Loader
Consecuencias emocionales

Cómo canalizar los traumas después de María

Especialista en el tema recomienda una especie de primeros auxilios psicológicos

Photo
Se recomienda crear espacios en los que los niños y jóvenes, en su propio lenguaje puedan verbalizar cómo se sienten. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Mucho se ha hablado en los últimos días sobre cómo, a seis meses del paso del huracán María, todavía muchos pueblos de la isla siguen sin algunos de los servicios más básicos, como electricidad y agua.

Sin embargo, poco se ha dicho de sus consecuencias emocionales, tanto en adultos como en niños. Estas van desde ansiedad y ataques de pánico, hasta tristezas profundas, así como depresión y otros problemas de salud mental, advierte Lourdes Ortiz Berríos, directora del Instituto para el Desarrollo Humano A Plenitud de los Centros Sor Isolina. 

“Todavía hay personas que están manejando muchas emociones y sentimientos asociados que no han podido canalizar, lo que afecta seriamente su diario vivir”, señala la también trabajadora social, quien está certificada en técnicas de enfoque corporal (focusing).  

De hecho, a juicio de Ortiz Berríos, el huracán todavía lo tenemos a flor de piel. “El efecto de lo que vivimos lo tenemos guardado con la intensidad y la duración de lo que fue esa experiencia, al igual que las semanas de tensión que muchos siguen viviendo”. 

Por ejemplo, dice que en los niños, que son más vulnerables, se deben identificar ciertos factores de riesgo. Entre ellos, si todavía hablan de la experiencia traumática que vivieron,  tienen dificultades para dormir, hay mucho temor ante  eventos de lluvias y vientos o  ansiedad provocada por el miedo a perder a sus padres. 

Por eso, recomienda crear espacios en los que los niños y jóvenes, en su propio lenguaje puedan verbalizar cómo se sienten. Precisamente, la entidad que dirige Ortiz Berríos, en alianza con Ford Fund, ofrecerá varios talleres en 12 pueblos de la isla con la intención de crear “diálogos sanadores”, usando técnicas de enfoque corporal para que puedan exteriorizar lo que sienten. 

A grandes rasgos, se trata de aprender formas de establecer contacto con una clase especial de conocimiento consciente, interno y corporal, según información publicada por el creador de este sistema, Eugene T. Gendlin. Un proceso de “enfoque” que, indica, se sigue mejor como una deliberada estrategia durante cierto periodo de tiempo, “pero también valioso como una especie de primeros auxilios psicológicos”. 

Parte de ese enfoque, explica Ortiz Berríos, implica crear espacios donde podamos tener un acompañamiento, ya sea profesional o espiritual. “Por eso estamos promoviendo el diálogo sanador y la escucha comprensiva como herramienta principal”, recomienda.

Para lograrlo, propone que las personas  aprendan lo que significa escuchar comprensivamente y con empatía. “Es escuchar poniéndonos en el lugar de la otra persona, que pueda hablar sin ser interrumpida o juzgada, incluso sin darle consejos, es escuchar con atención”, enfatiza, mientras destaca que es una herramienta curativa que está al alcance de todos. 

“La invitación a la familia y a los padres es a que se den cuenta de que todo el núcleo familiar necesita poder sacar estos espacios”, aconseja Ortiz Berríos, aunque destaca que si los síntomas persisten y hay desesperanza, se debe buscar ayuda profesional. 
Esto es muy importante, advierte, porque se debe tener en cuenta que ya estamos a tres meses de que comience la nueva temporada de huracanes y esto, a su vez, va aumentar los síntomas de ansiedad y tensión en la población.

La experta aconseja
Llamar  a la Línea PAS para que puedas recibir orientación y consejería individual relacionada a crisis emocionales (1-800-981-0023).

Más información
Para conocer más detalles sobre los talleres o las técnicas de enfoque corporal, envía un mensaje a lortiz@csifpr.org.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba