Loader
Vínculo eficaz

Los animales exóticos son los nuevos asistentes terapéuticos

Monos, delfines y hasta alpacas se han convertido en un apoyo para personas con necesidades especiales de diversas partes del mundo. En Chile, por ejemplo, de a poco se han ido incorporando conejos e incluso una oveja.

  • Por El Mercurio / GDA
  • 14 MAR. 2018 - 02:00 AM
Photo
Los estudios demuestran que lo importante para lograr una terapia exitosa es el vínculo con el ser vivo. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Monos, delfines y hasta alpacas se han convertido en un apoyo para personas con necesidades especiales de diversas partes del mundo. En Chile, por ejemplo, de a poco se han ido incorporando conejos, e incluso una oveja.

Así lo cuenta su mamá, Marisel Villagra: "Le costó mucho con perros, porque el ladrido la asustaba. Pero en la primera sesión con conejos, ella cedió. Al ver que se quedaban tranquilos al acariciarlos, tomó confianza. Ahora mi hija incluso saluda a otros niños en la calle y juega".

Natalia Caballero, directora del centro terapéutico y de entrenamiento animal Amigos y Maestros, donde asistía Josefa, trabaja actualmente con seis conejos y entrenó a una oveja recientemente. Desde hace un año y medio han asistido a niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA), síndrome de Down o parálisis cerebral que buscan superar sus debilidades.

"Aunque aún no es tan común en Chile, de a poco se ha entendido que hay muchos animales con los que trabajar objetivos sensoriales, cognitivos y emocionales. La interacción con la lana de la oveja es prometedora para los niños que necesitan mejorar el contacto. Se busca que alimentando y cepillando al animal mejoren su reacción ante abrazos y cariños", explica Caballero.

Los animales exóticos se han convertido en una opción en varios centros de terapia alrededor del mundo. El espacio de Michelle, por ejemplo, es una organización mexicana para niños con síndrome de Down que trabaja con delfines.

"El agua motiva mucho a los niños porque se asocia a lo lúdico. Además, los delfines tienen alta tolerancia a trabajar con personas de respuesta lenta", explica a "El Mercurio" Manuel Canseco, jefe de responsabilidad social de Delphinus, empresa a cargo de los cetáceos.

A través de juguetes y pelotas, los especialistas trabajan la paciencia, refuerzan conceptos básicos de matemáticas, como arriba, abajo y al centro, o enseñan los colores, explica Gloria Terruco, directora de El espacio de Michelle.

"Para lograr que un niño hable, el delfín es un excelente estímulo. Si le decimos que le pida al delfín que brinque y él lo hace, el niño se emociona, y querrá seguir repitiendo palabras", dice.

Romper barreras
En Boston, Estados Unidos, la organización Helping Hands creó un "Monkey College", donde entrenan monos capuchinos de asistencia que ayudan a personas con movilidad reducida. Los monos aprenden a pasar las páginas de un libro, cambiar canales de televisión o reposicionar las extremidades de una persona en una silla de ruedas. También son entrenados para participar en las actividades terapéuticas de baile o pintura a los que asisten pacientes con depresión.

"Los monos capuchinos tienen asombrosas habilidades motoras. Además, viven incluso hasta los 40 años, y ser pequeños les permite acurrucarse en el regazo de su compañero humano", explica Erica Noyes, encargada del programa de entrenamiento de Helping Hands, que ya ha asignado más de cincuenta monos desde el año pasado.

Otra de las tareas que aprenden estos animales es a rascar y lavar a su dueño. "Aunque esto puede parecer extraño, se convierte en un valor incalculable para alguien que no puede moverse o le pica una de las pocas partes de su cuerpo que puede sentir", dice Noyes.

Profesionales de Estados Unidos, Alemania y Canadá también están descubriendo un potencial en las alpacas. Ozzy, por ejemplo, es una alpaca entrenada en una granja canadiense que ha ganado fama por recorrer escuelas de ese país ayudando a niños con ansiedad o parálisis cerebral a través de la estimulación táctil. Algo muy parecido al objetivo que persigue Amigos y Maestros en Chile mediante las terapias con ovejas.

La zooterapia, como también se le ha denominado a esta actividad, está avalada por múltiples investigaciones científicas, asegura la terapeuta y fonoaudióloga chilena Thania Lemus.

"Los estudios demuestran que lo importante para lograr una terapia exitosa es el vínculo con el ser vivo. En el caso de los animales, ellos logran que las personas respondan a las actividades con mayor entusiasmo. La mayoría de los animales motivan, por lo que su trabajo es romper la barrera entre terapeutas y pacientes, lo que facilita ampliamente el logro de los objetivos de ambos", afirma la especialista.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba