siendo la mayor causa de cáncer, la obesidad lo superará dentro de dos décadas en países como el Reino Unido. Aunque es imposible dimensionar cuántos años de salud garantiza realmente un estilo de vida saludable, está comprobado que el sedentarismo y una mala alimentación son perjudiciales, y conllevan un riesgo a contraer enfermedades, incluido el cáncer.

Al ritmo actual, el número de casos en todo el mundo aumentará en un 58%, llegando a 24 millones por año en 2035. Las carnes procesadas y el exceso de carne roja se relacionan con formas de cáncer intestinal, mientras que las bebidas azucaradas provocan aumento de peso y un mayor riesgo a contraer cáncer.

El alcohol también es letal, y se relaciona con el cáncer de intestino, mama, hígado, boca y garganta, esófago y estómago.

"Nuestra investigación muestra que es poco probable que los alimentos o nutrientes específicos sean factores únicos que causen o protejan contra el cáncer", dijo la directora ejecutiva de ciencia y asuntos públicos del WCRF, Kate Allen, agregando que "más bien se trata de diferentes patrones de dieta y actividad física a lo largo de la vida que se combinan para hacerte más o menos susceptible al cáncer".

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba