Loader
Alerta preventiva

El sobrepeso afecta la productividad en el trabajo

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) declara que una alimentación no adecuada de un empleado puede disminuir su productividad en un 20%

  • Por El Tiempo / GDA
  • 01 MAR. 2018 - 10:02 AM
Photo
Estas personas están más sujetas a incapacidades. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

La obesidad crónica ha sido catalogada como un problema de salud pública en muchos países, además de ser una enfermedad que presenta alarmantes índices de crecimiento.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que un 35% de las personas adultas en todo el mundo tienen esta condición; en América Latina la cifra se incrementa a un 50% según un estudio del Centro Nacional de Consultoría y, solo en Colombia, el 56.4% de los adultos entre 18 y 64 años tiene sobrepeso u obesidad, como lo indica la Encuesta Nacional de Situación Nutricional (2015).

Entendida como una acumulación anormal o excesiva de grasa, y determinada como la principal consecuencia del sedentarismo, la obesidad tiene una alta incidencia en la salud de quien la padece, a razón de que la persona es más propensa a desarrollar una serie de enfermedades de tipo musculoesquelético y cardiovascular, principalmente, que pueden impedir un óptimo desempeño laboral, al no permitirle disponer del cien por ciento de sus capacidades.

Las consecuencias para la salud

Erika Aguirre, coordinadora del departamento de Nutrición y Dietética de la Fundación Hospital Infantil Universitario de San José, explica que “una persona con sobrepeso, identificado a través de un Índice de Masa Corporal (IMC) elevado, es un importante factor de riesgo de enfermedades no transmisibles, como las cardiovasculares (principalmente cardiopatías), diabetes mellitus de tipo 2, hipertensión arterial, trastornos del aparato locomotor como osteoartritis”.

A esto se suma la consideración de la nutricionista y dietista de la Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo, Mireya Delgadillo, quien agrega que entre las enfermedades causadas por la obesidad se encuentran accidentes cerebrovasculares, riesgos de infarto, posibles problemas de várices, músculos y huesos por falta de movimiento o también presentar episodios de asma ocupacional.

Ausentismo y alta rotación laboral

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) declara que una alimentación no adecuada de un empleado puede disminuir su productividad en un 20%, esto se debe, principalmente, a que los efectos negativos del sobrepeso requieren de atención médica constante que conllevan a ausentarse constantemente del lugar de trabajo.

Claudia Medina, jefa de Servicio de Nutrición y Dietética del Grupo San José, considera que “el sobrepeso en sí mismo no necesariamente afecta la productividad de una persona, ya que depende del área de trabajo en que se desempeñe. Sin embargo, como está asociado a complicaciones de la salud puede generar mayor riesgo de accidentes e incapacidades”.

Por su parte, el doctor Ricardo Nassar, jefe de Cirugía Laparoscópica y Bariátrica de la Fundación Santafé de Bogotá, explica que los empleados en situación de obesidad o sobrepeso son más propensos a recibir incapacidades médicas temporales recurrentes e incluso, incapacidades permanentes para algunos tipos de trabajo con actividades de esfuerzo físico.

“Estas personas están más sujetas a incapacidades y van a tener que cambiar de trabajo; si su empleo implica esfuerzos no van a poder realizar en algún punto por falta de agilidad y las enfermedades que acarrea su condición”, agrega Nassar.

De igual manera, muchos individuos en situación de sobrepeso tienden a presentar episodios de apnea del sueño, un mal que no les permite conciliar un sueño reparador, por lo que permanecen en estado de cansancio y presentan mayor dificultad para concentrarse en sus labores.

En relación con otras afectaciones que estas personas pueden tener tanto para su trabajo como vida diaria, Erika Aguirre explica que “si la persona aún no padece de ninguna enfermedad no trasmisible diagnosticada, se pueden afectar las actividades diarias relacionadas con el aparato locomotor, dolores articulares como al caminar; dolor de rodilla, dolor de espalda”.

Asimismo, no todo son complicaciones de tipo corporal; una persona con obesidad y sobrepeso también puede presentar problemas psicológicos por presiones sociales asociadas a su condición, e incluso depresión cuando rechaza su propia imagen física y es discriminada. Esto repercutirá significativamente en sus relaciones sociales y habilidades comunicativas con sus compañeros de trabajo. Recuerda que los buenos hábitos de ejercicio y alimentación no solo prolongan la vida sino que también permiten tener el cerebro más activo, disminuyendo el estrés e incrementando tus horas activas.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba