Loader
Día Internacional de la Eliminación Racial

Puertorriqueños discriminados en Estados Unidos por hablar español

Hoy, 21 de marzo de 2018, en el Día Internacional de la Eliminación Racial, continuamos evidenciando la existencia de este flagelo social

Photo
Aunque prevalece el racismo, juntos podemos educar y erradicarlo. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

El Día Internacional de la Eliminación Racial se celebra todos los años el 21 de marzo. Un día como ese, en 1960, la policía abrió fuego y mató a 69 personas en una manifestación pacífica contra las leyes de países del apartheid, que se realizaba en Sudáfrica.

La Organización de las Naciones Unidas, a través de esta conmemoración, quiere recordarnos su propósito de combatir y erradicar el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y todas las formas relacionadas de intolerancia que se llevan a cabo en diferentes partes del mundo.

Desafortunadamente, estamos lejos de esta realidad. Todavía en pleno siglo XXI, continúa el discrimen en sus diferentes manifestaciones. Y muchos puertorriqueños que viven en Estados Unidos, aun siendo ciudadanos americanos, no son la excepción. Ellos también son discriminados, principalmente por ser latinos y hablar español. 

Una de ellas es Paola Rodríguez, quien  lleva dos años viviendo en Orlando, Florida, en Estados Unidos.

Cuenta la joven, de 28 años de edad, que en el poco tiempo que lleva fuera de su patria, ha recibido abusos y discrimen en su contra, los que jamás en su vida hubiese pensado que podía experimentar.

“Soy parte de una minoría, por ser latina y por eso me discriminan. Utilizo las redes sociales para denunciar el abuso y la discriminación contra nosotros los  hispanos en Estados Unidos. También he visto otros portales cibernéticos denunciando lo mismo, ya sea a través textos o de vídeos que han tomado testigos o  los propios perjudicados”, indicó Rodríguez.

Contó la joven que ella ha sido víctima de insultos en lugares públicos, especialmente cuando la escuchan hablando español. “No lo soportan. Me dicen que me regrese a mi país. Que hable en inglés, que estamos en Estados Unidos. Y yo no soy la única que le pasa esto. En las redes, he visto testimonios de gente que le destruyen sus pertenencias y de otros que han recibido hasta abuso físico”, aseguró.

Dijo Rodríguez que, afortunadamente, en su caso, nunca estos incidentes han pasado a mayores. “Y es que siempre sigo los consejos de mi madre. Me desaparezco del lugar lo más rápido posible para evitar confrontaciones. Sé que esto no debe ser así, porque es algo que me duele, que me cala en el alma, pero así me protejo”, recalcó.

Otra puertorriqueña que vive en Orlando es Diana Otero. Ella mudó a Estados Unidos en 1988 y, desde entonces, nunca se había sentido discriminada hasta ahora. “Parece ser que, cuando entró la nueva administración de Trump, mucha gente tomó esto como una carta blanca para sacar el discrimen que sentían, pero que antes se lo reservaban. Ahora se sienten más poderosos y menos perseguidos para poder discriminar contra la minoría”, sostuvo.

Según Otero, el discrimen más reciente  que ha experimentado fue en despedida de año, cuando estaba  en una fila, saliendo de unos de los parques de diversión de Orlando.

 “Estaba mi hija y un matrimonio amigo que había venido de visita desde Puerto Rico. Estábamos hablando en español, nuestro idioma natal. De pronto, la americana del frente empieza a hablar con su familia en voz alta, refiriéndose a nosotros y criticándonos. -Asumo que ella pensaba que no hablábamos inglés-. Les decía que era Estados Unidos, que nosotros no teníamos derecho a estar allí y menos a hablar español y, por ahí siguió como unos 10 minutos, y yo manteniendo mi calma. Casi ya yo no podía”, narró.

Afortunadamente, manifestó Otero, que su hija fue a uno de seguridad y le contó lo que estaba sucediendo. Ellos intervinieron para que el asunto terminara ahí y no pasara a mayores. “Eso fue lo mejor. Mi recomendación es esa, que uno no enfrente a la gente y busque ayuda. Yo hablo inglés, español y un poco de portugués, pero con los míos hablo español y no tengo porqué ser discriminada por eso”, puntualizó.

Lo mismo que le sucede a Rodríguez y Otero quienes viven en Orlando, le pasa a otros puertorriqueños en los diferentes estados de Estados Unidos.

En mayo de 2017, uno de los casos en internet que se convirtió viral, fue precisamente uno de discriminación contra un puertorriqueño por hablar español.

Héctor Torres, estaba en el aeropuerto de Nevada hablando por su celular  en español, con su madre que estaba en Puerto Rico, cuando fue agredido verbal y físicamente por un estadounidense. El norteamericano, desde su silla de ruedas, le gritaba a Torres que aprendiera inglés y regresara a su país. Que era un crimen hablar español en Estados Unidos, entre otros insultos. El mismo Torres grabó un video de lo que estaba sucediendo y  en todo momento mantuvo la calma. En la grabación se escucha cuando Torres  le explicó al estadounidense que hablaba con su madre, y que ese era el idioma de ella. El norteamericano, le dijo que se callase, que le besase el trasero y hasta le llegó a pegar.

El efecto Trump

De acuerdo con el Southern Poverty and Law Center (SPLC), pocos días después de las pasadas elecciones Presidenciales, se han reportaron más de 800 casos de acoso e intimidación relacionadas con tensiones raciales. Dicho comportamiento ha sido catalogado como “el efecto Trump”, en referencia al presidente estadounidense. Son muchos los que aseguran que este tipo de casos seguirán en aumento debido al discurso anti-inmigrante de la presente administración.   

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba