Loader
Qué hacer

8 tips para cuidar tu esencia

Solo así podrás enfrentar los retos que la vida te presenta diariamente

  • Por Virginia Gómez / Especial para Por Dentro
  • 11 MAR. 2018 - 10:30 AM
Photo
En el diálogo interno que mantienes continuamente recibes respuestas que te aclaran el camino a seguir y hasta te libran de peligros. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

¿Te has detenido a pensar que la única persona que vivirá contigo toda tu vida eres tú? Ni padres, hermanos, hijos, parejas, amantes, amigos, jefes, compañeros o extraños: ¡solo tú, contigo! 

En el diálogo interno que mantienes continuamente recibes respuestas que te aclaran el camino a seguir y hasta te libran de peligros. Y esto es lo más natural del mundo porque eres la manifestación individualizada de un universo en torno al cual orbita todo lo que te ocurre.

Por eso te digo: ámate, cuídate y ten paciencia contigo. Solo así podrás enfrentar con bien todo lo que encuentras cada día. 
Todas las personas y circunstancias que pasan por tu vida siempre serán más o menos importantes y más o menos duraderas, para bien o para mal. Es ley de vida en esta dimensión humana.

Por eso te digo: lo primero es que estés en paz y armonía contigo. Busca tu felicidad dentro de ti -en tu centro universal- para que así nunca impongas a nadie la injusta responsabilidad de hacerte feliz porque al final es este grave error el que te hace buscar el amor y la aceptación en los lugares equivocados.  

Las personas son como los diamantes: tienen muchas facetas que se van revelando a medida que la luz las enfoca con cada reto: trabajos, amores, familias, hijos, deudas, éxitos, fracasos, pérdidas, traiciones, catástrofes naturales y más. Por eso es que todo lo que nos visualizamos haciendo mientras buscamos la forma de resolver esos retos no es “reinventarnos”, es iluminar una faceta que como diamantes ya poseemos. Ahí es cuando debemos repetirnos: “Yo soy un diamante único lleno de facetas que reflejan luces brillantes”. 

¿Cómo lo hacemos? Todos los días, despacito, al igual que los diamantes, se pulen con cuidado:

  1. Agárrate a una fuerza suprema - Llámalo Dios, llámalo divinidad, pero reconoce que hay una fuente de amor y luz suprema que no nos falta cuando pedimos su asistencia. Recuerda: “Se ve cuando se cree”.
  2. Alimenta tu espíritu - Levántate 5 o 10 minutos antes de lo usual sin despertador. Con la práctica lo lograrás y ese tiempo en soledad se te multiplicará en beneficios. Bebe agua antes que café o té. Respira profundamente cuatro veces para equilibrarte. Estira tu cuerpo. Lee un pensamiento inspiracional. No importa la religión, la espiritualidad es una y es nuestra fuerza vital.
  3. Convéncete de que todo ocurre en su momento - Repasa las actividades del día y cumple lo esencial. No te sobrecargues. Lo que no se pudo hacer, por algo fue. En su día sabrás que te convenía cancelarlo o posponerlo. 
  4. Disuelve la energía tóxica - Desde que sales de tu casa, sonríe con frecuencia, saluda, pide permiso, agradece el más mínimo detalle, cede el paso. No vas a llegar tarde por hacerlo. Al contrario, te sorprenderá lo bien que te resulta.
  5. No intentes cambiar a nadie - Recuerda que cada persona está sola consigo misma, igual que tú, y libra sus propias batallas, igual que tú. Esto incluye a cada persona en tu vida.
  6. No te deprimas si no te quieren como espera - Ninguno es una moneda de oro para gustar a todos. Siempre habrá personas que te quieran bien y quienes no te soporten y critiquen por cualquier motivo. ¡Hasta por ser muy simpático! No olvides: cada cual está luchando con su propia aceptación, no es tu culpa.
  7. Halaga a los demás - No es hipocresía. Se trata de elegir un rasgo que sinceramente encuentres bonito y positivo de cada persona y se lo digas. Puede ser hasta su vestimenta en ese momento. Estarás derramando luz para esa persona y para ti. Cuando lo conviertas en un hábito, verás tus bendiciones multiplicadas.
  8. Y el último consejo, pero el más importante: Recuerda tenerte paciencia, respeto y cariño siempre - Al fin y al cabo estás viviendo esta vida que tienes ahora por primera vez.

La autora es analista de temas de ciencia y espiritualidad. Para contactarla puedes accesar www.virginiagomez.com.

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba