Loader
Bienestar

El reto de hallar tu fin verdadero

Esos gestos que trascienden y dan sentido a la vida, no importa la edad

Photo
Canaliza bien las energías con tus acciones. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Sentir angustia o inquietudes por la temporalidad de la vida es normal y en ciertos períodos esos sentimientos podrían agudizarse, pero ¿por qué mejor no invertir energías en pensar sobre cómo vivir? Eso propone la coach de vida Táyna Rivera Llavona al reflexionar acerca de cómo descubrir nuestra misión y disfrutar las actividades que nos llenan, sin importar la edad.

“Una de las preguntas que más nos hacemos al estar en ese tipo de reflexión es qué pasa después de la vida, cuando lo que deberíamos estar preguntándonos es si vivimos la vida que vinimos a vivir”, plantea.

“Tiene que haber una aceptación de que somos seres evolutivos. Culturalmente se han impuesto unas edades para hacer tal cosa, o esperar sentirnos flojos o débiles, cuando en realidad es un estado más mental que otra cosa. Mientras estamos en el cuerpo, estamos evolucionando”, recalca.

Rivera Llavona propone hacer dos cosas para canalizar bien las energías. “El paso número uno es tener certeza, trabajar en la certeza y que venga de un lugar de puro amor, donde no haya egoísmo, y no te preocupes que el cielo se va a encargar de que no te falte nada. Un dicho bien bonito que escuché de un gran maestro dice: ‘Ocúpate de la gente, que el cielo se ocupa de ti’”, indica.

El modo de lograr esto es realizando continua introspección, y luego de saber qué realmente se quiere hacer, el siguiente paso es elegir a quién va dirigida esa acción, a quién va a afectar, si será a niños, ancianos, familias, personas que viven en pobreza, al ambiente, a los animales, a la cultura… Las opciones son innumerables.

La autora de “14 días de Marisol” (2008) y “SIETE: Una historia para tu alma” (2014) recuerda la vida de Mata Amritanandamayi, conocida como Amma (madre), quien según el sitio web amma.org descubrió desde niña el poder de llevar alegría y consuelo con sus abrazos. Retando viejas tradiciones de la India que impedían a niñas de 14 años tocar a otros, particularmente a hombres, la joven continuó con su práctica que hoy día, a sus 65 años de edad, la ha convertido en modelo, inspiración y guía para ciudadanos y líderes de numerosos países. 

“Va por el mundo entero. Yo la visité en California y hacía como el número 15 mil y pico. Estuve casi 24 horas esperando por mi abrazo y nunca se me va a olvidar lo que sentí, la magnitud de amor incondicional que sentí en ese momento y (la confirmación de) que es posible vivir en amor”, comparte la conferenciante. Al momento de escribirse esta historia, Amma tenía pautado estar de visita en Singapur. 

Y como eso, apunta, puede haber infinidad de gestos. “Puede ser una acción tan sencilla como recoger una lata del suelo y ponerla en el zafacón, se está sembrando una semilla de bien en el universo y tiene un efecto dominó a nivel de energía, porque todo lo que se hace de forma benévola y de servicio tiene sus efectos”, afirma Rivera Llavona, quien este mes publicará su tercer libro: “Hacia la victoria”.

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba